Política

DENUNCIA INTERNACIONAL

Torturas, desapariciones y violaciones: el homenaje de Piñera a Pinochet

Se multiplican las denuncias de vejaciones contra manifestantes en el marco de la represión a las protestas en Chile. Pérez Esquivel y Nora Cortiñas realizaron conferencia de prensa para denunciar la gravedad de esta situación.

Gloria Pagés

Hermana de desaparecidos | CeProDH | @Gloria_Pages

Miércoles 23 de octubre | 23:57

Crédito Fotografía: Matias Salazar Acevedo

Adolfo Pérez Esquivel y Nora Cortiñas encabezaron una conferencia de prensa en la sede del Servicio por la Paz y la Justicia (Serpaj) en solidaridad con el pueblo chileno y para repudiar la represión que cada vez se hace más brutal en todo el territorio de Chile. Estuvieron presentes residentes chilenos y chilenas en el país.

Adolfo Pérez Esquivel señaló que “hay políticas que se están imponiendo en el continente y que llevan a la reacción de los pueblos, en el caso de Chile y Ecuador”.

Además, exigió que el presidente Piñera retire “en forma inmediata las fuerzas armadas de la población, porque hacen daño, tiene que mucho que ver con la historia reciente con la dictadura en Chile y creo que tenemos que hacer un gran esfuerzo todas las organizaciones para reclamar el retiro de las tropas”, expresó.

“Los pueblos no reaccionan porque sí, hay hambre y están aplicando las mismas políticas económicas supeditadas al FMI, agregó Pérez Esquivel.

Por su parte, la Madre de Plaza de Mayo, Nora Cortiñas reclamó también el retiro de los militares de las calles. Luego, se refirió a la Argentina en el marco de la situación que se vive en Chile, Ecuador y Haití: “el próximo gobierno tiene que saber que no puede transigir ante el FMI”.

Para finalizar, integrantes de la Asamblea de chilenos y chilenas en la Argentina leyeron un documento en el que se destaca que: “Sólo las cifras oficiales hablan de 18 muertos, de miles de detenidos, sabemos que son muchos más pero existe un cerco informativo respecto a las víctimas. Existen denuncias de personas desaparecidas y de múltiples y atroces torturas sufridas por los detenidos. Vejaciones y abuso sexual a compañeras, muchas de ellas menores de edad, detenciones selectivas, usos de espacios públicos como centros de detención y torturas clandestinos”.

Represión, muertes, torturas, violaciones

El toque de queda y el estado de emergencia, atributos que la Constitución pinochetista otorgan y de los que hechó mano el presidente Piñera, trajeron como consecuencia inevitable, además de la represión durísima por parte del Ejército y Carabineros, desapariciones, torturas y violaciones. Así, el derechista Piñera rinde su homenaje al genocida Pinochet, poniendo a los militares están al mando de la mayoría del país.

Imágenes y videos tomados por los mismos manifestantes muestran la brutalidad del Estado: estudiantes secuestrados directamente de sus casas y metidos a las piñas en móviles de Carabineros, personas cargadas en camionetas sin aviso del lugar de detención, disparos de balas, niños que gritan por sus madres arrastradas de los pelos por milicos. La herencia de la dictadura se palpa en las calles, la misma herencia que esta juventud que ha tomado la calles se está empezando a sacar de encima.

Los últimos datos recabados dan cuenta de almenos 18 muertos en el marco de las protestas que son salvajemente reprimidas por Carabineros y el Ejército chileno. Las muertes se dan también producto de incendios o ataques de aliados a las fuerzas de seguridad o paramilitares.

El Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) indicó que cinco personas fallecieron por la acción de militares y de carabineros, por las que el INDH está presentando querellas por homicidio; casi 226 personas heridas, de las cuales 123 presentan lesiones por armas de fuego; mil 692 personas detenidas; y más de 26 acciones legales en favor de 129 víctimas, son parte de los últimos anuncios entregados.

Causó conmoción el asesinato de un niño de 4 años cuando un auto arrolló salvajemente una concentración en la Región del Bío Bío.

Según lo recabado sobre por el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), los fallecidos, cinco son producto de disparos a manos de militares. Uno de ellos, Álex Núñez Sandoval, falleció durante el toque de queda a las 3:30 del martes 22. Un grupo de Carabineros lo golpeó y lo dejó moribundo en los alrededores de la estación de Metro El Sol, en Maipú. Nuñez se estaba manifestando en el lugar cuando tres carabineros lo detuvieron. En su cuerpo, además, tenía lesiones atribuibles a disparos con balines, según el mismo relato.

Se cree que las cifras que muestran las consecuencias del accionar del as fuerzas armadas y carabineros, son mayores. El Colegio Médico señaló que "las cifras oficiales no cuadran con lo que el personal médico vive día a día", y agregó que "la situación es atroz: muchos pacientes con estallidos oculares. Nunca habíamos tenido tantas roturas oculares juntas, o lesiones graves"

A última hora de este miércoles se conoció un hecho gravísimo: el INDH informó que Carabineros de la 43a Comisaría de Peñalolén torturaron a tres adultos y un menor de edad, dejándolos maniatados y colgados de las esposas en una antena de recinto policial.

Rodrigo Bustos, jefe jurídico del INDH, detalló que el Instituto ha presentado hasta ahora 46 acciones judiciales, de las cuales 37 son querellas y 9 son recursos de amparo. Cinco de las querellas son por homicidios, 8 por violencia sexual, y 24 por apremios ilegítimos o torturas”.

Además, el mismo organismo denunció que en dos comisarías de la Región Metropolitana, y en hospitales de regiones se les puso trabas para ejercer su labor, además dos mujeres integrantes del INDH recibieron agresiones físicas, y verbales destinadas a intimidarlas y amedrentarlas.

Redes feministas, como ONG Amaranta y la Coordinadora Feminista 8M denunciaron numerosos casos de abuso sexual por parte de los miembros de las Fuerzas Especiales, Carabineros y militares, sobre todo en situaciones de detenciones en las manifestaciones en distintas ciudades durante el estado de excepción.

Te puede interesar: Chile: denuncian abusos y amenaza de violaciones contra las mujeres detenidas

La violencia sexual hacia las mujeres es uno de los métodos de tortura y disciplinamiento más brutales, y ha sido utilizado como práctica habitual en los Centros Clandestinos en Chile, Argentina y en el resto de las dictaduras de América Latina. Fue ampliamente denunciado en los juicios de lesa humanidad. En el juicio al genocida Miguel Osvaldo Etchecolatz, la abogada y diputada Myriam Bregman, querellante en varias de estas causas, señaló que “la violencia sexual implementada como parte del terrorismo de Estado” también debía considerarse como constitutiva de ese plan, que orquestaron las grandes patronales nacionales y extranjeras, los civiles y militares del último golpe de 1976. Pese a ello, recién en 2010 se consiguió que esos crímenes fueran reconocidos como tales en un puñado de casos.

La violencia político-sexual hacia las mujeres es algo habitual en Chile y en la región, "dado que los aparatos policiales siempre han sido educados para ser dispositivos patriarcales", dijo Silvana del Valle, abogada de la Red Chilena Contra la Violencia hacia las mujeres, citada por Cosecha Roja.

La INDH precisó que "una de las denunciantes relata haber sido puesta boca al suelo sobre la basura y con el arma de servicio, haber sido amenazada con dispararle si se movía, para luego tocar su cuerpo con el fusil y amenazarla con penetrarla con el arma".

Los números de violencia sexual y acoso hacia las mujeres van en aumento desde que comenzaron las protestas, indicó la ONG Amaranta, que recaba testimonios.

Causó estupor un audio viralizado donde una psicóloga denuncia que “Hay varias chicas detenidas y otras tantas desaparecidas desde el viernes; las madres están desesperadas. Estamos con detenidos desaparecidos igual que en dictadura”.

Agregó que "las chicas que han sido detenidas fueron todas desnudadas delante de personal hombres, no de mujeres, como dice la ley que debiera ser. Han sido todas tocadas en sus genitales, los pechos; a varias les han metido o la punta del fusil o la culata, en la vagina y les han dicho si quieren que se las violen por el culo, las han tratado a todas de putas; que las van a violar y después las van a matar. Muchas de esas chicas aún no regresan a sus casas".

La denuncia pone en evidencia, además de las vejaciones que sufren las mujeres, el hecho de que existen personas desaparecidas cuya cifra al momento no se ha dado a conocer.

El estado de emergencia y el toque de queda son parte de la herencia de la dictadura expresados en la Constitución pinochetista vigente al día de hoy. Lo son también los métodos de las fuerzas armadas y de seguridad. Piñera es quien hoy el encargado de perpetuar estos métodos para tratar de liquidar la rebelión popular en las calles. Pero la juventud y el pueblo chileno le están diciendo que no tienen miedo, y que no están dispuestos a dejar las calles.






Temas relacionados

Chile   /   Pinochet   /   Sebastián Piñera   /   Violaciones   /   Torturas   /   Nora Cortiñas   /   Adolfo Pérez Esquivel   /   Libertades Democráticas   /   Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO