Política Chile

DERECHA

Piñera y Bolsonaro: primeros acercamientos comerciales

Durante la breve conversación que sostuvo el presidente Sebastian Piñera con Jair Bolsonaro para felicitar el resultado del brasileño en las elecciones presidenciales, se hizo principal hincapié en concretar TLC y corredor bioceánico que atravesaría Chile, Argentina, Paraguay y Brasil.

Viernes 2 de noviembre | 12:16

La intención sería concretar un corredor bioceánico que potencie las relaciones comerciales entre ambos países en miras a un TLC y hacer más rápido el transporte comercial entre Brasil y Asia, y de Chile hacia Europa.

La política económica neoliberal de la derecha chilena y brasilera en el gobierno, en acuerdo con EEUU, augura un nuevo escenario de buenos negocios para los grandes capitalistas, que de la mano con los programas de reformas laborales que se busca implementar en ambos países, prepara los cimientos para regímenes de mayor explotación de mano de obra y mejores tasas de ganancia empresarial a costa de la flexibilización y precariedad del trabajo obrero.

En términos internacionales hay algunas señales importantes a considerar, por ejemplo, que Bolivia no está presente en el posible corredor bioceánico (que sí lo estaba en propuestas anteriores), cuestión que se enmarca en la reconfiguración de gobiernos de derecha en América del Sur, y de cómo estos golpean a los gobiernos de "izquierda" y establecen un orden en la zona favorable para EEUU.

No es casualidad que Bolsonaro, rompiendo la regla, será el primer presidente electo de Brasil que no visitará en primera instancia al mandatario Argentino (cuestión que los gobernantes Argentinos también realizan con Brasil), y sí tendrá como primer destino Chile y luego EEUU. Una clara señal de alianza y coordinación con el imperialismo norteamericano, que de la mano de Donald Trump busca aumentar su hegemonía en el continente imponiendo medidas de ajuste, privatizaciones y perdidas de derechos democráticos, a la vez que intenta mantener a raya la influencia comercial de China.

Sumado a lo anterior, la política económica del programa de Paulo Guedes, ultra neoliberal seguidor de la dictadura chilena, futuro ministro de economía de Brasil, deja en cuestionamiento la participación de Brasil en el acuerdo del Mercosur, organismo compuesto por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay. Particularmente para Argentina el tratado del Mercosur es el principal bloque económico del país, siendo Brasil el principal destino de las exportaciones trasandinas, por lo que la señal política de Bolsonaro de reunirse a realizar acuerdos primero con Chile y EEUU, preocupa a los capitalistas argentinos.

No es menor la relación política que tiene Bolsonaro con la derecha chilena defensora del golpe militar. El presidente electo de Brasil, ex capitán del ejército, racista, homofóbico y anti-obrero, que se reivindica de extrema derecha defensor de las dictaduras, las torturas y asesinatos no sólo busca acuerdos comerciales con Chile, sino que tiene en sus planes reformas que buscan atacar al pueblo trabajador, la mujer y la diversidad, al modo "chileno" como por ejemplo las AFP, modelo chileno que busca reeditar en Brasil.

Mientras en Chile, el gobierno envalentonado por la situación de Brasil, prepara su plan de reformas contra el pueblo trabajador, estudiantes y mujeres. La anunciada reforma de pensiones que mantiene en el poder a las AFP, el estatuto laboral juvenil que busca precarizar el empleo de la juventud, el proyecto Aula Segura para criminalizar estudiantes secundarios y la Reforma Laboral anti-sindical que busca volver a imponer los grupos negociadores y coartar el derecho a huelga. Y así podríamos seguir; anti-abortos, anti-migrantes, anti-diversidad sexual y anti-mapuches con el Comando Jungla que militariza la Araucanía.

Así como en Brasil, en el conjunto de países en el mundo se está viviendo un proceso de transición de la crisis económica marcada por la deslegitimación de los regímenes y partidos políticos tradicionales, lo que va conformando un mapa con cada vez más gobiernos de derecha que no les tiembla la mano cuando de precarizar la vida del pueblo trabajador se trata. Las izquierdas reformistas y neo-reformistas han sido impotentes para transformar el capitalismo miserable.

Se hace urgente construir una herramienta política para enfrentar a los capitalistas y las reformas de la derecha a nivel nacional e internacional. Construir un programa que articulando las luchas de los distintos sectores se proponga terminar con la dominación imperialista y con el capitalismo, que pelee por la estatización bajo gestión de las y los trabajadores junto a la comunidad de nuestras industrias estratégicas, expropiando al capital extranjero y sus monopolios.

En este camino el Partido de Trabajadores Revolucionarios, junto a La Izquierda Diario Chile está invitando a las y los trabajadores, jóvenes y mujeres a un acto-encuentro Anticapitalista para el próximo 17 de Noviembre que tendrá invitados internacionales de Argentina, Brasil y Bolivia, en el que esperamos impulsar una alternativa que enfrente a la derecha en Chile y América Latina. Por un programa anticapitalista que se proponga terminar con la herencia de la dictadura y pelee por un gobierno de las y los trabajadores.







Temas relacionados

Jair Bolsonaro   /    Política Chile   /    Sebastián Piñera   /    Internacional   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO