Mundo Obrero Chile

REFORMAS

NO+AFP y Paro Nacional CUT: necesitamos plan de lucha desde las bases para derrotar las reformas de Piñera

Frente a las reformas neoliberales que la derecha prepara en pensiones y trabajo, NO+AFP y la CUT han convocado jornada de movilización y paro nacional. Para que sea “activo” y ser millones en las calles, necesitamos plan de lucha nacional, con asambleas en los lugares de trabajo y coordinación de las luchas, uniendo tras la fuerza de los trabajadores a las mujeres y a los estudiantes.

Pablo Torres

Director La Izquierda Diario Chile / Partido de Trabajadores Revolucionarios

Viernes 19 de octubre de 2018 | 11:34

Se vienen ataques, y se preparan respuestas

El gobierno de Piñera está preparando el terreno para sus reformas neoliberales: acumulación y rentabilidad capitalistas atacando condiciones laborales y a jubilados, acompañando otras medidas como el estatuto laboral juvenil o el tele-trabajo, para agregar nueva fuerza de trabajo juvenil y de mujeres a costa de mayor precarización.

Con la reforma al sistema de las AFP que se presentará estas semanas, busca defender el legado de José Piñera de la dictadura. ¿Cómo? Protegiendo el sistema de capitalización individual ahora con aportes patronales que serán administrados por las AFP, combinado con ataques encubiertos como “incentivos” para posponer el retiro, aumentar la edad de jubilación.

Pero no se ha queda ahí. Presentará probablemente a fines de año, una reforma laboral nueva, contra los sindicatos. Sin embargo, el Ministro del Trabajo señaló el día de ayer: será un “paquete de proyectos para modernizar las relaciones laborales (…) incluyendo normas que reconozcan los nuevos tipos de empleo, que promuevan la adecuada flexibilidad (…) que permitan adaptarnos a los cambios del mercado de trabajo”. Esto estaría sumado a la clave anti-sindical de la reforma: fortalecer grupos negociadores (debilitando a los sindicatos) y los servicios mínimos (contra el derecho a huelga).

Es decir, el gobierno empieza a agarrar confianza para reformas más profundas, y responder a las exigencias de los “mercados” que piden “reformas estructurales”. Tiene a su favor que ha podido revertir su desgaste tras La Haya. Sin embargo, la fortaleza es coyuntural y las buenas cifras en las encuestas es más ganar tiempo que fuerza. Los ataques no pasarán sin resistencia.

¿Negociar o derrotar las reformas?

Como respuestas, la coordinadora NO+AFP ha convocado la primera protesta para el próximo miércoles 24 de octubre. La CUT ha convocado al primer paro nacional para el 8 de noviembre. La novedad, es que lo llama “paro activo”, aunque aún no se entienda muy bien qué significa. Para unir ambas protestas, el día de ayer se han reunido las cúpulas de la coordinadora de trabajadores NO+AFP y de la CUT, a convocar en común a estas movilizaciones. Es un paso adelante, sin embargo, insuficiente. No prepara las fuerzas de la clase trabajadora para el frente único para derrotar las reformas de Piñera.

