Política Chile

[Valparaíso] Universidades y hospitales crean 10.000 mascarillas faciales "3D" ¡Estas iniciativas pueden multiplicarse si se afectan las ganancias de los empresarios!

Dada la crisis sanitaria desenvuelta por la propagación del covid-19 en el país, la llamada comunidad “Makers” levanta una campaña regional para que instituciones, organizaciones y/o personas que tengan medios y herramientas tecnológicas para fabricar máscaras faciales 3D se unan en un trabajo colaborativo para confeccionar 10.000 máscaras en Abril destinado a hospitales y consultorios públicos.

Miércoles 8 de abril

La Municipalidad de Valparaíso y Viña del Mar, el Hospital Carlos Van Buren, el Hospital Gustavo Fricke, el Colegio Médico Regional y las universidades de Valparaíso Federico Santa Maria (UFSM), la Pontificia Católica de Valparaíso (PUCV) y la Universidad de Valparaíso (UV) se sumaron a la “campaña alianza público-comunitaria”, iniciativa de la comunidad Mackers que busca organizar un trabajo en conjunto que contribuya a la falta de implementos de higiene tanto para el personal de salud como para las y los usuarios de la salud pública.

Dicha campaña comenzó a viralizarse por medio de las redes sociales y fue impulsada por fabricadores independientes de la región que utilizan impresoras 3D, quienes componen la denominada “comunidad mackers”. En su página https://www.escudosfaciales.cl/ levantaron la consigna “¡queremos mitigar el contagio en el personal de salud!” aludiendo a los 286 casos de trabajadores de la salud contagiados a nivel nacional.

Extendieron la siguiente propuesta: “Invitamos a cada institución, organización o persona que tenga una impresora 3D a participar de esa iniciativa, y también a otras instituciones que quieran aportar con insumos para la fabricación de estos protectores faciales. Todos ellos irán de forma gratuita al sector público”.

En medio de la crisis sanitaria y la deficiencia en la salud pública esta campaña no demoró en ser acogida por universidades y centros de salud de la región, los cuales ya han venido tomando iniciativas para aportar a evitar la propagación del virus y la muerte de los sectores más vulnerables.

Una de estas, es el trabajo que han hecho estudiantes y profesores en el centro de Diagnóstico e investigación de Enfermedades Infecciosas de la Escuela de Medicina de la UV, el cual permite el reconocimiento del virus en menos de 24 horas. Sumado a la organización entre carreras de Ingenerías, diseño y área de la salud para fabricar prototipos de máscaras faciales con los implementos de la universidad.

Trabajo colaborativo para enfrentar la crisis, pero ¿quienes financian?

La actual crisis sanitaria afecta en mayor medida a la salud pública, sector estatal que previo a la propagación del covid-19 ya se encontraba desabastecido y precarizado.

La cruda realidad del servicio hospitalario público es el motivo por el cual diferentes sectores de la población levantan iniciativas para intentar ayudar al colapso del olvidado sector público, el cual ya ha costado la vida de personas vulnerables en el país, como el caso del joven de puente alto fallecido hace dos días.

La Alcaldía Ciudadana del Frente Amplio en Valparaíso y la Municipalidad de Viña del Mar dirigida por la Unión Democrática Independiente (UDI) se sumaron a dicha iniciativa, pero ¿Qué respuestas han dado esos municipios ante las deplorables condiciones de los centros de salud públicas de la V región?

Ante esta crisis, las medidas que han tomados son totalmente insuficiente, mientras los trabajadores del Gustavo Fricke denunciaron públicamente la falta de insumos, Regginato utiliza esta iniciativa como un lavado de imagen.

La región de Valparaíso posee uno de los sectores productivos que recibe millonarios ingresos diariamente; el puerto. No obstante, como este se encuentra privatizado todas las ganancias se van al bolsillo del empresario Von Appen, integrante de una de las familias más ricas del país, quienes han tenido una historia ligada al negocio portuario por más de 60 años.

Si los millonarios ingresos del puerto fueran destinados para abastecer al servicio de salud pública, construir más cesfam en la región o suministrar de forma gratuita a la población con insumos básico para que pueda cumplir medidas preventivas como el uso obligatorio de mascarillas, se podría garantizar no sólo atención pública de calidad para todes, sino que también salvar vidas de quienes no tienen los recursos para pagar por su salud.

También es fundamental de que estudiantes junto a trabajadores se organicen, pongan a disposición sus conocimientos y recursos para enfrentar la crisis sanitaria, pues la posición que han tomado cientos de empresarios y sectores privados nivel internacional deja en total claridad que no les importan nuestras vidas, sólo sus bolsillos empresariales.

El gobierno también ha dejado en claro sus prioridades y las consecuencias han sido el aumento de la crisis sanitaria sin garantías de derechos mínimos para la mayoría de la población. Mientras que las y los trabajadores junto con les estudiantes se están ubicando en primera línea para batallar la pandemia, como se expresa con la campaña Makers. Sin embargo, esta estaría siendo financiada por estudiantes, trabajadores y los mismos hospitales desmantelados. Que los capitalistas y empresarios paguen la crisis, no la clase trabajadora.

Es por esto que se vuelve una necesidad que la clase obrera luche para que sea quien tenga control de la producción nacional y que ésta la ponga disposición de la crisis con un plan de reconversión de la economía para combatir la crisis sanitaria porque ¡nuestras vidas valen más que sus ganancias!






Temas relacionados

Política Chile   /   Valparaíso   /   Puerto de Valparaíso   /   Universidad de Valparaiso

Comentarios

DEJAR COMENTARIO