Mundo Obrero Chile

COLUMNA DE OPINIÓN

¿Qué unidad y con quiénes para enfrentar a Piñera?

Ante un escenario atravesado por los ataques del Gobierno de Piñera expresado en sus reformas antipopulares que buscan fortalecer el régimen político heredado de la dictadura, combinada con la represión a la juventud que hoy tiene al centro la ofensiva contra los estudiantes del Instituto Nacional, muchas organizaciones y direcciones de organismos de masas como la CUT o el CONFECH hablan de “unidad”.

Nicolás Bustamante

Dirigente Sindicato Interempresa FCAB

Viernes 31 de mayo de 2019

Pero es necesario abrir la pregunta ¿unidad con quién y para quién?, para no caer en la trampa o peligros de la unidad sin ningún contenido u oportunista.

Hemos visto este último mes la histórica desaprobación de Piñera y su Gobierno, que expresan la debilidad y el desgaste de este. Aun así la derecha no ha frenado las reformas ni la arremetida contra millones de trabajadoras y trabajadores que han tirado abajo la ilusión de los tiempos mejores que nunca llegaron, excepto para los grandes empresarios. Y ese margen aparte de la represión para imponer sus políticas, también ha ido acompañada de la ubicación pasiva y de tregua de una “oposición unida” en el parlamento que busca capitalizar el desgaste del Gobierno hacia las próximas elecciones.

La cuestión de la unidad es fundamental para quienes nos planteamos la necesidad de derrotar las reformas del gobierno y no dejar pasar sus ataques, pero el carácter de esa unidad es tan indispensable como la necesidad que surge de esta.

Es así como hemos visto a varios dirigentes de la CUT, Federaciones Obreras, Federaciones Estudiantiles y caudillos sindicales hablar de unidad, lo que puede ser y sonar muy atractivo cuando esta se pronuncia. Pero al mismo tiempo el concepto de unidad en sí mismo no significa nada, es más puede presentar muchas contradicciones, puede ser vacía, oportunista, conciliadora, burocrática o revolucionaria dependiendo de la política de quienes la plantean.

¿Unidad desde abajo con independencia de los partidos empresariales o unidad por arriba sin importar con quién?

Por lo tanto la unidad que se plantea no puede ser en el vacío, sino que es necesario definir los contornos, límites, programa político, intereses de clase, etc. Desde que Piñera comenzó atacando a los trabajadores con despidos y cierres, con reformas al servicio de las grandes fortunas y ahora con un carácter más represivo, hemos escuchado desde el Partido Comunista al Frente Amplio, que dirigen los principales organismos de masas como la CUT, el Colegio de Profesores y el CONFECH que aquí no importa el partido político mientras se trate de defenderse de los ataques del Gobierno.

Pero hemos visto que esta fórmula ha sido totalmente inviable para derrotar los propósitos de Piñera y la derecha, lo vimos con la “oposición unida” o esta oposición de tinte progresista donde el Frente Amplio y el Partido Comunista hacen alianzas ocasionales con partidos como la Democracia Cristiana y los radicales mientas estos le han entregado a Piñera sus votos en los proyectos más fundamentales de la derecha, incluso con partidos de la ex Nueva Mayoría donde sus figuras principales que no son más que lo viejos neoliberales que profundizaron la herencia de la dictadura durante estos últimos años.

Por otro lado es común ver a un sin número de dirigentes sindicales que se llenan la boca hablando de unidad, pero que no es más que el rejunte por arriba de dirigentes de diferentes rubros y no una unidad real de las filas trabajadoras que parta desde la bases organizadas, de trabajadores que debatan, deliberen y tomen en sus manos como sujetos el destino de sus propias organizaciones para enfrentar los ataques de los empresarios, por lo tanto esa “unidad” ligada a una relación armónica donde no se discutan diferencias termina siendo una cuestión burocrática.

En cambio la unidad que proponemos quienes somos parte del Partido de Trabajadores Revolucionarios para poder defendernos y enfrentar la arremetida de la derecha, es la del Frente Único Obrero, la que plantea la unidad transitoria incluso con las direcciones burocráticas, pero no detrás de estas, sino por abajo, en las bases para golpear juntos en las calles contra un objetivo en común sin unificar las diferentes tendencias políticas que pueden haber con independencia de cada programa político.

Esta unidad en defensa trasciende el sindicalismo por rubro, permite que las y los trabajadores puedan ver las deformaciones de quienes los dirigen en perspectiva de hacerse conscientes de cuál es el rol histórico de la clase trabajadora, quienes son sus amigos y quienes son sus enemigos.






Temas relacionados

Partido Comunista de Chile    /   Mundo Obrero Chile   /   Opinión   /   Frente Amplio

Comentarios

DEJAR COMENTARIO