Géneros y Sexualidades

TRABAJADORES

Subcontrato: Sernameg no paga pre ni post natal

Son las mismas trabajadoras de las casa de acogida del Servicio Nacional de la Mujer y la Equidad de Género, de su trabajo se espera sacar a otras mujeres de círculos de violencia, ahora están movilizadas porque denuncian graves vulneraciones a sus derechos laborales.

Viernes 12 de abril | 18:55

El trabajo precario también es violencia

La violencia contra las mujeres es un problema tan profundo que sacó a cientos de miles de mujeres a las calles el último 8 de marzo. Pero las instituciones que deben generar la protección social para salir de esos círculos de maltrato son las mismas que violentan económica y socialmente a sus trabajadoras.

Trabajadoras del Servicio Nacional de la Mujer y la Equidad de Género (Sernameg) se movilizan contra el subcontrato, denunciando la vulneración de sus derechos maternales básicos como el pre y post natal, permitido por este régimen de contratación.

Hasta el gobierno de Bachelet, se establecía que el pago del pre y post natal de estas trabajadoras debía ser cubierto por la entidad de salud en que cotizaran, en caso de no ser posible, lo debía cubrir el Sernameg.

Actualmente, la misma derecha que criminaliza a las mujeres por abortar, según un discurso “pro vida” y “pro maternidad”, niegan este derecho básico. Los varones tienen derecho a 5 días de post natal, mientras que las mujeres bajo el régimen de subcontrato no tienen ni un solo día de derecho maternal.

No es un tema sólo de este gobierno, pero en el último periodo se ha agudizado la inestabilidad laboral, ya hubo cierre de 4 casas de acogida y falta de ejecutores en la Araucanía.

Te puede interesar: "Necesitamos una Ley de Emergencia para parar los femicidios y violencia contra las mujeres"

En ese sentido, Karem Macerata, vocera de los trabajadores subcontratados señaló que “no se tenga derecho al pago del pre y post natal, es decir, allí donde el discurso hegemónico de los gobiernos, y de este en particular, es ser pro vida, promotora del derecho a la maternidad y asegurar el desarrollo de la lactante, sin embargo, no existe garantía alguna para las mujeres que así lo decidan“.

En tanto, Rosa Muñoz, presidenta de la Asociación de Funcionarios de Sernameg, señaló que “hay una institucionalidad para las mujeres y una institucionalidad de género que funciona en condiciones tremendamente precarias“.

El subcontrato: la herencia de la dictadura

Es un círculo vicioso, la falta de autonomía económica empuja a muchas mujeres a soportar violencia doméstica. El mercado laboral ofrece opciones de trabajos precarios en general, pero especialmente para las mujeres. Quienes, además, llevan sobre sus hombros la carga histórica de la crianza de los hijos.

Así, es la hipocresía del discurso contra la violencia hacia las mujeres, todos los trabajadores de los programas de prevención y protección de violencia del Sernameg son subcontratados, por eso una de sus principales demandas es poner fin a la subcontratación, porque hay derechos que no son garantizados en este régimen laboral.

...Y el lavado de cara de Bachelet

Con esta movilización repusieron la crítica a uno de los principales pilares de la régimen heredado de la dictadura, el subcontrato. Un efectivo mecanismo de precarización del trabajo y de división de la clase trabajadora. Años atrás, trabajadores de sectores estratégicos como los subcontratados de Codelco, hicieron combativas movilizaciones con las que lograron demandas mínimas y cuestionar fuertemente este régimen de contratación.

Sin embrago, la reforma laboral de Michelle Bachelet aseguró que los trabajadores subcontratados puedan ser reemplazados totalmente si van a huelga a través de que la empresa principal pueda contratar a otra empresa para no paralizar sus funciones. Esta reforma fue aprobada sobre la derrota de los contratistas de Codelco y el asesinato de Nelson Quichillao de la División el Salvador.

El movimiento de mujeres ha despertado a estos sectores que empiezan a chocar con las estructura patriarcal y pro patronal del Estado, pero también ha remecido las estructuras burocráticas del movimiento sindical, que ha debido pronunciarse a favor de las demandas contra la violencia, pero para transformar la realidad de violencia machista sistemática, habrá que darlo vuelta todo, partiendo por echar abajo el sistema de subcontratación que golpea doblemente a las mujeres.

Te puede interesar: Mujeres, trabajadoras del aseo y subcontratadas: La huelga en la UC

Te puede interesar: "A 6 años de su asesinato: ¡Juan Pablo Jiménez presente!"






Temas relacionados

subcontrato   /   Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO