Mundo Obrero Chile

DESPIDOS MUNICIPALES

Sin bigotes, de derecha y antiobrera. Cathy Barriga desvincula a trabajadoras con pre y postnatal

Esta medida será un instrumento de medición de fuerzas para que en las otras comunas donde salió electa la derecha tras la últimas Municipales, los herederos directos de la obra pinochetista actúen de igual forma despidiendo a destajo.

Martes 10 de enero | 11:09

FOTO: Agencia Uno

No bastándole con sus dichos descalificativos hacia quienes reivindican el movimiento de mujeres y el feminismo, la edil de Maipú y militante de la UDI Cathy Barriga, ha iniciado un proceso de despidos masivos en su gestión municipal dentro del cual han sido víctimas sin miramientos numerosas jefas de hogar, mujeres inmigrantes y trabajadoras con pre y postnatal en situación contractual de honorarios.

La impopular medida fue dada a conocer en las palabras de la mismísima vocera de Chile Vamos, Alejandra Bravo, quien asegura seguir confiando en la gestión de la militante de derecha y ex figura televisiva. Señaló que revisará el procedimiento de desvinculación de los y las 470 funcionarias afectadas por la despótica medida.

Muy al estilo de la Derecha, Cathy Barriga no es la ingenua mujer que se mostraba en los programas juveniles de Megavisión y que hoy comete desatinos sin pensarlos. Cada palabra, acción y gesto político son parte de una tradición y una escuela de la Derecha chilena que quedó instalada desde la Dictadura Cívico Militar: después de bombardear la Moneda, asesinar, desaparecer y torturar, el sistema político, económico y judicial chileno les brinda absoluta impunidad para actuar y mostrarse tal cual son, mientras las grandes mayorías miran y sufren desconcertadas las consecuencias de su impunidad y prepotencia.

Según las palabras de Bravo, la directiva del sindicato de trabajadores a honorarios se mantiene tibia, puesto que la vocera de la derecha señala que estarían dispuestos a conversar antes de tomar medidas judiciales.

Lo cierto es que las y los trabajadores de todo el espectro público y municipal han venido protagonizando grandes batallas los últimos años. Han recibido de vuelta solo intransigencia y una nula respuesta a sus demandas y derechos básico tanto de parte de la Nueva Mayoría como de la Derecha.

A esto se agrega el escándalo político surgido a nivel de los concejales de Maipú que no responde verdaderamente a las necesidades de estos centenares de trabajadores y trabajadoras que han quedado en la calle y en la incertidumbre sobre si podrán seguir contando con sus fuentes laborales, ya precarias en sí mismas, para mantener a las familias que subsisten tras de ellas.

Preocupante e indignante medida de la ex Robotina, tanto por los 470 funcionarios afectados tras esta “limpieza” y “barrida” municipal, como porque esta medida será un instrumento de medición de fuerzas para que en las otras comunas donde salió electa la derecha tras la últimas Municipales, los herederos directos de la obra pinochetista actúen de igual forma despidiendo a destajo. Seguirán el ejemplo de Piñera durante su mandato en el 2010 en el que desvinculó sin ningún escrúpulo alrededor de 7000 funcionarios y funcionarias del sector público. Cabe señalar que, acompañando los despidos, Barriga entregó un informe sobre posible desfalco económico de una de las comunas más grandes de Chile.

Esto en el contexto de que han surgido nuevos escándalos y hechos de corrupción como el de Ancud, en el que la comuna arriesga quedarse sin salud ni educación y en el que los principales afectados serán, una vez más, los y las funcionarias que tras entregar una vida a sus trabajos hoy arriesgan perder su incentivo al retiro.

Así es Chile, así son y han sido sus gestiones municipales. Es imprescindible entonces, que de esta situación límite, emerjan nuevas fuerzas políticas que se propongan levantar una perspectiva anticapitalista que resuelva los innumerables atropellos que han sufrido los trabajadores y las mujeres durante años de herencia pinochetista.

Solidarizamos con la situación de las funcionarias de la Municipalidad de Maipú que han sido vulneradas en su derecho básico de protección a la maternidad y han sido desvinculadas de sus fuentes laborales tras un proceso irregular que pisotea cualquier reglamento y observación de la misma regulación del Código Laboral.

Denunciamos a la Derecha, la misma derecha golpista, y su hipocresía desvergonzada que quedó retratada en la figura de Cathy Barriga, quien un día se dice feminista (“sin bigotes”) y al otro se muestra tal cual es despidiendo a centenas de mujeres y varias de ellas en situación de pre y postnatal.




Temas relacionados

Mundo Obrero Chile   /   Trabajadores   /   Despidos

Comentarios

DEJAR COMENTARIO