Mundo Obrero Chile

MUNDO OBRERO

Sube el desempleo, y… ¿Cuándo llegan los tiempos mejores?

Según los datos arrogados por los análisis realizados por el Instituto Nacional de Encuestas, el desempleo subió a un 7,3%. Mientras que otros de los datos que destacan es la desocupación femenina, alcanzando un 8,1%. ¿Dónde quedan las promesas de tiempos mejores?

Felix Melita

Estudiante de Psicología Universidad de Antofagasta

Sábado 1ro de septiembre de 2018

Desempleo y expectativas

A un 7,3% aumentó la tasa de desocupación nacional del trimestre mayo-julio 2018, según los datos entregados por el INE, aumentando en un 0,4% en relación al mismo trimestre del año pasado, ubicándose así como la tasa de desempleo más alta en los últimos 7 años.

A esta situación se le añade el aumento en la desaprobación del gobierno, siendo de un 43% la valoración negativa, y apenas un 8% la positiva según los últimos datos entregados por Termómetro Digital de la Universidad Central, argumentado en el descontento de la población por la “incapacidad” del gobierno de cerrar brechas entre las clases sociales en Chile.

La lógica INE: “Aumentó la cantidad de trabajadores, así que hay más desempleo”

Frente al fenómeno del desempleo, el INE argumentó que: "Este resultado fue producto del crecimiento en 1,9% de la fuerza de trabajo, por sobre el reportado por los ocupados (1,4%), lo que generó una mayor presión en el mercado laboral". Es decir, que hay más despidos y más cesantía debido a que hay más trabajadores.
Una lógica descabellada. ¿Acaso por esta razón se debe privar a más de 8.000 familias de su sustento diario?

Mujer y trabajo

A toda esta situación, se le añade la situación de inestabilidad laboral que viven las mujeres día a día, en donde el INE asegura que: "el dinamismo de la fuerza de trabajo y de la ocupación continuó siendo mayor en las mujeres que en los hombres. La tasa de desocupación femenina fue 8,1%, aumentando 0,7 pp. en doce meses, mientras que la tasa de desocupación de los hombres se situó en 6,8%, 0,3 pp. más que lo registrado en igual trimestre de 2017".

Cabe destacar que en las últimas décadas la tendencia ha sido a la feminización de la pobreza, de la mano de la feminización del trabajo precario e incluso de los fenómenos migratorios, evidenciando la profunda desigualdad entre hombres y mujeres, en donde éstas últimas se ven fuertemente afectadas por la explotación empresarial.

Una respuesta para enfrentar el desempleo y los despidos

Existe una profunda desconexión entre el alza sostenida del PIB nacional, sumada a la estabilidad relativa de la economía, y el nulo impacto "positivo" que esto ha tenido en los bolsillos de las y los trabajadores. Es más, sube la tasa de desempleo y el gobierno anuncia un proyecto para profundizar el trabajo precario para la juventud.

A esto se le añade el anuncio de la reforma tributaria, la cual asegura un total de US$833 millones menos de impuestos al gran empresariado, de contramano se compensará con cobro del IVA que paga la mayoría de la población, es decir, que el pueblo trabajador pague mayores impuestos a costa de mayor ganancia empresarial.

Como si fuera poco, el INE argumenta que porque hay más trabajadores hay más desempleo. Sin embargo, ¿es esto una respuesta que debemos aceptar?

Esto no es más que una excusa barata por parte de la clase empresarial, quienes buscan mantener un número reducido de trabajadores con extenuantes e intensas horas de trabajo, justamente para abaratar costos, cuando estas jornadas horarias fácilmente se podrían dividir entre ocupados y desocupados, reduciendo la jornada laboral a 6 horas, 5 días a la semana, sin rebaja de sueldo.

Sin embargo, esto no se conseguirá si no es a través de una gran unión entre trabajadores, estudiantes y mujeres. La feminización del trabajo hace central que el conjunto de la población tome demandas como el derecho al aborto legal, seguro y gratuito en sus manos, para que dejen de morir mujeres pobres y trabajadoras en la clandestinidad.

Te puede interesar: La clase obrera tiene cara de mujer

Frente a esto es necesario seguir el ejemplo de lucha y resistencia de los trabajadores de FCAB en Antofagasta, quienes fueron despedidos anti-sindicalmente por el grupo Luksic y se encuentran luchando por su reincorporación, buscando forjar unidad con otros trabajadores y marcar un precedente de cómo enfrentar los despidos a nivel nacional, levantando un fondo de resistencia y solidaridad para parar la olla en sus casas, además de forjar la más amplia unidad entre trabajadores privados y públicos, estudiantes y mujeres. Sólo de esta forma podremos hacer frente a los tiempos mejores únicamente para los empresarios y magnates como Luksic.

Te puede interesar: “Chaquetas naranjas y pañoletas verdes resistimos los despidos del grupo Luksic”






Temas relacionados

FCAB   /   Campaña contra los despidos   /   Reducción jornada laboral   /   Mundo Obrero Chile   /   Política Chile   /   Resistencia obrera   /   Sebastián Piñera   /   Derecha chilena   /   Despidos   /   Desempleo   /   Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO