NEGOCIACION COLECTIVA SINDICATO GAM

¿Qué hay tras la lucha por la negociación colectiva en el Centro Cultural Gabriela Mistral?

Los trabajadores son quienes hacen funcionar el Centro Cultural Gabriela Mistral, quienes terminan su jornada de trabajo luego que se baja el telón y se apaga la última luz de la sala. Y hoy están peleando derechos mínimos; porque el costo de la vida sube y no quieren más trabajo precario.

Valeria Yañez

Actriz, militante de Pan y Rosas. Equipo Escena Obrera

Lunes 14 de enero | 07:54

Hace más de tres meses, las y los trabajadores del GAM vienen movilizándose por su derecho a negociar colectivamente, el cual la administración del Centro Cultural, de la mano de Inspección del Trabajo, les niega. No solo a ellos, sino que a todos los trabajadores de estos centros con la figura de Corporación Privada. El Museo de la Memoria y los DDHH, Centro Cultural La Moneda, Matucana 100, Parque Cultural Cerro Cárcel de Valparaíso, son parte de ellos. 

El 26,4% de las infraestructuras culturales en Chile son de titularidad privada. En estos centros culturales, sus trabajadores no tienen este derecho a negociar, por tanto la pelea que están dando las y los trabajadores del GAM es un ejemplo para artistas y trabajadores del arte y la cultura. Pelea que también choca y cuestiona un modelo cultural privatizador que precariza a sus trabajadores.

Detrás del escenario, arriba en la técnica, en la entrada de las salas, en la boletería, en la atención del público, en la creación de un espacio apto para disfrutar, llorar, reír y emocionarse, están las y los trabajadores del GAM. Son quienes hacen funcionar el centro cultural, quienes terminan su jornada de trabajo luego que se baja el telón y se apaga la última luz de la sala. Y hoy están peleando derechos mínimos; porque el costo de la vida sube y no quieren más trabajo precario.

En pleno Festival Santiago a Mil, donde las entradas a espectáculos internacionales en GAM son de $15.000 pesos, queda de manifiesto la elitización del arte. Los trabajadores interpelan declarando que “Tu entrada al GAM vale más que mi hora de trabajo”.

Piden que exista un salario mínimo de $5.000 la hora de trabajo. Esto debido a que existen trabajadores que ganan incluso $2.800 por la hora de trabajo, con un salario de $450.000 bruto. Mientras que Felipe Mella, director ejecutivo del GAM, recibe $40.000 por horas de trabajo con un salario mensual de $6.408.788 pesos, 14 veces más que el mínimo. Si bien el sueldo mínimo es de $300.000 mil pesos a nivel nacional, sabemos que nadie vive con ese dinero, y menos aún si tienes hijas o hijos que alimentar.

También están demandando que aumente el bono de colación y no lo descuenten si es que están con licencia o vacaciones, así como subir algunos bonos en marzo, septiembre y diciembre, buscando la exclusividad en los beneficios para las y los socios del sindicato, esto debido a que el año pasado, los directores y jefes se asignaron unilateralmente los beneficios, además de sus sueldos millonarios. 

Su demanda en términos económicos es totalmente posible, algunos cifras lo demuestran:

Otra de las demandas importantes tienen que ver con el derecho a sala cuna, pelea que vienen dando hace más de un año, levantando una campaña de #ConNuestrasMamasNo peleando por las mujeres trabajadoras del centro cultural.

Te puede interesar:[ https://www.laizquierdadiario.cl/Sindicato-GAM-en-lucha-contra-la-precarizacion-a-la-mujer-trabajadora]

Pero, la demanda de los trabajadores no es solo económica, también quieren tener derecho al uso de los espacios para actividades del Sindicato y programar actividades artísticas y culturales en las dependencias del edificio que ellos mismos hacen funcionar. 

Su pelea en el ese sentido cuestiona el modelo cultural privado que prioriza muchas veces el arriendo a eventos comerciales, como fue el lanzamiento del nuevo producto de Nike que además borró uno de los murales del centro cultural.
 
Te puede interesar:Administración del GAM borra mural “Saludo a la historia” de Mono González y lo reemplaza por uno de NIKE

El GAM tiene que ser del pueblo y los trabajadores

La historia del edificio del Centro Cultural Gabriela Mistral pertenece a las y los trabajadores y artistas, quienes lo construyeron en tiempo récord y quienes hoy lo hacen funcionar. Contiene un carácter simbólico que es reflejo de la historia de las y los trabajadores del país.

Construido en 275 días con el compromiso de trabajadores, arquitectos y artistas, fue inaugurado en abril de 1972, como sede de la III Conferencia de las Naciones Unidad, más conocido como UNCAD III. Fue una demostración al mundo entero que la clase obrera podría proponerse hacer lo que quisiera.

Artistas del mundo entero donaron obras de arte al edificio, quienes además se integraron al proceso del proyecto, incorporando el arte a la arquitectura, desde los tiradores de puertas, ampolletas, asientos, bebederos de agua, ductos de salida de aire de cocina, murales, creando arte en los procesos funcionales de la construcción. 

Una de las obras fue un mural realizado por arpilleras de isla negra, creado por bordadoras de isla negra, realizando un trabajo colectivo donde colaboró todo el pueblo. 

 
Arpilleras de Isla Negra

El edificio contenía una sala de plenarias y un comedor popular con un restaurante de autoservicio con almuerzo accesibles, llegando a vender sobre 1.500 raciones diarias en dos turnos, donde acudían los sectores populares que disfrutaban de la atención del casino, con almuerzos y actividades culturales. Conviviéndose en un centro social, donde estudiantes y obreros compartían, con un sentido social del arte, en plena alameda, en el corazón de Santiago.  

Casino de la Unctad III

El golpe militar destruyó y robó las obras de arte que estaban en el edificio, además de perseguir, asesinar y torturar a sus trabajadores y artistas. El edificio fue la sede de la junta militar renombrado como Edificio Diego Portales.

Con la transición pactada a la democracia el edificio fue utilizado para conferencias y convenciones públicas y privadas. El año 2006 sufre un gran incendio que destruyó gran parte del edificio, el cual es reconstruido para formar el Centro Cultural Gabriela Mistral, Corporación Privada, conocido dentro del mundo del arte y la cultura como el “Mall de la cultura”, sello del modelo cultural de mercado.  

Los centros y espacios culturales no pueden depender de la burocracia y el lobby de cada gobierno de turno, quienes tienen a sus personeros de gobierno ganando sueldos millonarios en los puestos directivos. El GAM tiene que volver a ser completamente estatal, pero administrado por sus propios trabajadores, junto a artistas y comunidades, quienes puedan brindar arte y cultura al servicio de los trabajadores y el pueblo, recuperando el sentido social con el cual fue construido y dando un paso adelante, esta vez planteándose la administración y gestión del edificio – centro cultural.

La pelea es de gran envergadura, pero hoy las y los trabajadores del GAM nos demuestran que es posible, que tendremos que luchar para arrebatarles a empresarios los espacios culturales, sobre todo ahora con Andrés Rodríguez, presidente del directorio del GAM, pinochetista quien organizaba las galas del dictador. 

La lucha de las y los trabajadores del GAM puede ser un ejemplo para muchos otros sectores. Y queremos que sea un escuela para enfrentar a estos sectores, porque lo que queremos es prepararnos en última instancia para enfrentar a la derecha y su cultura, a Bolsonaro, Trump, Kast y toda la derecha más dura que se empieza a organizar.

A ese pinochetismo que quemó libros en dictadura, que impuso las marchas militares, la cueca de salón y patronal, que buscó acallar toda la cultura obrera y popular que venía surgiendo producto de las luchas de la propia clase obrera y del pueblo.

La unión de las luchas y de los trabajadores es fundamental, “los trabajadores somos más y los patrones son menos, hay que estar organizados y unidos” fueron algunas de las frases que se escucharon el pasado Jueves 10 en las movilizaciones del GAM, palabras de un trabajador de los Cordones Industriales en los años 70, que retumbaron en las paredes del GAM, paredes llenas de historia. 

Te puede interesar :[http://www.laizquierdadiario.cl/GAM-Artistas-y-trabajadores-del-arte-y-la-cultura-unidos-en-la-lucha]

Trabajadores y artistas debemos organizarnos para dar esta pelea para construir la cultura que queremos. Hace unas semanas del SIDARTE renunció a la directiva del GAM producto de la crisis abierta generada por la lucha de los trabajadores del GAM, que pone de manifiesto el problema de la administración de la cultura en nuestro país. 

Para luchar por la estatización y gestión de los centro culturales en manos de trabajadores y artistas y contra el arte elitizado y privatizado y para que el pueblo y los trabajadores tengan acceso al arte, la cultura y el ocio, es que tenemos que organizarnos, trabajadores de la cultura, artistas, en una corriente común, que se plantee anticapitalista y de las y los trabajadores, que defienda las luchas cotidianas como este gran ejemplo del Sindicato GAM, pero que busque llevarlas más allá, para organizarnos en común, para pelear por este programa, pero para plantearnos, en última instancia, “tomarnos el cielo por asalto” y luchar por la sociedad que soñamos, sin explotación, opresión ni miseria, donde todas y todos tengamos pleno derecho al arte y el ocio, y se desarrolle al máximo la creatividad y capacidad humana.

Te puede interesar : [http://www.laizquierdadiario.cl/Que-cultura-para-que-sociedad]






Comentarios

DEJAR COMENTARIO