Géneros y Sexualidades

CAMPAÑA ABORTO

"Si unimos nuestra lucha por el aborto legal a la clase trabajadora, nuestra fuerza será imparable"

El movimiento de mujeres llegó para quedarse. Este año Chile no fue la excepción, y las mujeres estudiantes protagonizaron una movilización contra la violencia machista que, de formas distintas, llegó a cada rincón del país, haciendo eco también en aquellos lugares donde la opresión se vive de forma descarnada, donde son las mujeres trabajadoras y pobres las que sufren el acoso y el abuso sexual y laboral, pero también la violencia de las precarias condiciones de trabajo, el yugo de la doble explotación y salarios de hambre.

Bárbara Brito

Dirigenta nacional de Pan y Rosas, y ex vicepresidenta FECH (2017)

Lunes 23 de julio | 09:34

Pero, ¿cómo la seguimos? Nuestra movilización puede fortalecerse, nuestra organización puede cuestionar subversivamente a quienes históricamente se han beneficiado de nuestro rol impuesto en la sociedad, donde ganamos menor salario por el mismo trabajo, donde la mujer pobre y trabajadora está condenada al aborto clandestino y a poner en riesgo su vida por falta de asistencia médica, o donde se asesina sólo por el hecho de ser mujer. Es la Iglesia, el Estado, los empresarios –sean hombres o mujeres– y sus partidos, los principales responsables.

Y mientras en Chile gritamos que no queremos ser más acalladas, en Argentina se desató la lucha por el aborto legal como una “marea verde” que traspasó toda frontera. Esta lucha puede abrir un fenómeno latinoamericano por el derecho al aborto, que en Chile tenemos que tomar desde la base y ampliando nuestro programa, para unir la batalla contra el acoso y el abuso sexual y por #NiUnaMenos, a la lucha contra el subcontrato y por los derechos de la mujer trabajadora, como estuvo planteado en la USACH, lugar donde los dirigentes del Frente Amplio se negaron a unificar. El Frente Amplio, con 21 diputados y la dirección del movimiento estudiantil y del Colegio de Profesores, tiene que poner su fuerza en levantar una gran Coordinadora para conquistar en las calles el aborto legal, unificando a mujeres, trabajadores, estudiantes, organizaciones sociales y políticas de izquierda.

Desde Pan y Rosas Teresa Flores, agrupación de mujeres y de diversidad sexual integrada por militantes del PTR e independientes, nos hacemos parte de la lucha por el derecho al aborto legal, libre, seguro, gratuito y en el hospital.

Sabemos que la tarea será ardua, que nos tocará enfrentar al poder de la Iglesia que aún tiene influencia en asuntos de Estado, por eso les decimos a ellos, que quieren seguir gobernando nuestros cuerpos y vidas, que las mujeres estaremos en primera fila para enfrentarlos.

Hacemos un llamado a impulsar con fuerza la lucha por el aborto legal, a sumarse a esta campaña, porque sabemos que cada paso que damos, cada demanda que arrancamos a este régimen social, eleva la moral de lucha de las mujeres y si unimos nuestras demandas a la clase trabajadora, donde la mitad son mujeres, nuestra fuerza será imparable fortaleciendo nuestro objetivo de liberarnos totalmente de las cadenas de la explotación.






Comentarios

DEJAR COMENTARIO