Política Chile

COLUMNA DE OPINIÓN

¿Quiénes fueron los verdaderos terroristas en la Dictadura?

En dictadura los verdaderos terroristas fueron Pinochet, las Fuerzas Armadas, la DINA-CNI, y todos aquellos civiles que después formaron parte de la UDI y de la administración política de la dictadura militar.

Dauno Tótoro

Santiago

Sábado 21 de abril de 2018

A rostro cubierto, irrumpiendo en las casas durante la madrugada y apuntando con sus fusiles a los niños y niñas que se escondían debajo de las camas, quienes tenían que ver cómo los militares se llevaban a sus familiares. Así se llevó en muchas casas del país el golpe cívico-militar de 1973.

Como si esto fuera poco, en muchos barrios se podían ver patrullas y autos con los vidrios polarizados, vigilando todos los pasos de quienes el “gobierno del pronunciamiento militar” tenía “identificados”.

Sin embargo, esto no fue suficiente: desarrollaron toda una represión política que abarcó desde la quema de libros a implantar su ideología en las universidades (en donde incluso Jaime Guzmán hizo clases), se proscribieron los partidos políticos de izquierda y se vetaron todas las garantías democráticas de organización y libre expresión.

Militares quemando libros de, según ellos, propaganda marxista. Sin embargo, incluso se quemaron libros de cubismo, ya que según ellos tenía relación a Cuba.

A lo que le siguió la militarización de las fábricas y puestos de trabajo, mientras que las universidades y colegios fueron intervenidos. Los principales dirigentes estudiantiles y sus organizaciones fueron decretados como ilegales y pasaron a componer las masivas listas de detenidos desaparecidos, torturados y asesinados políticos. Se designó inmediatamente a generales como rectores y se desmantelaron las conquistas que estaban transformando la educación. El cogobierno fue sustituido por Consejos Superiores compuestos por las Fuerzas Armadas y se volvió a la vieja estructura autoritaria. Muchos departamentos fueron cerrados y las cátedras abiertas, rápidamente fueron eliminadas.

A lo que se suman los campos de concentración y exterminio, en donde se torturó, violó sexualmente y asesinó. Entre ellos Pisagua, Villa Grimaldi, Londres 38, la Venda Sexy, y las innumerables desapariciones que realizó la dictadura de la mano de la Caravana de la Muerte, quienes torturaban, vendaban y amarraban los cuerpos vivos de quienes se oponían a Pinochet y su genocidio a piezas de las vías del tren, para lanzarlos desde sus helicópteros Puma al mar.

En dictadura los verdaderos terroristas fueron Pinochet, las Fuerzas Armadas, la DINA y la CNI, y todos aquellos civiles que después formaron parte de la UDI y de la administración política de la dictadura militar. Quienes incluso se preocuparon de blindar y perpetuar los cimientos de la dictadura después de esta, con la constitución de 1980, el código laboral, la educación de mercado, el sistema de AFP, la mercantilización de la salud y la vivienda, la privatización de grandes empresas nacionales como SQM, que hoy en día sigue manteniendo a la misma calaña de políticos corruptos.

Como si esto fuera poco, la misma Concertación le dio la facilidad a estos genocidas de hospedarse en Punta Peuco, en donde cuentan con salas multiuso, biblioteca, sala de computación, frigobar en sus piezas, etc. Cosa que en ningún otro centro penitenciario del país existe y que la Nueva Mayoría no fue capaz de cerrar, manteniéndolos en la más plena impunidad y recibiendo pensiones de hasta 3 millones de pesos.

Estadio Nacional, el cual funcionó como campo de concentración y tortura. Santiago 1973.

Sin embargo, los dichos de Urrutia no surgen de la nada, sino que responden a un escenario en donde la derecha viene envalentonándose. Expresión de esto son las continuas declaraciones e incitaciones al odio ultra-derechista por parte de José Antonio Kast, quien es respaldado por el mismo gobierno de ChileVamos a través de una política cínica e hipócrita de tolerancia, mientras que defienden la dictadura y sus repercusiones.

La derecha vuelve al gobierno quiere reescribir la historia y de paso borrar y eliminar capítulos importantes de ésta, para generar un clima ideológico a su favor y comenzar a dar ataques más duros al movimiento estudiantil, al movimiento de mujeres, a la lucha que mantiene el pueblo mapuche, y a las luchas obreras. No debemos permitírselo. El llamado es a organizarse y a cerrarle todas las vías a la derecha.






Temas relacionados

UDI   /   Política Chile   /   Derecha chilena   /   Dictadura militar en Chile   /   Dictadura cívico-militar-eclesiástica   /   Extrema derecha   /   Impunidad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO