Géneros y Sexualidades

¿Por qué debemos movilizarnos los estudiantes y trabajadoras de la UTA este 8M?

Nos unen múltiples demandas a estudiantes y trabajadoras de la Universidad de Tarapacá para tomarnos las calles este 8 de marzo.

Viernes 8 de marzo

Hoy se conmemora a nivel internacional el día de la mujer trabajadora, en donde se espera que sean miles en todo el país, quienes salgan a manifestarse.

En la ciudad de Arica, la coordinadora 8M está llamando a una jornada que partirá a las 15.00 hrs en el cementerio municipal, y que será el preámbulo para la marcha que comenzará a las 18.00 hrs desde el mismo lugar.

La lucha al interior de la universidad

Las autoridades de la UTA por medio del subcontrato, han negado el derecho a organizarse de sus trabajadores por años, despiden para enfrentar las malas administraciones y la supuesta “falta de recursos”, precarizando el trabajo de un sector importante de trabajadoras de la universidad. Son precisamente la junta directiva y el rector, quienes deciden qué hacer con los fondos universitarios, con la demolición y construcción de espacios, que afectan hoy principalmente a los lugares de organización de estudiantes de la facultad de educación y humanidades. Por eso hoy la agrupación Vencer levanta una campaña por el derecho a organizarse, con miras a conquistar un cogobierno triestamental universitario, que acabe con la precariedad laboral y las necesidades del estudiantado.

Para que quienes trabajan dentro de la universidad puedan tener derecho a voz y voto, y así decidir la perspectiva de universidad que queremos construir en conjunto estudiantes y académicos, es necesario el paso a planta de honorarios y subcontratados.

Por otro lado, la lucha que por años han librado estudiantes contra el acoso, y por una educación no sexista ni heteronormativa, es algo que las autoridades siguen pasando por alto, poniendo arbitrariamente a profesores que han sido cuestionado e incluso encontrado culpables en casos de acoso, y dando como respuesta a años de lucha con protocolos que solo quedan en la decisión que se tome “desde arriba”, y que en última instancia busca fortalecer y legitimar el echar estudiantes vía sumarios. La necesidad de mudadores en ambos baños, el derecho a la sala cuna para todo quien estudie, el tener permiso para poder responder ante las dificultades que puedan tener padres y madres, y un largo etc. son motivos más que suficientes para organizarnos y hoy salir a marchar trabajadoras y estudiantes.

¡Trabajadoras/es y estudiantes, repletemos las calles este 8M!

Que esta marcha sea el puntapié inicial de las luchas que tendremos que dar en el año, contra un gobierno que mintió al plantear que venían tiempos mejores, pero solo han traído el aumento en la cesantía, el cierre de fábricas y los despidos, que ha dejado a más de 6 mil familias en la calle.

Este escenario quieren replicarlo en toda Latinoamérica, en donde desde el Gobierno de Piñera y en coordinación directa con la política golpista impulsada desde Estados Unidos, intentan imponer no solo un programa de ajustes y recortes a los servicios sociales en todo el continente, sino que además, llevar adelante su agenda ultra conservadora que buscará por todas partes arrebatarnos hasta el mas mínimo de nuestros derechos, como ya lo plantean en Brasil los senadores bolsonaristas de la bancada evangélica o los seguidores de José Antonio Kast en Chile.

Por esto, la necesidad de que esta se transforme en una gran marcha, que exprese la fuerza de miles que se han levantado contra la violencia machista, avalada y reproducida a diario por el Estado y sus instituciones, está más que planteado.

Es por eso que desde Pan y Rosas, se levanta para hoy un bloque mixto por un feminismo socialista, que no trance con la derecha ni la Nueva Mayoría, que no solo aspire a hacer pequeños cambios dentro del sistema como lo plantea el Frente Amplio, sino que busque darlo vuelta todo, y construir una sociedad, sin explotados ni oprimidos, en donde la opresión a la mujer quede como algo del pasado.

Pero, ¿cómo conquistamos nuestros derechos?

La perspectiva trazada en diferentes instancias ha sido que hoy se transforme en una gran huelga con una paralización efectiva, pero en los hechos las centrales sindicales como la CUT y los organismos estudiantiles como el CONFECH no han jugado un rol activo para que esta movilización se desarrolle en ese sentido.

Por lo mismo, necesitamos que el Consejo de Presidentes y los distintos centros de estudiantes convoquen y se sumen a la marcha. Que las agrupaciones como las juventudes comunistas, o contracorriente que se encuentran en las directivas de Trabajo Social e Historia, que hasta la fecha no se han transformado en catalizadores de la huelga del 8M, empujen a que esta movilización sea el punto de partida para todas las luchas que tenemos que dar dentro de la universidad por una educación no sexista ni heteronormativa, y en donde académicos, funcionarios y estudiantes tengan decisión plena.

Dentro de lo que fue la gran lucha de la marea verde en Argentina, lucha que cruzó todas las fronteras, en Chile los parlamentarios del Frente Amplio junto al Partido Comunista, presentaron un proyecto de despenalización del aborto, rebajando la demanda por el aborto legal, libre, seguro y gratuito. Pero no es solo eso, sino que sus estrategias sólo se enfrascan en apuntar a que estos cambios sólo son posibles dentro del parlamento, sin levantar una gran fuerza en las calles, siendo que dirigen importantes organismos como la CUT, el Colegio de Profesores, o la mayoría de las federaciones estudiantiles a nivel nacional.

Ninguno de estos organismos dirigidos por el FA o el PC, están hoy dispuestos a que sea mediante un plan de lucha que exprese la fuerza de nuestra movilización, la forma de conquistar nuestras demandas, que tienen que ser masificadas y votadas en asambleas de estudio y trabajo, y desarrollar un paro productivo efectivo, que golpe a los grandes empresarios que sostienen los negocios del Estado, y promueven ideológicamente a través de la Iglesia, el machismo, en donde cualquier tipo de cuestionamiento en contra, es recibido con el uso de la fuerzas represivas.

Las lecciones de la marea verde en Argentina nos enseñan que no podemos confiar en un parlamento viciado por defensores acérrimos de la dictadura y su moral conservadora, de que la lucha la ganaremos en nuestros lugares de estudio y trabajo, y se la impondremos con la fuerza de la movilización en las calles.






Temas relacionados

Arica   /   #8M   /   8 de Marzo   /   Géneros y Sexualidades   /   Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO