Política Chile

COVID-19

Plan "yo confío en mi escuela" del Mineduc: razones de sobra para desconfiar del ministro Figueroa

Aunque el aumento de presupuesto sea más del doble del que ofrecía anteriormente es insuficiente para solventar problemas estructurales de la educación pública en Chile, como lo son el hacinamiento y la falta de infraestructura. Hablamos con tres profesores de la lista " Trabajadorxs Revolucionarixs" sobre el plan del ministerio para retornar a clases presenciales.

Martes 19 de enero

Mientras la situación del COVID-19 amenaza con ser peor que nunca en Chile y en distintos países de la región (como en Manaos, Brasil); mientras los vagones del transporte público se llenan de lunes a viernes para enviarnos a trabajar en condiciones más precarias que hace un año; mientras las "medidas sanitarias" que se toman tienen una base en poner controles militares y policiales y en mantener un toque de queda absurdo; el Ministerio de Educación, con Raúl Figueroa a la cabeza impulsa el plan "Yo confío en mi escuela".

El plan, al contrario de como su nombre lo indica, está lejos de ser un problema de "fe en el sistema", sino de las condiciones materiales en las que se inscribe la actual coyuntura tanto a nivel de país, con la crisis sanitaria, como la condición a la que se ha llevado la educación pública tras décadas de desfinanciamiento y el aumento de subsidios a los privados.

Álvaro Pérez, profesor y candidato a constituyente por el distrito 13 expresó al respecto "me parece impresentable que Figueroa, con el fracaso que fue el año pasado el plan de retorno seguro a la escuela, hoy siga insistiendo con volver a clases presenciales, cuando otra cartera de gobierno que es el Minsal ya está diciendo que las cifras de contagio de la pandemia vienen aumentando y son casi equivalentes a lo que fue junio del año pasado (...)".

Agregó además que la política que el actual ministro de educación mantiene desde el año pasado "es una política aventurera, arriesga nuestras vidas como trabajadores de la educación, de estudiantes, de sus familias, muchos de los cuales en sectores populares viven con abuelos, muchos de ellos con familiares que califican como población vulnerable por ciertas enfermedades".

Álvaro remata sosteniendo que : "Lo que demuestra es, por una parte, que Figueroa está ultra desligado de lo que dice el Minsal y sus cifras y, por otra parte, que lo que menos les importa son las vidas de profesores, trabajadores de la educación, estudiantes y sus familias. Por eso es una política que hay que rechazar de plano y enfrentarla, exigiendo la salida de Figueroa inmediatamente por una política que consideramos que no garantiza ninguna seguridad para nadie y que, es más, arriesga vidas en pleno pico de contagio. Hay que sacarlo del Mineduc, debe salir de ahí.".

En cuanto al origen de este proyecto, Daniela Riveros, profesora de filosofía y candidata a constituyente por el distrito 9, nos dice que "es un plan a espaldas de la comunidad educativa, sin su consentimiento y sin resolver realmente los problemas de la educación pública. Son proyectos que deben adjudicarse y deben postular las escuelas por sí solas y eso deja afuera a la mayoría. Lo otro es que la precariedad de la infraestructura actual de la educación pública no se soluciona con biombos, fumigaciones, lavamanos, alcohol gel... No. Lo que necesita la escuela pública en Chile es un aumento de su presupuesto para remodelar en serio la infraestructura y que en eso puedan los trabajadores de la educación con las comunidades educativas determinar cómo se vuelve a normalizar el sistema educativo."

También conversamos con Gabriel Muñoz, profesor de historia y también candidato a constituyente por el distrito 9, en la misma lista de quienes hablamos más arriba, quién declaró que "El plan “yo confío en mi escuela” del ministro en realidad nos debería llamar a desconfiar del ministro Raúl Figueroa. Yo no confío en él, porque va a exponer a los niños a la pandemia sin garantizar una real mejora con los montos entregados. De hecho, un auto de un ministro vale más que toda la plata que le van a dar a solo 3 escuelas de La Pintana con este plan, por ejemplo.".

Quienes formamos parte de la lista Trabajadoras y Trabajadores Revolucionaros, creemos que también hay un sector educativo que es el particular y el particular-subvencionado del que tenemos que hacernos cargo, porque atienden a estudiantes y en ese sentido creemos que por fines de pandemia y crisis económica el sistema educativo debe ser integrado en uno solo, es decir, debe haber un sistema único de educación, público, donde las comunidades, junto con los trabajadores de la educación, administren tanto presupuestaria como políticamente qué se hace y cómo se hace la educación.

Pero para eso se requieren recursos, se requiere romper con la lógica de los ministros al servicio de los capitalistas que abaratan la educación y la empobrecen. Este año le redujeron el presupuesto a la Junaeb, por ejemplo, ¿y nos invitan a volver a la escuela de esa manera descarada?

Finalmente, Daniela Riveros agrega que "para nosotros hay una cuestión pendiente que es el tema de los niños del Sename, que por una cuestión de pandemia también ha habido aumento de vulneración de derechos por la precariedad en la cual se encuentran esos estudiantes y la educación también tiene que resolver esas cuestiones.

Entonces como se requiere un gran presupuesto eso debe sacarse de quienes se han hecho ricos por la pandemia, de los empresarios en este país que han acumulado plata incluso en pandemia a costa de trabajadores y desempleados. Si les hacemos un impuesto a las altas fortunas de esos grupos económicos -que ahora se están llevando millones a Miami- es posible conquistar un sistema público único de educación con esta perspectiva."






Temas relacionados

Raúl Figueroa   /   MINEDUC   /   Política Chile   /   Educación

Comentarios

DEJAR COMENTARIO