Política Chile

EDUCACIÓN

Red Educacional Crecemos: El negocio de la DC que amasa millones con sectores vulnerables

La Red Educacional Crecemos, conocida por sus colegios Teniente Dagoberto Godoy, viene hace tiempo bajo la lupa, pues se detectó que dineros del Estado, que solo deben gastarse en educación, pasan directamente al bolsillo de su dueño Walter Oliva, vicepresidente en 2 ocasiones de la Democracia Cristiana, contratando otras empresas de su propiedad.

Jueves 24 de enero

El grupo Oliva ocupa desde hace unos años el quinto puesto entre los sostenedores con más ingresos totales de la Región Metropolitana según datos del Mineduc. Son cuatro las sociedades sostenedoras en las que participa Walter Oliva y su madre, Aurelia Munizaga. El grupo opera ocho establecimientos, entre ellos los conocidos Dagoberto Godoy, con una matrícula que alcanza a los 9.200 estudiantes. Solo en el 2013 recibió recursos públicos que ascendieron a $6.890 millones y sus ingresos totales se elevaron a $8.440 millones con el copago.

De ellos, $1.312 millones correspondían a la Subvención Escolar Preferencial (SEP) destinada a mejorar las condiciones de aprendizaje de alumnos “vulnerables”, es decir, los más pobres. Como la ley obliga a ocupar la totalidad de los recursos SEP exclusivamente en mejoras educativas, prohibiendo en la práctica el lucro con ese dinero, algunos sostenedores dieron con la fórmula para obtener utilidades de los fondos SEP que el Estado les confía. Oliva es uno de ellos.

Los fondos SEP pueden gastarse en recursos materiales -como libros y computadores- y en asistencia o capacitación para la función docente. Si se ocupan en la segunda opción los sostenedores están obligados a contratar la asesoría de una consultora ATE (Asistencia Técnica Educativa) registrada previamente en el Mineduc. Walter Oliva tiene su propia ATE: Innovación Tres Limitada, y se “autocontrató”. La consultora fue contratada por los establecimientos Escuela Particular Teniente Dagoberto Godoy (de La Granja), Escuela Básica Teniente Dagoberto Godoy (de El Bosque) y Liceo Teniente Dagoberto Godoy Nº 3 (Lo Prado), de acuerdo con las fichas de estos colegios archivadas en el sistema MIME (Más Información Mejor Educación). De esta manera, entre 2011 y 2012 sus colegios le pagaron más de mil millones de pesos a su consultora. Negocio redondo.

“No se equivoquen, nosotros lucramos con la educación”

El perfil de Walter Oliva es el de un empresario, no un pedagogo. Aparte de estar al frente de la red de colegios que ya le deja al menos 600 millones de pesos al año, encabeza el directorio de la Universidad Miguel de Cervantes junto a Oscar Pizarro (DC), ex embajador de Chile en Colombia, y otras figuras de la Democracia Cristiana como Gutemberg Martínez, ex presidente de la cámara de diputados, Marigen Hornkohl, ministra de Educación en el periodo de Ricardo Lagos y de Agricultura en el primer gobierno de Michelle Bachelet, Edmundo Hermosilla, ministro de Vivienda con Frei Ruiz-Tagle, el ex diputado Zarko Luksic, Carlos Figueroa, ex ministro del Interior de Frei Ruiz-Tagle, y Edmundo Pérez Yoma, ministro de defensa de Frei Ruiz-Tagle y del Interior del primer gobierno de Bachelet.

Además se encuentran otros acaudalados sostenedores, como Alejandro Hasbún, dueño de 16 colegios y el que más ingresos recibe en toda la R.M., Rodrigo Bosch, dueño de 2 colegios y Ex presidente de Colegios Particulares de Chile A.G. CONACEP, gremio empresarial que es principal detractor de la llamada “ley machuca”, Víctor Aguilera Vásquez, Fundación Creando Futuro y sostenedor del Liceo Particular INSUME y otros 8 colegios más, y Francisco Salazar González, Sociedad Educacional José Abelardo Núñez, de 8 colegios, quienes en conjunto con Oliva representan 48 colegios, con un total de 47 mil alumnos, y que reciben una suma global de alrededor de $31.531,9 millones por concepto de subvención normal y preferencial (SEP).

Es además conocido por ser un férreo defensor del lucro en educación. En pleno 2011, al calor de las movilizaciones estudiantiles que exigían educación gratuita, declaró en el diario La Segunda, mes de agosto, que “si hay colegios como los nuestros, que están funcionando bien, que tienen un compromiso con la calidad, buenos resultados en el Simce y buenos porcentajes de ingreso a la universidad, me parece legítimo que obtengan una utilidad por esa gestión”. Y mucho más descarnadamente les decía a profesores y directivos en un evento de cierre “no se equivoquen, nosotros lucramos con la educación”.

Esto lo ha defendido en la práctica. Durante el mismo 2011, contrató guardias con perros para evitar la toma del Liceo Dagoberto Godoy de Lo Prado por parte de los estudiantes, situación que los apoderados reclamaron, mientras que el Dagoberto Godoy de El Bosque se lo tomaron sus propios profesores denunciando los bajos sueldos. Actualmente el Dagoberto Godoy de La Granja presenta irregularidades en el pago de las cotizaciones provisionales de sus docentes. En varios establecimientos además se denuncian prácticas antisindicales.

Financista y militante de la Democracia Cristiana.

Como hemos mencionado más arriba, Oliva se codea con altos personeros e históricos de la Democracia Cristiana, con los cuales comparte negocios y directorios. Pero además es militante.

En dos ocasiones Walter Oliva fue vicepresidente de la DC y formó parte de la directiva que encabezó Soledad Alvear, a partir de mayo de 2006. Además es públicamente conocido como uno de los financistas de esa colectividad y de algunos candidatos al Congreso, con quienes tiene mayor cercanía. Sus redes en la Democracia Cristiana son múltiples y por lo mismo en la elección de 2010 del Consejo Nacional de ese partido consiguió el noveno lugar, de 19 cupos. Esa es una instancia clave pues allí se toman las decisiones importantes.

Además de ello, justamente por el conflicto de interés es que su ex esposa, Claudia Peirano, tuvo que retroceder ante su nombramiento como Subsecretaria de Educación, pues son socios de negocios en dos ATE, y ha sido pareja de Ximena Rincón. Se le reconoce también como muy cercano a Mariana Aylwin, una de sus socias en Ediciones Giro País S.p.a, creada en 2010 con un capital de $60 millones para publicar el diario electrónico El Dínamo. Junto a otros socios, Oliva y Aylwin ya habían encabezado otro emprendimiento periodístico, la revista Paréntesis, a través de una sociedad creada en 2003. Según declaraciones de un cercano al periódico Publimetro “Walter tiene una vocación por convertirse en una persona transversal, tiene amigos en todos los sectores, y ha tenido la intención de convertirse en un enlace entre la DC y el ala más liberal de la derecha”. Y en efecto, Oliva es muy amigo de la vocera de gobierno Cecilia Pérez, quien era su puente para participar en reuniones informales o almuerzos con parlamentarios de RN, que ahora están en Amplitud, como Pedro Browne.

Como se puede ver, Walter Oliva es un fiel representante de la educación de mercado y la Red Educacional Crecemos, un negocio lucrativo a costa de los niños vulnerables, que se utiliza para financiar a la Democracia Cristiana, partido que hoy por ejemplo está por maquillar la segregación en la educación, con iniciativas como la llamada “Ley Machuca”, que incluso rebaja lo ya legislado por Bachelet con la actual Ley de Inclusión, que prohíbe toda selección y que Piñera busca eliminar con “Admisión Justa”, demostrando su esterilidad incluso para defender su propio programa alcanzado en el Gobierno anterior.






Temas relacionados

Educación en crisis   /   Democracia Cristiana   /   Política Chile   /   Lucro   /   Educación gratuita   /   Educación

Comentarios

DEJAR COMENTARIO