Política Chile

ISAPRES

Negocio redondo: sistema de salud que excluye a los enfermos

El sistema de financiamiento privado de Salud no podría "darse el lujo de incorporar a gente enferma", fueron las palabras del directivo Rafael Caviedes. La polémica generada provoco que desde la Asociación de Isapres aceptaran su renuncia como director ejecutivo.

Francisco Sepúlveda Romero

Médico y parte de la Agrupación de Trabajadores de la Salud "Abran Paso"

Domingo 28 de abril

Finalmente, la Asociación de Isapres aceptó la renuncia de su otrora presidente ejecutivo, Rafael Caviedes, quien se encuentra en el centro de la polémica durante la reciente semana por sus declaraciones a Radio La Clave acerca de la reforma que el gobierno de Piñera pretende hacer al sistema de salud chileno.

El ejecutivo quien manifestó que el sistema de financiamiento de salud privado “no podía darse el lujo de recibir gente enferma”, recibió duras críticas de variados sectores políticos, principalmente de senadores de la comisión de salud hasta el punto de plantear el veto de Caviedes y de la Asociación de Isapres de la discusión parlamentaria de la reforma de salud piñerista.

Inclusive, desde la derecha empresarial, Felipe Kast (Evópoli) mostró su descontento por las palabras del empresario de la salud, pero siempre con una defensa a una reforma que, contradictoriamente, sigue profundizando el negocio de la salud privada.

Te podría interesar: Felipe Kast “critica” a presidente de Isapres pero para defender la reforma de Piñera

Y es que la reforma de Piñera, a pesar de que amplia coberturas y acceso de salud con mejoras a los sistemas de financiamiento, debida la carencia de estructura mínima hospitalaria en la red pública (que atiende a un total de 14 millones de personas aproximadamente) da espacio a que, por ejemplo, el gobierno con el fortalecimiento de FONASA ponga como eje la flexibilización de las coberturas de la Modalidad de Libre Elección, y con ello un traspaso de recursos públicos (en conjunto a las cotizaciones de cada trabajador) al sector privado de salud.

Otras modificaciones al sistema de Isapres que propone el plan de Piñera, son las que vieron las críticas de Caviedes, como la eliminación de la declaración de salud y con ello el término de las preexistencias como filtro para ingresar a la aseguradora privada. El ex presidente ejecutivo de la Asociación de Isapres, asume un comportamiento “oportunista” por parte de los pacientes enfermos quienes, según sus declaraciones, acudirán a las Isapres a solucionar sus problemas de salud y luego volverán a FONASA cuando se encuentren sanos, reduciendo así el margen de ganancia de las empresas que lucran con el derecho a la salud de las personas.

La polémica pone al centro el debate sobre la reforma, pero sin un cuestionamiento profundo a un sistema que sigue perpetuando la visión de este derecho fundamental como un negocio bien lucrativo, más aún con el mantenimiento de dos sistemas separados en Salud y con ello una demostración clara de dos tipos de acceso a la salud distintas, una para pobres y otra para ricos. Pero no solo la falta de un Sistema Único de Salud que garantice este derecho fundamental para todas y todos debe ser el centro, sino también como atacar el negocio del cual los grandes grupos económicos del país han aprovechado para engrosar sus millonarias ganancias a través de la fuga de recursos públicos al sector privado que tanto la derecha como la ex nueva mayoría permitieron como una forma de solucionar la profunda crisis por la que pasa la salud pública chilena.

Te podría interesar: Reforma de Salud: Un lobo con piel de oveja






Temas relacionados

FONASA   /   Privatización de la salud   /   Crisis en salud   /   Política Chile   /   Isapres   /   Crisis de la salud pública   /   Salud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO