Logo Ideas Socialistas

SEMANARIO

NO+AFP: ¿Por qué la crisis desaparece los ahorros de los trabajadores?

Benjamín Lobos

NO+AFP: ¿Por qué la crisis desaparece los ahorros de los trabajadores?

Benjamín Lobos

Estas semanas, millones de trabajadores han visto con espanto como sus cuentas de AFP han perdido millones, incluso lo perdido ha llegado al 25% de todo lo acumulado. Si ya las AFP entregan pensiones miserables, esta crisis lo viene a profundizar. Un cálculo simple lo demuestra: si una trabajadora ahorró 40 millones de pesos y perdió el 20% de sus fondos, vería reducida su pensión en una cantidad similar, pasando (en un cálculo basado a 25 años) de recibir 160 mil, a recibir 128 mil pesos. Y si la crisis se agudiza, será peor.
Esto viene a confirmar a cabalidad lo que el estallido social expresó en los meses de revuelta: las AFP deben desaparecer, ya que el sistema no entrega pensiones que le permitan vivir a los trabajadores jubilados. El COVID19 y la recesión económica mostraron que las AFP y el ahorro de los trabajadores en Chile no está separado del conjunto de la economía mundial y sus contradicciones.

AFP: La caja grande de los empresarios

Las AFP, fueron creadas por la dictadura cívico-militar de Pinochet, con la finalidad de tener dinero disponible para los grandes empresarios. Esta “caja” debía ayudar a acelerar las inversiones, y la modernización capitalista en Chile, prestando este dinero a tasas de interés bajísimas tanto a compañías nacionales como multinacionales. Sin duda, que cumplieron esto a cabalidad, el supuesto oasis empresarial que existía hasta el 18 de octubre -que tiene grandes carreteras y el rascacielo más grande de América Latina-, ha sido construido con el ahorro de todos los trabajadores, pero no para su beneficio, ya que las cuantiosas utilidades han quedado en manos de las tres empresas multinacionales imperialistas que son dueñas de las administradoras de fondos, y también por los capitalistas que ocupan estos recursos frescos para invertir y hacer crecer sus negocios. Por lo demás, todo esto, no ha sido decidido ni organizado por los verdaderos creadores de la riqueza en Chile, los trabajadores; al contrario, fue impuesto por las armas y hoy es defendido en otro contexto también con armas (estado de excepción, toque de queda).

La crisis y las pérdidas

Las semanas recientes vimos que las cuentas de cada trabajador perdieron dinero, ¿Por qué? La explicación se da debido a que los fondos están invertidos en instrumentos financieros de diferentes compañías en Chile y el mundo. Dada a la crisis económica que se abre, esto no prevé un nuevo periodo de grandes negocios para las empresas, las inversiones futuras en el mundo probablemente generarán menos utilidades, inclusive puede ser que las empresas donde estos fondos están invertidos obtengan pérdidas en 2020. Es decir, hoy son una “mala inversión”. En particular, los fondos ascendían a US$ 212.000 millones en noviembre de 2019 llegando a US$ 162.000 millones hasta el presente, abril del 2020.

Pero quienes pierden son sólo los trabajadores, las utilidades de las AFP no dependen de estas fluctuaciones de la economía, las AFP y sus dueños -las grandes norteamericanas imperialistas- tienen aseguradas sus ganancias debido a que esta proviene principalmente de la comisión que cobran a cada trabajador, la que fluctúa entre un 2% y 3%.

Así, las AFP son una gran caja de ahorro de los grandes empresarios, quienes pueden usar este dinero con intereses bajos para invertir en sus proyectos y, en el caso de que hubiesen pérdidas, estas son traspasadas directamente a cada trabajador. En definitiva, las ganancias acumuladas durante 30 años las reparten entre ellos, mientras las pérdidas la asumen los trabajadores.

¿Quiénes son los grandes dueños de nuestras pensiones?

Instituciones:

Entre las instituciones financieras, que reciben un mayor total de activos, las primeras diez corresponden a instituciones bancarias, entre las que encontramos a: Banco de Chile (16,3%), Banco Santander (15,5%), BCI (14,2%), Banco Itaú-Corpbanca (13,5%), Banco Scotiabank Chile (13,3%), Banco del Estado de Chile (12,4%), Banco Security (5,0%), Banco BICE (4,9%), Banco Falabella (1,8%) y el Banco Consorcio (1,3%).

En el caso de las instituciones estatales, las cinco que reciben inversiones de las AFP, se encuentran: Tesorería General de la República (88,4%), Banco Central de Chile (11,4%), Instituto de Normalización Previsional (0,2%), Ministerio de Vivienda y Urbanismo (0,1%) .

Las Sociedades Anónimas (S.A) -empresas privadas-, las diez primeras que reciben inversiones de las AFP son: S.A.C.I Falabella (6,5%), Cencosud S.A (6,5%), Copec S.A (6,3%), Latam Airlines Group S.A (5,6%), ENEL Américas S.A (5,1%), ENEL Chile S.A (3,5%), Celulosa Arauco y Constitución S.A (3,4%), CMPC S.A (3,3%), Colbún S.A (3,2%) y la Empresa de Transporte de Pasajeros METRO S.A (3,0%).

Por último, los Fondos de Inversión Mutuos y Capital de Riesgo (F.I.M.C.R), en el que tan solo diez instituciones concentran el 90% de la inversión, siendo algunas de ellas: Moneda S.A Administradora de Fondos de Inversión (22,6%), Compass group Chile S.A Administradora Grl. de Fondos (15,7%), BTG Pactual Chile S.A Administradora Grl. de Fondos (15,0%), BICE Inversiones Administradora Grl. de Fondos S.A (9,3%), Administradora de Fondos de Inversión Independencia S.A (8,6%), Banchile Administradora Grl. de Fondos S.A (4,0%), TOESCA S.A Administradora de Fondos de Inversión (3,5%), Administradora Grl. de Fondos de Inversión CMB Prime S.A (2,2%) y BCI Asset Management Administradora Grl. de Fondos S.A (2,2%).

Grupos económicos:

Del mismo modo, es posible observar que de los 16 grupos económicos de capital nacional que operan en el país, 10 se pueden vincular a controladores relacionados a las grandes familias que concentran las riquezas en Chile.

El grupo Luksic, ocupa el primer lugar a punto de alcanzar los $6 billones de pesos en fondos de pensiones recibidos, dueños del Banco Chile, Canal 13, Antofagasta Minerals, CCU, entre otras. En segundo lugar, se encuentra el Grupo Said, cerca de los $4,8 billones de pesos en fondos de pensiones, mismos dueños del Banco Scotiabank Chile, el Parque Arauco S.A y la embotelladora ANDINA S.A. Y en tercer lugar, encontramos al Grupo Saieh, con $4 billones de pesos en fondos, principales propietarios de los Bancos BCI (Crédito e Inversiones y, Asset Management Adm. Grl. de Fondos S.A).

Así mismo, prosiguen el Grupo Matte con $3,9 billones de pesos, el Grupo Solari con $3,3 billones de pesos, Grupo Angelini con $1,9 billones de pesos, Grupo Security con $1,5 billones de pesos y el Grupo Paulmann con $1,2 billones de pesos, seguidos del Grupo Ponce Lerou, Grupo Consorcio, Grupo Calderón, Grupo Navarro, Grupo C.Ch.C, Grupo Sigdo Koopers y el Grupo Penta.

Expropiar a los expropiadores

Así, el problema de fondo pasa por quién dirige estos fondos y con qué finalidad lo hace. Si estos fondos fueran administrados por organismos que respondiera a los trabajadores, cabe preguntarse ¿construiremos rascacielos, armas, o especularíamos con el dinero de millones de trabajadores? O quizás ¿invertiríamos en tecnología, ciencia, salud y educación? Todas cuestiones que hoy nos ayudarían a enfrentar la emergencia del COVID19, por ejemplo. ¿Acaso no podríamos ocupar las utilidades generadas, para inversión productiva que disminuya y lleve a extinguir la dependencia del mercado internacional, con el fin de poder sostener la economía y las pensiones de los trabajadores, ante los vaivenes internacionales? Esto hoy es imposible, dada la racionalidad (o más bien irracionalidad) capitalista, que prioriza la ganancia por sobre el bienestar de las mayorías. Así, las AFP son una categoría social que encierra las contradicciones del sistema mismo, la búsqueda de la ganancia, el crecimiento económico que está por sobre la vida de millones, cuestión que hoy se desnuda ante la crisis social y económica.

Las AFP son parte de una economía dirigida por y para unos pocos, los capitalistas, que velan por sus intereses y su propiedad. Como dijo José Piñera “es un Ferrari”, la mejor creación del capitalismo, una forma novedosa de expandir sus ganancias. Pero como el capitalismo mismo, las AFP son contraria a la vida de los millones de trabajadores que producen estos recursos(ahorros). Por eso debemos expropiar a los expropiadores, a los grandes capitales que hoy hacen de nuestros ahorros parte de su “propiedad”. Ante la emergencia del COVID19 y la crisis económica es necesario un traspaso íntegro a cada trabajador y en el mismo sentido, ante la crisis económica y social se debe repensar un verdadero sistema de pensiones, que entregue una solución de fondo para los trabajadores, que tenga fines sociales, que permita ocupar los recursos de manera racional y al servicio todos. Hoy nos parece que es urgente abrir la discusión en cada lugar de trabajo y rama económica con la perspectiva de la creación de comités que discutan una nueva forma de un sistema de pensiones, que esté al servicio de la sociedad , los jubilados y trabajadores. Dado el marco actual de cuarentena para muchos trabajadores, creemos que es necesario, haciendo eco de las múltiples iniciativas virtuales que surgen, que los organismos de trabajadores impulsen una coordinación (incluso remota), para discutir una salida ante esta situación, y en frente unitario de trabajadores preparar un gran paro nacional, para hacer efectivo el traspaso de fondos que hoy exigen miles de trabajadores por redes, aunque sabemos que esto no soluciona el problema de fondo, miles de trabajadores obtendrán muy poco dinero con esta medida y que esto continuará en el futuro para el conjunto de los trabajadores de mantenerse las AFP. Por eso todo esto debe ir en la perspectiva de discutir en cada lugar de trabajo un nuevo sistema de pensiones emanado desde los trabajadores y hacia la asamblea constituyente, un sistema que priorice por pensiones dignas para cada trabajador y no las ganancias de un puñado de capitalistas.

VER TODOS LOS ARTÍCULOS DE ESTA EDICIÓN
CATEGORÍAS

[NO + AFP]   /   [Jubiladas y jubilados]   /   [Crisis ]   /   [Economía]

Benjamín Lobos

Economista.
COMENTARIOS