8N PARO NACIONAL

Para enfrentar las reformas de Piñera: ¡levantemos un gran Paro Nacional desde cada lugar de estudio y trabajo este 8 de noviembre!

De cara a una nueva jornada de paro y movilización nacional, se hace necesario que los trabajadores tomemos el protagonismo. Levantemos asambleas abiertas en cada lugar de trabajo y estudio, para que seamos nosotros quiénes verdaderamente discutamos nuestras necesidades, y cómo llevar a adelante un plan de lucha a nivel nacional que imponga nuestras demandas y le haga frente al gobierno de Piñera y a los empresarios que alzan la cabeza ante el recientemente avance de la extrema derecha con la elección del reaccionario Bolsonaro en Brasil.

Patricia Romo

Docente Liceo B-13. Presidenta Colegio de Profesores Comunal Antofagasta

Domingo 4 de noviembre de 2018

Este 2017 no ha sido fácil para los trabajadores en Chile. Nos ha tocado enfrentar el aumento de la cesantía producto de los despidos a nivel nacional, con cierres de industria o con recortes de personal que responden a la codicia empresarial de querer seguir aumentando sus utilidades y ganancias a toda costa. Pesa sobre nuestros hombros, además, un sistema previsional que condena a miles de trabajadores a una vejez de pobreza, y que mantiene a la movilización por “No Más AFP” presente en las calles año a año.

Ante la última movilización del 24 de octubre, los esperados “anuncios” de parte de Sebastián Piñera no hicieron más que responder con más AFP, con más capitalización individual e incluso proponiendo que trabajemos más años de lo estipulado durante la vejez para aumentar nuestros fondos. El gobierno hace lo posible para no afectar el capital del que los empresarios echan mano, a través de nuestros fondos de pensiones, para sus negocios y especulación.

A esto se suman otros ataques que trata de imponer el gobierno, como lo es el Estatuto Laboral Juvenil, que busca precarizar aún más a la juventud que debe trabajar y endeudarse para poder estudiar, así como la reforma laboral que pretende debilitar a los sindicatos y también la huelga como medida de presión.

La última jugada orquestada por el gobierno de Chile Vamos es el proyecto de Ley “Aula Segura”, que busca criminalizar la protesta estudiantil y de paso disciplinar al resto de los movimientos sociales, planteando hipócritamente que es para proteger a los docentes, pero sin plantearse cambiar ningún detalle de la educación de mercado, la verdadera causa de toda la precarización que vivimos dentro y fuera de las aulas. De hecho este proyecto – que buscaba extender su criminalización hacia los docentes - se asemeja bastante a la política que plantea Bolsonaro en Brasil, con sus llamados a que los estudiantes graben a los profesores que puedan estar “haciendo política” en aula y los suban a redes sociales. Para todos señaló “tener una sorpresita”, en tono amenazante.

Tras la última discusión por el reajuste del salario mínimo -el cual fue una burla para los trabajadores y contó con los votos de la ex Nueva Mayoría-, la CUT hizo un llamado en conjunto con la Coordinadora de Trabajadores “No Más AFP” a un Paro Nacional este jueves 8 de noviembre, en rechazo a las reformas del gobierno. Frente al panorama anteriormente descrito respecto de lo que ha sido este primer año de gobierno de la derecha las direcciones de la CUT y el Colegio de Profesores han tenido una tardía reacción, que no responde a la magnitud de los ataques del gobierno de Sebastián Piñera.

La dirección nacional de la CUT (encabezada por el Partido Comunista) no ha llevado adelante la organización real de este paro, y el Colegio de Profesores por su lado, con Mario Aguilar (del Frente Amplio) a la cabeza, sólo confirma la adhesión a cinco días antes de la jornada, desorganizando a las bases docentes tal como hicieron en el último paro, queriendo dividir nuestras fuerzas.

Incluso la CUT en Antofagasta, conducida por Roberto Sepúlveda (del Partido Socialista), ha guardado un lamentable silencio para organizar alguna acción concreta para el día 8. Frente a esto, el resto de los gremios y organizaciones sindicales del sector público y privado del trabajo, en conjunto con los organizaciones estudiantiles, formamos una Coordinadora en la que hemos articulado durante el año aquí en la ciudad, en resistencia, por ejemplo, contra los despidos, con la participación activa de la asamblea de despedidos del ferrocarril que con más de 100 días resistiendo contra Luksic nos muestran un ejemplo a nivel nacional de cómo resistir y luchar.

Frente al avance de la derecha en toda Latinoamérica, creemos que lo que pavimentó el triunfo de Bolsonaro en Brasil fueron las batallas no dadas por parte de las direcciones del movimiento sindical que actuaron siempre para contener la fuerza de la movilización en las calles. Creemos que los trabajadores y trabajadoras, los estudiantes y el movimiento de mujeres no podemos permitir que esa historia se repita; es por esto que se hace imperioso que superemos los obstáculos y la ambiguedad que nos imponen las mismas burocracias de la CUT y el CdP. Que el día 8 de noviembre no pase como un hito más, sino que sea un puntapié inicial que nos permita dar una contundente respuesta a Piñera y su gobierno empresarial en las calles, levantando un plan de lucha desde las bases, discutiendo nuestros problemas y necesidades más reales en asambleas abiertas en cada uno de nuestros lugares de trabajo y estudio, organizando la paralización efectiva y levantando todas las iniciativas de protesta para la jornada, este es el camino que está planteado para frenar las reformas neoliberales de Chile Vamos.






Temas relacionados

Colegio de Profesores   /   Luksic   /   NO + AFP   /   Contaminación   /   CUT   /   Salario mínimo   /   Despidos   /   Paro nacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO