Política Chile

APEC

Solo ganan los empresarios: APEC Chile 2019 y la injerencia imperialista en América Latina

La reunión concentra la economía del 40% de la población, que a su vez representa el 60% del PIB mundial. Esta posición hace algunos años atrás resultaba provechoso para el desarrollo de los acuerdos que planteaban, pero desde la ascensión de Trump como presidente de EEUU la convivencia entre las potencias, la injerencia imperialista y la protección del medio ambiente han sufrido cambios abruptos, lo que hace a la APEC 2019 un hito importante para el futuro de la región.

Sebastián Avilés

Estudiante ex- Pedagógico y militante de Vencer

Jueves 28 de febrero

La APEC, el foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico, en su versión 2019 se está desarrollando en Chile con una serie de actividades que reúne a pymes, grandes empresas, mineras, ministros de economías y finanzas, y los mandatarios de los 21 países que integran el foro. Si bien en su justificación se trata de un encuentro entre distintas naciones de carácter no vinculante, entre estas se han gestado un sinnúmero de tratados de cooperación y libre mercado, encabezados por Estados Unidos, China y Rusia.

La reunión concentra la economía del 40% de la población, que a su vez representa el 60% del PIB mundial. Esta posición hace algunos años atrás resultaba provechosa para el desarrollo de los acuerdos que planteaban, pero desde la ascensión de Trump como presidente de EEUU, sumado a otros factores demográficos y económicos, la situación política a nivel internacional fue girando a tal punto que en las principales economías europeas se desarrollan fenómenos proteccionistas de ultra derecha y en América a su vez, se hizo mucho más evidente la injerencia imperialista en los países que adscriben a los ya en crisis Socialismos del siglo XXI. Claro está que el factor Trump también hizo girar las relaciones entre las potencias, gestándose una “guerra económica” con ataques arancelarios entre China, EEUU y la Unión Europea, lo que puso en riesgo varios encuentros internacionales.

En Chile los beneficios que se ha atribuido el empresariado son gigantescos, pues el 58% de la inversión extranjera corresponde a países miembros de la APEC, concentrados principalmente en la explotación de recursos naturales. Estas cifras ayudaron a las proyecciones del crecimiento económico, que en el presente año oscilarían entre el 3,3 y el 4,25% anual. Cifras que no se condicen con el aumento de la cesantía, el cierre de empresas entre fines del 2018 e inicios del 2019 y el miserable sueldo mínimo que reciben miles de trabajadores y trabajadoras.

Chile como gobierno anfitrión elaboró una serie de prioridades que le dan cuerpo a la versión 2019, estas serán tratadas durante todo el año con eje principal en Sociedad Digital, Integración 4.0, Mujer, Pymes y crecimiento inclusivo, y Crecimiento sustentable. Lo cierto es que estas temáticas son un saludo a la bandera, ya que solo se trata de aumentar las ganancias de los explotadores. En un encuentro donde esté EEUU y China como economías controladoras es imposible que se avance en el resguardo del medioambiente y la democratización en el acceso a medios digitales. Son estas potencias las que degradan al planeta y mantienen a gran parte de la población mundial sumida en la esclavitud asalariada y en la más extrema pobreza. Otra cuestión paradójica, por decir lo menos, es que proponen fomentar la inclusión y mantención de la mujer en la economía, como si su gran presencia en la realidad no existiese, obviando a las miles de mujeres que día a día se enfrenta a la precariedad e inequidad laboral, a sueldos miserables y a la discriminación producto de su edad fértil. La APEC ve la inclusión solo en la alta administración y en cargos gerenciales, velando por la ganancias de las grandes empresas y el crecimiento de las potencias imperialistas a costa de la explotación y opresión a la clase trabajadora.

Este encuentro dentro de la región no es un hecho fortuito, la avanzada del imperialismo en Venezuela ha tomado ribetes de desestabilización política con la autoproclamación mediada por EEUU de Guaidó. Brasil, sumido en el incremento de tendencias nacionalistas, homofóbicas y antiderechos con la presidencia de Bolsonaro, se ha transformado en un bastión de la derecha reaccionaria en el cono sur. Argentina con Macri ha sufrido los embates de los ajuste del FMI producto de un gobierno servil a los fondos buitres. En este marco, Chile y el gobierno de Sebastián Piñera se presenta como una buena plataforma, con un crecimiento económico sostenido y una relativa estabilidad política, para ser el lugar donde se amplifique el discurso de la derecha a nivel internacional, potenciando la iniciativa pro imperialista de Prosur, organismo que sustituiría el Grupo de Lima, y estableciendo la hegemonía de EEUU en la región.






Temas relacionados

Economia   /   #FueraTrump   /   Política Chile   /   Donald Trump   /   Sebastián Piñera   /   Cumbre APEC   /   Politica exterior   /   China   /   Rusia   /   Estados Unidos

Comentarios

DEJAR COMENTARIO