Cultura

CULTURA

“Un disco a partir de otro” Parte I

En el mundo del Hiphop, hay términos conocidos como Beat, sample o loop, que determinan la estética sonora del mismo. Estos términos definen una lógica musical que trasforma un producto envasado en algo totalmente nuevo, esto, más por necesidad que por interés, se vuelve una declaración de guerra contra toda industria que pretenda hacer del arte algo por lo que se deba pagar.

Simón Bousquet

Tesorero sindicato GAM

Martes 27 de enero de 2015 | 23:04

Para comenzar podríamos decir que Hiphop, en pocas palabras, es un conocimiento construido en colectividad, musical y social, que se tomó las canchas de los bloques en el Bronx durante los años 70, para hacer fiestas gratuitas, crear y compartir una forma enfrentar y expresar la vida que se ha expandido durante más de 30 años por todos los rincones del mundo.

Así mismo, es también un género meramente musical, un producto comercial envasado con el objetivo neto de venderse, que paradójicamente, gracias a los amplios recursos burgueses, logró cruzar fronteras y continentes, expandiendo las ideas, lógicas y formas del hip hop.

Desparramándose de mano en mano, el disco, la idea, en países como Brasil, Chile y España, tomó un peso fundamental, logró hacerse un factor muy importante dentro de la historia internacional del hip hop, reflejando la realidad de favelas y poblaciones.
La transformación.

Comenzamos hablando de una necesidad que transforma, el embrión de esta transformación lleva por nombre “break” y es el néctar del atentado que genera el hiphop como género musical y social, por su mera existencia, contra los derechos de autor y la industria de la música. El break es un extracto de una canción que compone una totalmente nueva: un pedazo de una sección musical donde se hace una transición en el ritmo, por ejemplo, un redoble de batería o una solitaria línea de bajo. Lo que comúnmente será una mera pieza del conjunto, para el hip hop significa el puntapié inicial de una composición totalmente nueva.

Su comienzo se dio de la mano de los primeros Dj´s, que con dos tornamesas, un mezclador y dos vinilos girando, extraían el corte. Aunque su verdadero salto, que planteo el comienzo de la madurez y una verdadera explosión de material nuevo, fue la aparición del sampleador digital, que con su versatilidad permitió utilizar no solo breaks, si no trozos de baterías de cualquier disco existente.

El siguiente corto de Electric Method explica, de la mano de una genial composición, la lógica detrás del sampling.

Una característica clave es que no copia: troza, pega y transforma, rompe un esquema lineal y lo vuelve circular (loop), un trance, una pista sobre la que improvisar nuevos pasos de baile y frases improvisadas, en palabras de uno de los más históricos exponentes del Hiphop, Grandmaster Flash, “la mejor parte de una gran mezcla”.

Este hecho ha esculpido características absolutamente únicas en el hiphop. Ha forjado un lenguaje de combate, una batalla casi deportiva por el verso, el corte, el paso y el trazo perfecto, por la necesidad de crear, pero con un contenido de importancia central, como intentábamos definir en un comienzo; podríamos decir que el hip hop es primordialmente “un conocimiento constituido de manera colectiva”, no siendo coincidencia, que el reflejo expreso sea justamente, el de los duros días de las capas más oprimidas, como los negros, haciendo referencia a la realidad cotidiana de quien lo crea. Sin tiempo para crear, ni espacios para compartir, ni muros donde plasmar su arte, el orden social, burgués, va contra la lógica del hip hop. Un ejemplo actual es el florecimiento de canciones y temas de hip hop por el asesinato de Mike Brown y Eric Garner, contra la brutalidad y la impunidad policial.

Viéndolo así, en una realidad capitalista, donde con escasos recursos, deben pagarse altos precios por un disco o por caros instrumentos musicales para crear, la gran industria de la música cobra su tajada. En una realidad donde no existe el tiempo de ocio, el hiphop toma lo que no “le pertenece” y lo transforma, lo que abre el debate sobre si un producto, creado bajo esta lógica, ósea, una creación a partir de un material envasado es o no un original. La verdad es que para los términos capitalistas, la única medición es el derecho que da pagar por otro derecho.

Continúa en la parte II.






Temas relacionados

Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO