Sociedad

SOCIEDAD

Sin casa y sin derecho a la vivienda: 2,2 millones afectados por el déficit habitacional

Informan aumento del 13% del déficit inmobiliario, enfocado en el allegamiento de sectores de bajos recursos y las capas medias, así como inmigrantes. No faltan casas, sobra el mercado inmobiliario.

Natalia Sánchez

Médico Hospital Regional Antofagasta. Partido de Trabajadores Revolucionarios

Viernes 12 de abril

Pese a que hace una década el problema de la vivienda parecía ir a la baja, la encuesta Caracterización Socioeconómica Nacional (CASEN) de 2015 y 2017 y un análisis realizado por la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) han informado preocupantes cifras que muestran un aumento del 13% déficit habitacional que afecta principalmente al norte del país, así como Puente Alto, Maipú y San Bernardo (por el número de viviendas) y porcentualmente en Lo Barnechea (39%), Padre Hurtado (30%), Melipilla (25%).

Imagen: La Tercera

Si eso lo llevamos a cifras, la falta de viviendas llega a 739.603 unidades entre casas y departamentos, afectando a 2,2 millones de personas. Al respecto Patricio Donoso, el presidente de la CChC, afirma: “los antecedentes que tenemos indican que en 2018 no vemos ninguna tendencia a que este escenario se haya revertido. Es más, podría haberse profundizado”.

Por otro lado el Ministerio de Vivienda en julio pasado cifró en 393 mil viviendas el déficit habitacional a nivel nacional, lo que aparentemente sería por una metodología diferente de medir el allegamiento.

Y es que el incremento se concentra principalmente en el ítem de allegamiento (más de una familia dentro de una vivienda), siendo este un 35% del aumento entre 2015 y 2017.

“Las personas pueden tener la capacidad de adquirir una vivienda en valor, pero la oferta que se está generando hoy las obligará a trasladarse a lugares alejados de las zonas donde tienen sus redes o desarrollan sus vidas afirma Donoso al respecto de la oferta de vivienda, un cambio que se ha generado en un corto periodo.

Por otro lado según el segmento socioeconómico el déficit aumentó un 10% en las familias de menores ingresos y un 28% en sectores medios, mostrando como el impacto de despidos así como un crecimiento económico estancado e incluso a la baja, ha afectado a las capas medias.

Pero el persistente aumento del precio del suelo y la vivienda no ha afectado sólo a la familia chilena, pues otro de los factores importantes en el incremento de la falta de vivienda corresponde a las 70.000 familias de extranjeros (10% del déficit), sobretodo si consideramos que gran cantidad de dicha migración ocupa los puestos de trabajo más precario.

Pese a que la CChC afirma que el escenario impone “la necesidad de revisar las políticas urbanas en Chile” propone desarrollar una planificación urbana integrada y a largo plazo; impulsar una potente política de arriendos sociales” con participación público-privada, y “respetar la certeza jurídica que otorgan anteproyectos y permisos”.

Con esto apunta a que la solución se debería enfocar en reformular un modelo de vivienda que desde su base es injusto, con un mercado que constantemente crea casas y departamentos al menor costo y con grandes restricción de espacio, pero con cobros exorbitantes que la mayoría no es capaz de pagar. Por ejemplo,
en Antofagasta, en donde esa situación se contradice con un claro aumento de los campamentos (487%), o situaciones como el allegamiento.

En suma, la falta de vivienda, así como otros derechos que no se garantizan en Chile, es un problema más que este gobierno no busca resolver ni mejorar y que afecta dirigidamente a los sectores más empobrecidos de la sociedad.

Un solución a uno de los problemas habitacionales sería la de la urbanización de campamentos y tomas, con planes gestionados por técnicos, trabajadores y pobladores, además de los impuestos progresivos a la industria inmoviliaria y la exporpiación de todos los espacios habitacionales que no han sido comprados por sus altos costos. Esto de la mano de una política de fijación de costos para la vivienda, integrada por pobladores, trabajadores de la construcción y especialistas. Se debe acabar con el negocio de los empresarios para dar solución a esta enorme crisis.

Te puede interesar:Inmobiliarias populares: ¿solucionan el problema de la vivienda?






Temas relacionados

Derecho a la vivienda   /   Negocios inmobiliarios   /   Vivienda   /   Sociedad   /   Urbanismo

Comentarios

DEJAR COMENTARIO