REFORMA TRIBUTARIA

Un triunfo precario del gobierno y una oposición funcional a Piñera

Con el apoyo DC, el gobierno logró aprobar la idea de legislar la reforma tributaria en beneficio del gran capital. Una victoria táctica que, sin embargo, no le permite recomponer su desgaste.

Pablo Torres

Comité de Redacción / Partido de Trabajadores Revolucionarios

Jueves 11 de abril | 10:48

El Gobierno se anotó un triunfo táctico al aprobar la idea de legislar la reforma tributaria. Tras ocho meses de presentado el proyecto que permite la integración del impuesto a las empresas con el de sus empresarios, y que ahorrará millonarios recursos a la clase capitalista y los grandes ricos, es el primer paso para aprobar el proyecto e ir por las siguientes: la previsional y laboral.

Sin embargo, como es un gobierno de minoría parlamentaria, la "oposición" unida hubiera podido bloquear el proyecto. Pero se aprobó gracias justamente a un sector de la oposición, la DC, que en su "camino propio" ha decidido jugar el rol de puente de colaboración para la estabilidad del gobierno y para asegurar su programa. Ya lo vimos el año pasado, con proyectos importantes como Aula Segura.

Esto muestra el carácter reaccionario del acuerdo de "unidad de la oposición" en torno a "mínimos comunes" que venía exigiendo el Frente Amplio y el PC a la DC y al progresismo neoliberal, siempre dispuestos a conciliar y pactar con la derecha. El acuerdo de "unidad de la oposición" se mostró solo una semana después, ser completamente funcional al conservadurismo DC, y bajo esa vía, al gobierno. Junto a ello, fueron los votos de la "izquierda", del FA y el PC los que instalaron al conservador DC Iván Flores en la presidencia de la Cámara de Diputados.

Desde la oposición los demás sectores enfriaron relaciones con la DC. Jackson (RD) "descubrió" que la DC "traiciona". El PH pidió a Flores que renuncie a la presidencia en Diputados porque fue un acuerdo basado en mentiras. Pero no es casual esta "traición": simplemente revisar la trayectoria histórica DC les hubiera permitido saber que en el adn demócrata-cristiano está el co-gobierno con la derecha. No solo fueron golpistas el 73, sino luego junto a EE.UU., la iglesia, los militares, empresarios y la derecha de la dictadura, orquestaron la transición pactada a la democracia para engañar al movimiento de masas contra la dictadura hacia una transición que consolidaría la herencia de la dictadura bajo un régimen tutelado por los militares y por los enclaves autoritarios. Ni qué decir su rol durante los gobiernos concertacionistas, presentándose como uno de los pilares del "partido del orden" burgués.

Un breve recuento permite develar su carácter de clase, en beneficio de los intereses empresariales contra las mayorías trabajadoras y como partido del orden de este régimen anti-popular. Lo que Jackson "descubrió" es algo que se sabía cuando pusieron a la DC a presidir Diputados: que votarían las leyes a la derecha y les ayudarían a gobernar.

Sin embargo, la propia DC queda cuestionada internamente y puede aumentar su fragmentación. Piñera y su gobierno aunque logran un triunfo, es precario, a costa de concesiones y el "pirquineo" de votos le puede jugar luego en contra. La reforma tributaria no logrará hacer que los "tiempos mejores" lleguen a las mayorías y, así, puede seguir desgastándose.

En momentos de un Gobierno débil, pero que busca reformas empresariales, y una oposición que le aprueba sus reformas, más que nunca se necesita una oposición social en las calles para enfrentar al gobierno, y luchar por una alternativa política independiente de los trabajadores, sin ninguna alianza con la DC ni el progresismo neoliberal PS.






Comentarios

DEJAR COMENTARIO