Política Chile

FRENTE AMPLIO

Momento de definiciones en RD: distintas variantes de una misma estrategia

Durante diciembre los militantes de RD están llamados a votar las mociones definidas en el último congreso estratégico y en enero se desarrollarían las elecciones para renovar la directiva de la colectividad ¿Qué orientaciones se juegan para dirigir al principal partido del Frente Amplio?

Joaquín Romero

Militante del Partido de Trabajadores Revolucionarios

Lunes 3 de diciembre de 2018

Revolución Democrática, el partido más grande del Frente Amplio y que en las pasadas elecciones conquisto 8 diputados y un senador, se encuentra ad portas de concluir su congreso ideológico con un plebiscito en el que están llamados a concurrir todos sus militantes para tomar las definiciones que guiarán al partido en el presente periodo.

En un año marcado por el debut de la nueva coalición política, que ha estado enfrascado en una serie de sucesivas crisis internas y disputas entre sus distintas alas por la hegemonía del conglomerado, RD busca como salida plantearse una orientación más precisa para actuar en la política nacional.

Las opciones que su militancia deberá votar en la consulta que se realizará a mediados de este mes son:

1) Continuar en coalición con el Frente Amplio (FA) y las fuerzas que lo compongan. 2) Priorizar las negociaciones electorales con esas fuerzas.
3) Considerar que ante el avance de las fuerzas de extrema derecha, abrirse a la convergencia con todas las fuerzas políticas.

El plebiscito expresa la principal discusión política que ha atravesado al Frente Amplio, si converger o no con los partidos de la ex Nueva Mayoría (otrora concertación) para "derrotar a la derecha" de cara a las próximas elecciones presidenciales. En este caso la necesidad del sector que busca converger con la Nueva Mayoría se nos presenta bajo el temor del "avance de la extrema derecha" que tras el triunfo de Bolsonaro en Brasil ha generado profundos cuestionamientos en la izquierda nacional.

Sin embargo, lo que no se ha expresado en este congreso ideológico, es que durante las últimas semanas se ha mostrado en las diferentes ciudades del país una fuerza que es capaz de enfrentar a la derecha expresadas en asambleas, concentraciones y cacerolazos a raíz del asesinato de Camilo Catrillanca a manos de las fuerzas represivas del estado que se han hundido en un rechazo que alcanza niveles históricos que ha llevado a varios analistas de encuestas a sostener que se derrumbó el discurso securitario de la derecha.

Que pese a que fueron movilizaciones desperdigadas y dispersas, estas pusieron en Jaque al Gobierno de Sebastian Piñera desnudando sus debilidades estructurales. Precisamente en este carácter disperso el Frente Amplio jugó un rol decisivo en impedir que las movilizaciones se estructuraran a nivel nacional de tal manera de conquistar de manera efectiva demandas tan sentidas como la desmilitarización del Walmapu boicoteando cualquier intento, incluso el llamado a paro nacional llamado por el CONFECH que las fuerzas del FA dirigen, para llevar el descontento a los marcos de la disputa parlamentaria llamándonos a confiar en una interpelación parlamentaria al ministro del interior, con destino incierto y si una perspectiva de enfrentamiento real a una política de estado de ocupación de la Araucanía sostenida por los partidos de la vieja concertación y la derecha.

Precisamente fue la confianza en las maniobras institucionales, así como en las viejas recetas del progresismo en decadencia que apostaban por conciliar y llegar a consensos con los partidos reaccionarios, los que le abrieron las puertas en Brasil a que triunfara el ultraderechista Bolsonaro. La lección fue tomado en el sentido inverso por el FA quienes apuestan por reeditar una fórmula que se ha demostrado fracasada.

Este sector que apuesta por redireccionar al FA y RD hacia acuerdos con el progresismo senil de la vieja concertación también tiene su expresión en las candidaturas que comienzan a sonar para las elecciones de directiva de RD que se realizarán en enero del 2019 encontrando en el nombre de la ex agregada cultural de la ex Presidenta Michelle Bachelet, Javiera Parada, apoyada por el sector denominado “pantalones largos”, liderado por el diputado Miguel Crispi y el ex jefe de campaña de Beatriz Sánchez, Sebastián Depolo, una apuesta política para encabezar dicho proceso.

El sector a izquierda parece estar confundido , oponiendo en vez de una disputa seria por vincular al FA a los procesos de lucha que se desarrollaron la misma estrategia que su sector más conservador, buscar una formula electoral más viable, pero en última instancia es igual de impotente.

Sin duda que los resultados del plebiscito ofrecerán diversas lecturas sobre lo que ocurre en el partido más grande del Frente Amplio y definirá los rumbos que comienzan a trazar los "nuevos reagrupamientos" que comienzan a surgir en el llamado intento por construir un "partido de izquierda" en el FA, más es la misma estrategia de confianza parlamentaria , con diferentes variantes, la que se pone a prueba y comienza a mostrar sus límites para un gran número de jóvenes que han comenzado a observar como esta resulta impotente para enfrentar realmente a la derecha.






Temas relacionados

Beatriz Sánchez   /   Política Chile   /   Chile   /   Política   /   Frente Amplio

Comentarios

DEJAR COMENTARIO