Internacional

ESTADOS UNIDOS

Trump justifica a los neonazis y ataca a “la izquierda” por la violencia en Virginia

El presidente responsabilizó de la violencia en Charlottesville (Virginia) tanto a grupos neonazis y supremacistas como a los manifestantes de izquierda entre los que estaba la asesinada Heather Heyer.

Diego Sacchi

@sac_diego

Miércoles 16 de agosto de 2017

Trump fue duramente criticado por la respuesta del mandatario al asesinato de una manifestante por parte de grupos de extrema derecha el fin de semana en Virginia.

Tanto demócratas, como miembros de su propio partido, el republicano, criticaron la respuesta inicial que dio ante el asesinato de Heather Heyer, en una marcha en la localidad de Charlottesville.

Te puede interesar: Honor y gloria a Heather Heyer: “Si no estás indignado, no estás prestando atención”

Desde la Casa Blanca habían difundido un comunicado en la que recordaba que el presidente había dicho "con mucha contundencia que condena todas las muestras de violencia, fanatismo y odio" y en la que subrayaba que "por supuesto, eso incluye supremacistas blancos, el Ku Klux Klan (KKK), neonazis y todos los grupos extremistas", buscando mitigar las críticas al mandatario-

Ese intento naufragó este martes cuando Trump dijo "Hubo un grupo de un lado que fue malo y hubo un grupo del otro lado que también fue muy violento", durante una conferencia de prensa en Nueva York.

Pero Trump fue mucho más allá, al acusar también como responsables por los hechos a “grupos de la izquierda alternativa”. "Fueron unos sobre otros con bates (...) fue algo horrible de ver", dijo a los periodistas que le preguntaron a la entrada de la Torre Trump de Nueva York, antes de agregar que los manifestantes de izquierda "atacaron con violencia al otro grupo".

Y para rematar la justificación a la violenta acción de los grupos neonazis y supremacistas blancos, Trump agregó que “no toda esa gente es neonazi, créanme, no toda esa gente es supremacista blanca” y argumentó que muchos solo iban a protestar contra el quite de la estatua del General R.E. Lee, líder de los ejércitos de los Estados Confederados que luchaban para mantener la esclavitud en el sur de los Estados Unidos.

Donald Trump, ya había calificado este martes de "fanfarrones" a varios líderes empresariales que decidieron abandonaron un grupo que lo asesora, por la respuesta del mandatario al asesinato de una manifestante por parte de grupos de extrema derecha el fin de semana en Virginia.

Varios CEO de importantes empresas estadounidenses abandonaron este lunes un panel que asesora a Trump. Entre los que aún se mantienen junto al presidente se encuentra el presidente de Walmart, Doug McMillon, o la CEO de PepsiCo, Indra Nooyi, que igualmente debieron criticar la tardía respuesta de Trump.

Las declaraciones de este martes por la tarde muestran la hipocresía del presidente. Donald Trump en Twitter escribió un mensaje de “condolencias” por el asesinato de Heather Heyer. Ahora lejos de condenar a sus asesinos, los justifica igualando a los grupos neonazis y supremacistas, responsables del asesinato, con las organizaciones de izquierda y por los derechos civiles a las que perteneció Heyer.

La realidad es que desde que asumió el actual presidente, los sectores más conservadores y reaccionarios han adquirido relevancia y poder. Los acontecimientos de Charlottesville muestran que es necesario continuar la lucha por la defensa de los migrantes, contra el muro de Trump y detener la ofensiva derechista y los grupos neonazis.






Temas relacionados

Estados Unidos   /   Virginia   /   Donald Trump   /   Neonazis   /   Estados Unidos   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO