Política Chile

REPRESIÓN

¿Qué implica el nuevo control de identidad preventivo?

Este miércoles la Comisión de Constitución del Senado aprobó el polémico control de identidad preventivo. Tanto senadores de la Nueva Mayoría como de la derecha votaron a favor de la medida que limita las libertades democráticas. La iniciativa deberá ser aprobada definitivamente en marzo.

Fabián Puelma

Santiago de Chile

Viernes 29 de enero de 2016 | 08:12

El control preventivo de identidad es una de las aristas más polémicas de la llamada “ley corta de seguridad ciudadana” que se tramita en el Congreso. Este miércoles, la Comisión de Constitución del Senado aprobó la nueva herramienta represiva.

Los senadores Pedro Araya (pro DC), Alberto Espina (RN), Hernán Larraín (UDI) y Felipe Harboe (PPD) votaron a favor y sólo Alfonso de Urresti (PS), presidente de la comisión, rechazó la medida aduciendo que significaba reponer la detención por sospecha.

El control de identidad preventivo no sólo ha despertado el rechazo de los movimientos sociales, sino que incluso organismos internacionales y especialistas en Derecho Penal se han mostrado contrarios a su implementación.

Hace unos meses, el Relator de Naciones Unidas sobre el derecho de reunión y asociación, Maina Kiai, criticó el proyecto de control de identidad preventiva e instó al gobierno a eliminar “los vestigios de la dictadura” en cuanto a las limitaciones al derecho a manifestación.

Por su parte, Anuar Quesille, oficial de protección de Unicef Chile, se sumó a las críticas. También los abogados penalistas Julián López y Jorge Bofill, afirmaron que "el nuevo control de identidad da facultad para hacer redadas policiales, y eso es inaceptable".

La medida fue presentada por la derecha, la que a su vez está inspirada en la “Ley Hinzpeter”. Sin embargo, el gobierno asumió la petición de la derecha y la incorporó en la agenda corta anti delincuencia, con el apoyo de los partidos de la Nueva Mayoría. La indicación deberá ser despachada en marzo. ¿Qué implicaría su aprobación?

Control de identidad preventivo: una nueva herramienta represiva

El control de identidad es una de las herramientas más utilizadas por carabineros en contextos de movilización social. Actualmente dicha institución está regulada por el art. 85 del Código Procesal Penal. La norma habilita a carabineros a solicitar la identificación de cualquier persona, proceder al registro de vestimentas, equipaje o vehículo, y en caso de negativa de la persona o falta de documento de identificación, permite trasladar a la persona a la unidad policial más cercana.

Sin embargo, la norma exige que dicho control se realice sólo si existieren indicios de que la persona hubiere cometido o intentado cometer un delito, que se dispusiera a cometerlo, que pudiese suministrar información útil para indagación de un crimen o en caso que persona se encapuche o emboce para ocultar, dificultar o disimular su identidad.

El proyecto del gobierno agrega un nuevo control de identidad. El art. 12 de la ley corta establece que “En cumplimiento de las funciones de resguardo del orden y la seguridad pública, y sin perjuicio de lo señalado en el artículo 85 y 86 (última revisión) del Código Procesal Penal, los funcionarios policiales señalados en el artículo 83 del mismo Código Procesal Penal podrán controlar la identidad de cualquier persona mayor de 14 años en vías y otros lugares públicos y en lugares privados de acceso al público en que se encontrare, por cualquier medio de identificación expedido por la autoridad pública, tales como cédula de identidad, licencia de conducir, pasaporte o la tarjeta nacional estudiantil. El funcionario policial deberá otorgar a la persona las facilidades para identificarse pudiendo utilizar todos los medios tecnológicos idóneos para tal efecto. En caso de duda de si la persona es mayor o menor de 14 años, deberá siempre entenderse que es menor”.

El proyecto agrega que si la persona se niega a acreditar su identidad o si habiendo recibido las facilidades del caso no le fuere posible hacerlo, la policía podrá conducirlo a la unidad policial más cercana para fines de identificación. Este procedimiento podrá tener una duración de 4 horas para los mayores de 18 años y 1 hora para los menores de edad que tengan más de 14 años.

La novedad consiste, entonces, en que carabineros podrá pedir la identificación a cualquier persona sin que exista indicio alguno de delito y eventualmente conducirlo a una comisaría.

Si ya el actual procedimiento de control de identidad es utilizado indiscriminadamente en contextos de movilización social, la nueva herramienta significa mayores libertades para la policía al momento de ejercer su función represiva.

Se vuelve fundamental detener esta medida, lo que significa enfrentar no sólo a la derecha, sino que también al gobierno y la Nueva Mayoría. Hay que acabar con las herramientas represivas que tiene el Estado contra la movilización social y terminar con los enclaves autoritarios de la dictadura que vulneran el derecho a manifestación sin previo aviso.






Temas relacionados

Política Chile   /   Represión policial

Comentarios

DEJAR COMENTARIO