Internacional

ESTADOS UNIDOS

Trump-Biden: pocas diferencias y un debate aburrido antes de las elecciones

Tratando de no repetir la imagen decadente del primer debate, Trump bajó el tono y Biden trató de dar algunos golpes en el marco de un cara a cara aburrido, con más acusaciones de corrupción que diferencias de fondo en temas importantes.

Viernes 23 de octubre | 09:39

La presente nota es una traducción parcial de un artículo publicado por Left Voice, portal en inglés de la Red Internacional de Diarios

El debate de este jueves, el último antes de las elecciones presidenciales del 3 de noviembre, tuvo gusto a poco. Tanto que muchos en las redes sociales señalaron a la moderadora, Kristen Welker de la cadena NBC, como la que mejor se desempeño en la noche.

Luego del cuadro decadente que mostraron los candidatos durante el primer debate, con gritos cruzados y sin profundidad en ningún tema, en el encuentro de este jueves los asesores de Trump le recomendaron cambiar de tono por uno más reflexivo. Eso, junto a un Biden que no tiene carisma, aunque pudo dar algunos golpes, dieron como resultado un debate aburrido y sin grandes novedades a 15 días de las elecciones.

En lugar de un enfrentamiento entre el "Cheeto-in-Chief" (como le llaman a Trump por los snacks de color naranja) y "Sleepy Joe" (como Trump le dice a Biden por su falta de luces), lo que vimos en el escenario del debate fue un intercambio de políticas entre dos candidatos que representan al bipartidismo imperialista en su intento de recuperar el equilibrio en medio de una crisis social, política y económica. Trump, cada vez más en desacuerdo con los republicanos en las últimas semanas y su pelea por retener el senado en noviembre, trató de evitar gran parte, aunque no toda, de su retórica populista.

Biden buscó con cuidado posicionarse lo más a la derecha que pudo para distanciarse de los sectores más progresistas del Partido Demócrata con la esperanza de mantener su liderazgo en las encuestas nacionales y enganchar con los votantes más moderados.

A dos semanas de unas elecciones este fue un debate sobre la estabilidad y de cómo volver a la “normalidad” ante la crisis, en la que cada candidato intentó culpar al otro.

Te puede interesar: Trump vs. Biden: un debate que muestra la decadencia del imperio

Una vez más, la estrategia de Biden fue convertir el debate en un referéndum sobre la presidencia de Trump. Pero en lugar de verse obligado a ponerse a la defensiva, Trump respondió tratando de darle la vuelta a Biden y poner a prueba la era de Obama. En última instancia, ninguno resistió el escrutinio y ninguno demostró tener algo que ofrecer a los millones de trabajadores que están sufriendo bajo un imperialismo que se muestra en decadencia.

La pandemia y el negocio de la salud

El debate comenzó con la pandemia, con la moderadora Kristen Welker preguntando por el plan de cada candidato para combatir la próxima ola de coronavirus. Trump continuó minimizando la pandemia, diciendo que la gente en los EE. UU. está "aprendiendo a vivir con ella", a pesar de que los casos de coronavirus han aumentado un 32% en todo el país en tan solo el últimas dos semanas. En cambio, trató de echarle la culpa a China, una vez más afirmando que haría que China "pagara" por el coronavirus y prometiendo una vacuna en unas semanas (a pesar de todas las pruebas científicas que apuntan a lo contrario).

Al golpear al presidente en su punto más débil, Biden apuntó al mal manejo de la pandemia por parte de Trump, desde la flagrante negación científica del presidente hasta su supresión de información sobre la gravedad de la pandemia. Biden trató de presentarse a sí mismo como la opción "responsable": como un presidente que podría mantener bajos los contagios y al mismo tiempo mantener la economía próspera. Apelando al consejo de los profesionales médicos, sugirió cerrar bares y gimnasios que ven un aumento en los casos y dar fondos a las escuelas para instalar sistemas de ventilación. Pero aquí radica la falsa elección que presentan ambos candidatos.

Cuando se trata de eso, aunque Biden hable sobre la gravedad de la pandemia y el efecto que ha tenido en los trabajadores, en realidad su solución es negociar "un poco menos de muertes" por una economía estable. Biden puede haber acusado correctamente a Trump de ser responsable de las más de 223.000 muertes en los EE. UU., pero cuando se le preguntó directamente si apoyaba el cierre de la economía si eso significaba salvar vidas, evitó la pregunta y dijo que quiere "acabar con el virus, no con el país". Ni Biden ni Trump están dispuestos a detener la pandemia si eso significa dañar las ganancias capitalistas.

Lo mismo quedó claro en la discusión sobre la atención médica, que una vez más encontró a Joe Biden girando a la derecha cuando lo empujó Trump. Con millones de personas nadando en deudas médicas y preocupándose más de como pagaría por el tratamiento del Covid-19 que por sobrevivir al virus, ambos candidatos mostraron acuerdo sobre sistema criminal de seguro de salud pago y rechazaron incluso la posibilidad de la atención médica universal.

En este punto Trump advirtió sobre los supuestos planes de Biden de una "medicina socializada" y afirmó que el candidato del Partido Demócrata sería controlado por la agenda radical de progresistas como Ocasio Cortez y Bernie Sanders una vez en el cargo. Pero Biden se apresuró a aclarar el tema, diciendo que Trump estaba "confundido". "Soy Joe Biden", dijo, distanciándose de Sanders, quien ha utilizado su influencia masiva para hacer campaña por Biden desde que abandonó la carrera. Lejos de hacer concesiones a la izquierda para asegurar los votos, Biden dejó en claro que está del lado de las compañías de seguros y farmacéuticas.

Dos visiones del imperialismo estadounidense

A diferencia del primer debate presidencial, tanto Trump como Biden hablaron extensamente sobre política exterior y las acciones que tomarían para revitalizar el proyecto imperialista estadounidense; Ambos intentaron aparecer como el candidato más duro con las amenazas extranjeras a la hegemonía de Estados Unidos y el más proactivo en imponer los intereses imperialistas estadounidenses en el exterior. Biden se mostró a la ofensiva, acusando a Trump de ser demasiado blando con los líderes extranjeros.

Cuando se le preguntó sobre los informes de interferencia rusa e iraní en las elecciones de 2020, Trump dijo que la intromisión de Rusia e Irán era una prueba de su deseo de sacarlo de su cargo por temor a nuevas restricciones y sanciones. Biden fue aún más lejos, diciendo que tal interferencia era nada menos que un ataque a la "soberanía estadounidense" por el que estos países se verían obligados a pagar, ignorando convenientemente la larga historia de intervenciones imperialistas estadounidenses y de golpes y destituciones de líderes extranjeros, incluidas las realizadas bajo el mandato de Obama, como el golpe de Estado en Honduras en 2012 y la misión militar en Haití en 2010.

Sobre China, tanto Trump como Biden prometieron ser "duros" en sus tratos con el país. Si bien Trump afirmó que estaba haciendo pagar a China por la pandemia de coronavirus, Biden afirmó que haría que China cumpliera las reglas internacionales e impondría duras restricciones. Presentaron visiones capitalistas opuestas sobre cómo tratar de poner a China bajo el control de Estados Unidos, pero al final del día son solo formas diferentes de imponer el imperialismo estadounidense. Se mire como se mire, ambas políticas, ya sea "Estados Unidos primero" o el intento nostálgico de volver a un multilateralismo tradicional, significan sanciones, tropas y desastre para la clase trabajadora mundial.

¿Quién construyó las jaulas?

Pero quizás en ningún otro momento del debate los dos candidatos fueron más difíciles de distinguir que en la cuestión de la inmigración. Welker abrió su pregunta con la desagradable noticia de los 545 niños que han sido detenidos por la policía migratoria y cuyos padres no pueden ser encontrados porque ya han sido deportados. La brutalidad de este acto es indescriptible: niños que crecen en jaulas, separados de sus padres durante años, niños que tal vez nunca vuelvan a ver a sus familias.

Como era de esperar, Trump dio un rodeo y afirmó falsamente que estos niños cruzaron sin sus familias. Redobló su retórica antiinmigrante, culpando a la inmigración de la pandemia y la crisis económica. A lo largo de su presidencia, la retórica y las políticas de Trump han fortalecido a los grupos de odio, han empoderado a la patrulla fronteriza paramilitar y han atacado abiertamente a las comunidades de inmigrantes. Pero su aversión abiertamente xenófoba por los derechos humanos básicos de los inmigrantes también ha puesto de relieve la inmigración racista e inhumada de Estados Unidos en su conjunto, tanto bajo la administración demócrata como la republicana. Cuando Biden acusó a Trump de arrojar a niños en jaulas, Trump respondió con lo que pudo haber sido el ataque más astuto de la noche: "¿quién construyó las jaulas?"

En un movimiento poco común, Biden eludió la pregunta diciendo que no estaba de acuerdo con todas las políticas de inmigración de la administración Obama. Pero eso no oculta la verdad: los demócratas y los republicanos construyeron esas jaulas juntos, tal como construyeron juntos el muro fronterizo, y como suelen arrojar bombas sobre poblaciones civiles juntos.

"Soy la persona menos racista en esta sala" y otras ilusiones

Después de sus llamamientos flagrantes a la extrema derecha en el último debate, la deferencia de Trump hacia la supremacía blanca y su historial de desigualdad racial estuvieron bajo escrutinio anoche. Si bien los republicanos ciertamente podían respirar aliviados porque esta vez Trump no se puso abiertamente del lado de los Proud Boys, lanzó mucha retórica vacía y hechos sesgados como evidencia del historial de su administración en materia de raza. Incluso llegó a afirmar que ha hecho "más por la comunidad afroamericana que cualquier presidente, con la excepción de Abraham Lincoln".

Por más que intentaron exponerse mutuamente, ambos candidatos no pudieron evitar exponer sus propios historiales y políticas completamente desastrosos sobre la situación de los afroamericanos. Por su parte, Biden tropezó una vez más cuando se enfrentó a su papel en la redacción del Proyecto de Ley contra el Crimen de 1994, que es responsable del encarcelamiento y la privación del derecho al voto de millones de personas no blancas en Estados Unidos.

Los minutos finales del debate se centraron en el tema de la crisis climática, destacando cuán poco importante es este tema esencial para las candidatos del capitalismo imperialista. Biden habló muy bien sobre la urgencia ante el cambio climático, pero sus políticas, al igual que las de Trump, no se acercan lo suficiente para salvarnos del desastre ecológico. Con un nuevo informe que afirma que la producción capitalista podría destruir el planeta en 2050, no hay tiempo que perder en el “capitalismo verde” o en políticas climáticas graduales. Los Acuerdos de París no pueden salvarnos ahora. Pero ni Trump ni Biden brindan ninguna solución al cambio climático. Trump no hizo más que declarar su "amor" por el medio ambiente y presentar nuevos planes para recortar las ya insignificantes protecciones ambientales. Mientras tanto, Biden redobló su compromiso con el fracking y la acumulación de beneficios capitalistas en sectores clave.

Sin la mayor parte de la grandilocuencia y la teatralidad del enfrentamiento anterior de Trump y Biden, el último debate dejó más claro que nunca que cuando se trata de eso, ni Trump ni Biden son una opción para la clase trabajadora y los oprimidos. En esta elección de agitación social, política y económica, esto está más claro que nunca.

Aunque pueden usar tácticas diferentes, ambos dejaron en claro en el escenario del debate que tienen la intención de reclamar la hegemonía imperialista de Estados Unidos a espaldas de la clase trabajadora y los oprimidos en todo el mundo. Entre estos dos candidatos al capital, no tienen nada que ofrecer más que más miseria e inseguridad ante una segunda ola de la pandemia de coronavirus y una recesión global cada vez más profunda.

Te puede interesar: [Claves] ¿La democracia perfecta? Elecciones y crisis en Estados Unidos






Temas relacionados

Elecciones Estados Unidos 2020   /   Donald Trump   /   Joe Biden   /   Estados Unidos   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO