Internacional

CALL CENTERS

Ola de despidos: el verdadero rostro de la multinacional Sykes en Costa Rica

Según la multinacional Sykes, los despidos son por el cierre de la cuenta de AT&T. Trabajadoras y trabajadores pagan la crisis.

Victoria Ruiz

San José, Costa Rica

Viernes 10 de mayo | 21:03

La empresa multinacional Sykes se encuentra embarcada en una ola de despidos a raíz del cierre de la cuenta de AT&T.

Según la propia empresa esto implica la “reubicación o despido del 80% del personal de la cuenta”, lo que significa varios cientos de personas sin trabajo. Este viernes 10 de mayo hubo al menos decenas de despidos en varios centros de trabajo.

Sykes comenzó operaciones en Costa Rica en 1999 y contrata a miles de jóvenes de todas partes del país. Utilizan el modelo de subcontratación donde las ganancias millonarias generadas durante años van directamente a engrosar los bolsillos de grandes empresarios fuera del país, al tiempo que ofrece condiciones de inestabilidad y precarización laboral a la juventud en todo el mundo.

El gobierno del Partido Acción Ciudadana (PAC) y el propio presidente Carlos Alvarado anunciaron hace solamente un mes, un acuerdo con Sykes para crear fuentes de trabajo y oportunidades de formación en idiomas.

La crisis que obliga a este tipo de empresas a aplicar despidos masivos, se impone frente a la política que el mismo presidente anuncia, lo que habla muy claramente de la subordinación del gobierno al capital trasnacional.

Desde el anuncio de los despidos la semana anterior, cientos de jóvenes se encuentran bajo la amenaza de que a pesar de haber laborado por años, generando ganancias por cada unidad vendida, por cada cliente atendido; a la hora de que Sykes pierde el negocio se vuelven dispensables.

Los despidos irregulares y sin responsabilidad patronal, así como el fomentar la renuncia de las y los trabajadores, son sólo algunos de los mecanismos utilizados por la empresa para evitar la pérdida de ganancias.

Una trabajadora despedida de Sykes entrevistada por este medio asegura que “las promesas de la empresa respecto de la reubicación de la mayoría de los puestos, a la luz de los despidos y la falta de otras cuentas que sustituyan la de AT&T, se ven cada día más lejanas. Deberíamos tener acceso a los libros contables de Sykes para saber exactamente cuántas son las ganancias que acumula la empresa, que sabemos son más que suficientes para sostener los puestos de trabajo que quieren eliminar.”

Además agrega que “es evidente que la patronal está recrudeciendo los controles disciplinarios, las evaluaciones y revisiones de desempeño. En esa medida, las reducidas posibilidades de “pegarse la lotería” con la reubicación alimentan la indignación de una juventud que no quiere ser más objeto de la precarización y los abusos patronales.”

Frente a esta situación, la trabajadora asegura que “está planteada la perspectiva de que de conjunto enfrentemos la ola de despidos, exigiendo con nuestra propia fuerza colectiva que Sykes tome responsabilidad en la pérdida de la cuenta y aclare cuáles son las posibilidades reales de reubicación, que detenga las revisiones de escolaridad y desempeño antojadizas que utiliza como herramienta para despedir a tantas compañeras y compañeros.”

Por su parte, Sykes y la Coalición Costarricense de Iniciativas de Desarrollo (que se encarga de atraer inversión extranjera a Costa Rica), se apresuran a declarar a medios nacionales que este tipo de mecanismos son “frecuentes y considerados normales” por lo que no afectan “la solidez y proyecciones de crecimiento de otras cuentas”. Es claro que su preocupación no es la reducción de puestos de trabajo, que consideran “normal”, sino sus negocios y ganancias.

La solidez de la que hablan los representantes empresariales se basa solamente en el trabajo de miles de jóvenes, que durante las dos décadas que Sykes ha tenido operaciones en el país generan ganancias millonarias, pero se las llevan sus dueños en Estados Unidos, y al momento de cerrar el negocio “socializan” las pérdidas cobrándole el costo de la crisis a las y los trabajadores.






Temas relacionados

Costa Rica   /   Call center   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO