Géneros y Sexualidades

MOVIMIENTO ESTUDIANTIL

¡Organicémonos contra la derecha, sus reformas y sus ataques homofóbicos!

Este año académico ha comenzado con dinamismo e importantes debates en el campus Juan Gómez Millas, con asambleas y discusiones sobre el problema de la falsa beca de gratuidad o del medioambiente que llevó a que Bachillerato paralizara para movilizarse. Y también quienes somos parte de la diversidad sexual nos venimos organizando.

Joaquín Romero

Militante del Partido de Trabajadores Revolucionarios

Martes 2 de abril | 13:37

Esto, en asambleas de campus y en nuestra facultad de Filosofía y Humanidades, a raíz de una serie de ataques de odio homofóbico en redes sociales y en nuestros lugares de estudio que han marcado el inicio del año.
 
Estas amenazas no vienen de la nada. Mucha relación tiene con el hecho de que en el campus, desde el año pasado, han aparecido con fuerza las Águilas de Cristo, grupo ultra conservador y evangélico ligado a José Antonio Kast. Lo más putrefacto de la derecha en Chile.

Incluso en el CONFECh buscan aparecer, ahora con la carta que seis federaciones estudiantiles firmaron a favor de la política pro imperialista de Guaidó en Venezuela, legitimándolo como Presidente.
 
Es que la derecha del gobierno, lo único que quiere es mantener y profundizar este modelo neoliberal, que nada tiene para ofrecernos a la juventud y tampoco a la diversidad sexual. Todo lo contrario.
 
El gobierno de Piñera, debilitado y con amplio rechazo, busca fortalecerse instalando agendas y discursos conservadores que unifiquen a su base social.
 
Por eso impulsa las modificaciones al control preventivo de identidad, otorgándole mayores facultades a Carabineros para criminalizar a la juventud, a los mismos que hace algunos meses asesinaron al comunero Camilo Catrillanca.
 
Pero no sólo esto. Recordemos que el Ministro de Salud, Emilio Santelices, daba alarmantes y falsos datos sobre el “aumento exponencial del VIH en Chile”. Buscan estigmatizarnos a nosotres, la diversidad sexual, y también a les inmigrantes, que han sido otro de sus focos de ataques: “han venido extranjeros con VIH, y por eso aumentó la cifra”, decía hipócritamente el Ministro hace algunos meses.
 
En este Chile neoliberal, capitalista y patriarcal, les diverses y las mujeres somos constantemente atacados, marginados, amenazados. En las calles nos hostigan y nos golpean, no todos los trabajos nos aceptan y los que lo hacen es en condiciones más precarias. Nos echan la responsabilidad del aumento de las enfermedades de transmisión sexual, cuando en realidad la causa es la moral conservadora de la Iglesia impuesta en escuelas y liceos, que nos niega una educación sexual integral y no sexista.
 
En ese marco, la oposición parlamentaria no enfrenta consecuentemente a la derecha. La Nueva Mayoría no lo hará, e incluso le ha entregado los votos para sus principales reformas, porque en conjunto han administrado por décadas este sistema.
 
Por su parte el Frente Amplio mantiene una línea que no ha frenado ni enfrentado la agenda de la derecha. Incluso Gael Yeomans, diputada del Frente Amplio por Izquierda Libertaria, salió a decir que “no se cerraba a la posibilidad de legislar por el control de identidad preventivo”, cuando había que rechazar rotundamente esta medida. 
 
Han llevado adelante una línea de negociación y acuerdos parlamentarios con la ex Concertación, lo que los ha llevado a votar a favor de Iván Flores, de la DC, como presidente de la Cámara Baja, ¡Un tipo que se declaró contra derechos mínimos como el matrimonio igualitario o el derecho al aborto!
 
En el movimiento estudiantil, el mismo Frente Amplio, que dirige la mayoría de la CONFECH, no se ha jugado por organizar desde las Federaciones asambleas y movilizaciones que más allá de los hitos, busquen frenar la agenda conservadora y represiva de la derecha. Es cosa de mirar la FECh, dirigida por 5 años casi consecutivos por Izquierda Autónoma, quienes en su programa dicen estar a favor del aborto legal, libre, seguro y gratuito, pero no han organizado discusiones en asambleas para continuar con esta lucha, sino que prefirieron concentrarse en una mínima modificación legislativa para despenalizarlo.
 
Y si la derecha avanza con sus reformas, leyes y planes, mayor espacio habrá para que sigan los ataques de odio a quienes nos sentimos parte de la diversidad, y para que las ideas más retrógradas y conservadoras se fortalezcan, como lo representa el mismo pañuelo celeste que hace unos días estuvo, todavía aisladamente, en las calles con José Antonio Kast a la cabeza.
 
Pero también vienen activándose sectores. Expresión de esto han sido las asambleas que la diversidad sexual hemos impulsado en JGM. Hoy lo que necesitamos es transformar esa organización en una fuerza movilizada que se ponga a la cabeza del campus, impulsando a todes las y los estudiante que quieren enfrentar a la derecha.
 
Para eso, lo que tenemos que discutir y exigir es que nuestros centros de estudiantes y federaciones se pongan al servicio de echar a andar una mayor organización de base, que se discuta cómo enfrentar los crímenes de odio homofóbicos, y junto con esto, un plan de movilización con el objetivo concreto de echar abajo las reformas de Piñera y de la derecha.
 
Utilicemos toda esa rabia que ya hemos expresado frente a los ataques de odio, y a este sistema organizado contra les jovenes, contra las mujeres y también contra la diversidad sexual, para volver a salir a las calles, y para que las asambleas llenas que hemos impulsado se propongan decididamente enfrentar a la derecha y sus reformas.
 
Como Pan y Rosas y Vencer, y junto a nuestres compañeres del PTR, queremos buscar la unidad con todes quienes quieren ir en contra de cada ataque de Piñera, unides con nuestres compañeres estudiantes y docentes, junto a las y los trabajadores y a todes aquelles jóvenes que no podemos acceder a una educación gratuita y no sexista y ni siquiera a trabajos con mínimas condiciones laborales. Porque también es contra nosotres que cae con más fuerza la represión, con la policía encima desde que estamos en nuestros espacios de recreación o trabajo, hasta cuando salimos a marchar y protestar.
 
Queremos ser una fuerza que se la juegue por esa estrategia, porque si les jóvenes, si la diversidad sexual también, salimos con todo a las calles, podremos ser un factor para activar al único sector que con su enorme potencial puede frenar los planes de la derecha: la fuerza de la clase trabajadora, que ya ha mostrado un camino con el paro portuario en Valparaíso. Porque pensamos que si llenamos las calles, en contra de las reformas de Piñera, la derecha tambalea. Lo mostraron los portuarios, las comunidades mapuche y las mujeres: si las calles avanzan, la derecha retrocede ¡Vamos por esa perspectiva!






Temas relacionados

Géneros y Sexualidades   /   Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO