Política Chile

REPRESIÓN

“Que arda la wea hermano. Que arda”: Policías infiltrados habrían inducido quema de casona de Universidad Pedro de Valdivia

Exigimos la libertad inmediata de Alejandro y todos los presos. El fin de los procesos, arreglados por la policía y fiscales, y el juicio y castigo a todos los represores. Ni un peso más a la policía y su represión, disolución.

Lunes 22 de febrero | 12:26

La semana pasada, el día 19 de febrero, el Tercer Tribunal en Lo Penal de Santiago condenó a Alejandro Carvajal, joven de 20 de edad, a cinco años y un día de presidio. Alejandro fue considerado culpable por el incendio de la Universidad Pedro de Valdivia cerca de la zona 0 de Santiago, ocurrido el 8 de noviembre del 2019.

Se trataba del segundo juicio. El primero estableció una pena de 3 años y un día de libertad vigilada. Sin embargo posteriormente fue anulado ese juicio por parte de la Corte de Apelaciones de Santiago tras una solicitud de la fiscalía que quería una pena más alta, que finalmente sucedió con este segundo juicio que condenó a Alejandro a los 5 años y 1 día de presidio.

Los familiares de Alejandro y agrupaciones de DDHH han acusado un montaje por parte de la policía, pues acusan que casi todas las pruebas obtenidas se tratan de testimonios de los propios Carabineros. También que en ambos juicios se ha determinado la actuación de agentes infiltrados o encubiertos por parte de la policía, en este caso el denominado personal “Intra Marchas”, quienes habrían participado de los hechos y luego detenido a Alejandro.

Uno de esos policías fue el cabo segundo y miembro de Dirección de Inteligencia Policial, Luis Alarcón, quien participo en el juicio como testigo. Según señala El Desconcierto en su testimonio señaló: “Me encontraba de servicio de marcha preventiva (…) siendo las 18:50 horas, me percaté que una turba de sujetos había ingresado a las dependencias de la Universidad Pedro de Valdivia (…) percatándome también que el sujeto en su mano derecha mantenía una botella plástica color verde capacidad 350 cc, marca Kem Xtreme, la que en su interior mantenía un líquido, en ese momento desde sus vestimentas extrajo un encendedor con el cual procedió a prender las cortinas de las dependencias, motivo por el cual procedí a realizar registros fílmicos de lo acontecido”.

En el segundo juicio tras la primera anulación, se presentó un video entregado por el propio Luis Alarcon de Carabineros, donde se escucha una voz que grita: “Que arda la wea hermano. Que arda. Que arda esa chucha”. El video pueden encontrarlo en esta nota del diario El Desconcierto.

El abogado defensor Lorenzo Morales, perteneciente a la Defensoría Popular, señaló en los alegatos del juicio, que 3 policías estaban encapuchados ese día en la acción y que el policía “(Alarcón) Declaró que estaba acompañado por dos funcionarios policiales y lo nombro ahora, en juicio: Daisy Cares y Martín Manosalva (…) Hay una voz en primer plano (…) dijo que no era su voz el día anterior, pero al final dice sí (…) quemar esa área de los 1.886 metros cuadrados que tiene esa universidad, fue inducida por un funcionario policial”. Es decir, que de las voces de los policías aparece claramente que se indujo a la quema e incendio de la casona.

«En el caso de la actuación de los agentes encubiertos siempre es ilegal cuando se induce, lo que pasa que en este caso hay otro componente y es que nunca hubo autorización de un juez y tampoco instrucción de un fiscal (…) Nos parece relevante que se sepa ante la opinión pública, ya que es un caso sentenciado, ya no es evidencia, y con todas estas directrices vamos a recurrir a través de diversos recursos para que finalmente la Corte Suprema lo vea a través de una nulidad, revisión o una queja».

Además, los agentes infiltrados habrían participado sin autorización de un juez de garantía.

A todas luces un juicio para favorecer a la policía y buscar chivos expiatorios donde concentrar la condena del estado y predisponer a la población contra las y los manifestantes, principalmente la juventud que ha luchado y tiene cientos de presos, mientras la policía y los responsables políticos de la represión impunes.

Exigimos la libertad inmediata de Alejandro y todos los presos. El fin de los procesos, arreglados por la policía y fiscales, y el juicio y castigo a todos los represores. Ni un peso más a la policía y su represión, disolución.






Comentarios

DEJAR COMENTARIO