  •  Primero, porque aún ni siquiera hay convocatorias centrales y unitarias de movilización. ¿Cómo ser millones en las calles si aún no está convocado una movilización central el 8 de noviembre? ¿O será sin movilización nacional? Para el 24 apenas es un cacerolazo. Si queda al criterio de cada cual sin convocatorias unitarias y masivas de movilización, serán jornadas aisladas, débiles y divididas.
  •  Segundo, porque a la fuerte unidad empresarial, hay que oponerles la unidad en la acción desde las bases de los sindicatos, federaciones, centrales. Nada de ello se ha dicho ni hecho ¿Cómo hacer una gran movilización nacional el 24 y un paro “activo” el 8 sin asambleas en los lugares de trabajo, donde se discuta desde las bases cómo sumarse activamente a esta convocatoria? ¿Cómo se podrá ser “activos” frente a la presión patronal si no se suma activamente a la base con comisiones, piquetes y otras formas de organización de base?
  •  Tercero: para que sea efectivamente “paro” y efectivamente “activo” ¿Cómo preparar una jornada “activa” sin la convocatoria a piquetes? ¿Cómo garantizar la paralización real sin grandes jornadas de agitación, con asambleas, recorridos y volanteos por las empresas? ¿Cómo paralizar y golpear en nudos claves de la economía si no se suma activamente a la base de los sectores estratégicos, como los mineros, choferes del transantiago, trabajadores del metro, obreros industriales y forestales? ¿Cómo garantizar el paro en los servicios si no es con el paro en transportes y con piquetes en las principales avenidas del país?
  •  Cuarto: sin plan de lucha serio, el peligro es movilizaciones parciales sin paro efectivo, y división en pequeñas acciones que no golpee al gobierno. ¿Por qué no hay ningún plan de lucha real, con calendario? ¿Cómo llevar una lucha ascendente sin un plan de combate que culmine en la huelga general para derrotar las reformas?
  •  Quinto: porque sin unificación y coordinación de las luchas, nos aíslan y estamos peor preparados para enfrentar su ofensiva. Hay que llamar a rodear de solidaridad las luchas como la huelga de Subus, o la lucha de los mineros subcontratistas de El Teniente, del Sindicato Cuggat en Temuco, de la resistencia de los ferroviarios contra los despidos en Antofagasta, y de la lucha contra los despidos en Komatsu. De unificarse estas luchas, seremos más fuertes para hacer frente a los ataques.

    Porque si el objetivo es derrotar las reformas de Piñera, entonces los medios de las cúpulas sindicales no sirven para ir hasta el final. Si es para negociar mejores reformas, entonces serán jornadas para descomprimir y presionar al parlamento. Pero de lo que se trata es de derrotarlas, no de “negociarlas”. Ahí mismo está el problema, si la vía es movilizaciones y paros “que obligue también a las fuerzas políticas a legislar en favor de las grandes mayorías y no de las élites políticas y económicas” (como dice el comunicado común CUT y NO+AFP), entonces serán luchas de “presión” sobre la “oposición” (y el parlamento) con medidas aisladas (actos, concentraciones, ollas comunes, marchas divididas, etc.) en el camino de las alianzas de la burocracia sindical con la vieja Concertación, que terminarán votando favorablemente las leyes del gobierno. O sea, llevarán a una nueva derrota.

    Asambleas, comisiones y piquetes, con plan de lucha nacional para derrotar las reformas con millones en las calles

    Si luchamos por derrotar esas reformas (no “negociarlas”), en las calles y en unidad, es necesario que sea realmente “activo” y no solo de palabra: asambleas en lugares de trabajo; unidad y coordinación de las luchas; comisiones de base y piquetes; unidad con estudiantes y mujeres; plan de lucha nacional ascendente discutido democráticamente desde las bases.

    Hay que tomar en nuestras manos el paro nacional para hacerlo “activo”, exigiendo este plan de lucha en la perspectiva de derrotar las reformas. Si queremos derrotar las reformas anti-obreras y anti-sindicales, que no hayan más despidos ni ataques anti-sindicales, ni alzas de precios, y conquistar pensiones y salarios acorde a la canasta familiar (mínimos de $450.000), un sistema de reparto solidario y tripartito gestionado por trabajadores y jubilados, derecho a huelga efectivo y sin servicios mínimos, etc. debe masificarse la pelea e involucrar masivamente a la clase trabajadora, y no dividirla en jornadas aisladas y donde “cada cual haga lo que pueda”.

    Para enfrentar seriamente a Piñera y sus reformas, será con la unidad de los trabajadores y el frente único, pero de forma completamente independiente a la vieja Concertación o la llamada “oposición” (“progresista”) que termina entregándole los votos a las leyes de Piñera. No se trata de presionar para “negociar” mejor mediante la colaboración con la oposición patronal de la NM, sino para tirar abajo esas reformas, fortaleciendo la auto-organización y unidad e independencia política de los trabajadores.






    Temas relacionados

    AFP   /   Mundo Obrero Chile   /   NO + AFP   /   Sebastián Piñera   /   Paro   /   CUT   /   Paro nacional

  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO