DIETA PARLAMENTARIA

No hay reducción de la dieta parlamentaria, mientras los y las trabajadoras viven con migajas

El jueves se discutió en la comisión constitucional del Senado la reducción temporal de la dieta parlamentaria, sin embargo, ésta se dejó para la próxima semana. Mientras miles de trabajadores viven cada día más precarizados.

Sábado 25 de abril | 10:25

El pasado jueves 23 de abril, la Comisión Constitucional del Senado discutió y descartó el proyecto de reducción temporal de la dieta parlamentaria y de altos cargos públicos a un 50%, aplazándola para discutir la próxima semana sus nuevos puntos. El proyecto salido de la Cámara Baja y presentado por Gabriel Boric y Giorgio Jackson, tiene como propuesta la reducción temporal de la dieta hasta que sea ésta fijada nuevamente por un organismo diferente, como el Banco Central. Sin embargo, la comisión estimó que el monto de reducción debe ser determinada por el Consejo de la Alta Dirección Pública, hasta que se forme una comisión designada para establecer las remuneraciones definitivas.

Juan Ignacio Latorre, senador de Revolución Democrática, indicó respecto al tema que la dieta parlamentaria no debería superar 20 veces el sueldo mínimo, el que hoy tiene un valor de $320.500. “Entiendo que hay distintas indicaciones de distintos senadores y hay resistencia de bajar a la mitad la dieta parlamentaria y me da la impresión que la Comisión prefiere que sea un organismo externo, que no sean los mismos incumbentes que definan, porque hay algunos como yo, que planteamos que tiene que tener este criterio de equidad con el salario mínimo, otros de reducir la mitad, otros son partidarios de reducir un 20%, un 25% un 30% y ahí hay una discusión en la que es difícil poner de acuerdo a los senadores y senadoras”, expresó.

Suspensiones laborales y despidos versus una intocable dieta parlamentaria

La situación que se está viviendo con la crisis sanitaria y económica tiene a los y las trabajadoras a la deriva del curso de la economía, ya que es más de un millón de trabajadores los que han sido despedidos o suspendidos en sus relaciones contractuales actualmente. Y aunque el sueldo mínimo aumentó este 1 de marzo a insuficientes 320 mil pesos, según el pronóstico de Piñera del día de ayer serán más de un millón de trabajadores que quedarían cesantes este año a causa de la crisis del Coronavirus, es decir que no recibirán sueldo, si no que vivirán con su seguro de cesantía. Todo esto, se combina con el paquete de medidas anunciado por Piñera el pasado 11 de abril que busca congelar el gasto público, afectando principalmente a salud y educación que en medio de la crisis sanitaria se queda con lo que hay, mientras que las dietas de los parlamentarios superan los 1.800 millones de pesos en total.

Mientras los parlamentarios discuten sobre sus millonarios sueldos (1 sueldo parlamentario equivale a 33 sueldos mínimos), la clase trabajadora sigue viviendo con migajas que no dan para llegar ni siquiera a fin de mes, teniendo que endeudarse o precarizar aún más su vida para poder acercarse a llenar la canasta a familiar. Los parlamentarios viven en una burbuja que los aleja de la realidad del pueblo trabajador, sin tener idea sobre el costo de la vida, mientras votan a favor de leyes que solo protegen a los empresarios. De muestra un botón, la reciente ley de Protección del Empleo, fue votada por el PC, la DC y parte del Frente Amplio junto con la UDI, que lejos de proteger el empleo y a los trabajadores, benefició a millonarias multinacionales que se acogieron a esta ley para declararse como pymes y suspender a sus empleados, como en el caso de McDonald’s, Burger King, Starbucks, H&M y Cencosud.

¡Que ningún parlamentario gane más que un trabajador!

En Chile el Frente Amplio lleva años peleando por la reducción del 50% de la dieta parlamentaria sin conseguir ningún resultado positivo. Esto tampoco configura una respuesta material ante la clara separación de las vidas del poder legislativo de la vida del pueblo trabajador, puesto que aún rebajando la dieta a la mitad esta seguiría siendo millonaria, al rededor de 16,5 sueldos mínimos.

Ejemplos como el de los parlamentarios del Partido de Trabajadores Socialistas (PTS) en Argentina, partido hermano del Partido de Trabajadores Revolucionarios y parte del FIT Unidad, son dignos de destacar, pues cobran un salario igual al que gana un docente y el restante lo entregan a las luchas obreras y populares, mostrando materialmente que los parlamentarios no deben vivir alejados de la realidad del pueblo trabajador, dándole al cargo parlamentario el carácter de tribuno del pueblo y no de delegado empresarial, como actualmente la mayoría de los parlamentarios en Chile operan.

En esta experiencia en Argentina se plasma en un programa de independencia de las y los oprimidos y explotados de la clase capitalista donde el centro son las necesidades de la clase trabajadora y empobrecida y no las del empresariado, y la reducción de la dieta es una herramienta que permite arrancar la careta a la corrupción y de los sueldos estratosféricos de la casta política que gobierna para los empresarios.






Temas relacionados

sueldo   /   Covid-19   /   Clase obrera   /   Clase trabajadora   /   Cámara de Diputados   /   Senadores   /   Precarización laboral   /   Frente Amplio   /   FIT   /   Trabajadores   /   Diputados

Comentarios

DEJAR COMENTARIO