Deportes

DEPORTES

Son cosas del fútbol: corrupción, empresarios y política

Con PENTA y el Yate Gate se ha puesto al centro el tema de la corrupción y la relación de los empresarios, no tan sólo con políticos de la derecha, dado que estos mismos lanzan dardos de vuelta, acusando que Michelle Bachelet, habría sido financiada por otros empresarios en una cena para recaudar fondos para su candidatura al borde de un yate en Nueva York el llamado Yate-Gate.

Louis Álamos

Columnista de deportes

Domingo 25 de enero de 2015 | 23:45

Pero el tema de la relación empresas-partidos políticos no sólo se queda en este ámbito. En el deporte y sobre todo en el fútbol hay sucesos que han marcado la historia, sobre todo cuando hablamos del deporte más popular del mundo, aquel que está ligado a los trabajadores y los sectores más populares de la población: el fútbol.

Pinochet y el equipo más popular de Chile

Basta recordar la reaparición de la Dirección General de Deportes (DIGEDER) a comienzos de la dictadura pinochetista con el financiamiento del Sistema de Pronósticos Deportivos (Polla Gol) a través de un decreto de ley en el año 1975. Antes de su desaparición esta institución fue creada en 1948, encabezada por uniformadas con el fin de fomentar las actividades deportivas de la población hasta el mismo financiamiento de estas.

Pero, el por qué de la decisión de Pinochet de volver a levantar esta institución que tomase las riendas del deporte y del fútbol va justamente ligado a cómo el propio dictador generaba las instancias para poder tener un control más directo con la sociedad chilena en su conjunto, mientras en las calles lo único que se respiraba eran persecuciones y muertes.

Es más, a Pinochet no sólo le bastaba con hacerse del deporte más popular, si no, que para desviar la atención de lo que venía sucediendo a una parte de la población, este dictador hincha de Santiago Wanderers, tuvo la garantía de ser presidente honorario del club más popular de Chile, gracias a las gestiones del entonces presidente de Colo Colo Patricio Vildósola en el año 1984, incluso esto permitió la entrada de más uniformados a la administración del club.

Desde aquí en adelante, no era de extrañarse que los partidos de Colo Colo se transmitieran en la televisión abierta más que cualquier otro partido de otros equipos, ya que, para el dictador lo fundamental para la población era el pan y circo, pero, circo por sobre todo en momentos en que la realidad por fuera de la cancha y los 90’ minutos de juego, eran sólo penurias para el pueblo trabajador. Incluso, pocos días antes del plebiscito que determinaría la continuidad de Pinochet en el poder el año 1988, este y las directivas de Colo Colo, presentaron un proyecta que sería financiado por el dictador y la DIGEDER, para terminar el Estado Monumental (actual estadio de Colo Colo), con el fin de imponer un sentimiento de unidad nacional, sacando como lección lo que este club consiguió en el año 1973 en la Copa Libertadores atrasando el Golpe de Estado, justamente por el sentimiento que generó por sobre las clases.

Para suerte de muchos y maldición para los sectores pinochetistas, finalmente el financiamiento para terminar el estadio no se llevó adelante por la derrota en las urnas que dejó Pinochet fuera de la presidencia del país.

Pero, una cuestión que dejó latente, es ver cómo los empresarios, sus políticos y sus partidos continuamente tratan de tomar las riendas de la cotidianidad de nuestras vidas, no sólo se meten a través de la política, si no, también a través de esta herramienta y el respaldo que les da el capitalismo como sistema, lo hacen en los espacios de dispersión que la población y los trabajadores hicieron populares como lo es el fútbol. Por eso ,no es de extrañarse que este deporte este financiado por entidades privadas como las sociedades anónimas actualmente respaldado por la ley chilena, donde encontramos incluso a los famosos Penta que hoy están en la palestra de la política nacional.






Temas relacionados

Fútbol   /   Deportes

Comentarios

DEJAR COMENTARIO