Internacional

30, 31 DE JULIO Y 1° DE AGOSTO

[Videos] Mirá el cierre de la Conferencia virtual latinoamericana y de los EE. UU.

La Conferencia virtual latinoamericana y de los Estados Unidos se realizó entre el 30 de julio y el 1° de agosto, y fue convocada por el Frente de Izquierda Unidad de Argentina. Presentamos a continuación la sesión de cierre del sábado 1° de agosto, que contó con un plenario de apertura y otro de cierre, además de una decena de rondas temáticas de intervención. Mirá el video de la jornada completa y las intervenciones por separado de las y los miembros de las organizaciones de la Fracción Trotskista - Cuarta Internacional.

Sábado 1ro de agosto | 22:00

Conferencia virtual latinoamericana y de EE. UU. - YouTube

El sábado 1/8 finalizó la Conferencia virtual latinoamericana y de los EE. UU. convocada por el Frente de Izquierda Unidad de Argentina. Este plenario de cierre donde participan más de 40 organizaciones, fue antecedido por tres mesas de debates distribuidas en dos jornadas el jueves 30 y viernes 31.

La apertura de la sesión plenaria de la Conferencia virtual latinoamericana y de los EE. UU. comenzó con la presentación de las organizaciones del Frente de Izquierda y de los Trabajadores - Unidad, que la convocaron. Entre los oradores de la apertura de la sesión plenaria estuvo Christian Castillo del PTS, Gabriel Solano del PO, Juan Carlos Giordano de IS y Alejandro Bodart del MST.

Presentamos a continuación la exposición de Christian Castillo dirigente del PTS y de la Fracción Trotskista - Cuarta Internacional.

Te puede interesar: Christian Castillo: "El desafío es construir partidos revolucionarios y la IV Internacional"

Luego de cinco horas de deliberaciones, con la participación de más de 40 organizaciones de América Latina y Estados Unidos, las intervenciones finales de la conferencia estuvieron a cargo de representantes de las cuatro corrientes del FIT-U, convocantes al evento y contó con el cierre de Nicolas del Caño, Diputado Nacional por el PTS de Argentina y miembro de la Fracción Trotskista-Cuarta Internacional.

Te puede interesar: Del Caño: "Tenemos la gran tarea de ganar a esta nueva generación para la perspectiva de la revolución socialista"

A lo largo de la jornada de cierre del sábado se realizó una serie de 11 rondas de intervención temáticas con 4 expositores y expositoras de cada una de las organizaciones convocantes o sus organizaciones internacionales afines y otras organizaciones invitadas. Los debates, que tuvieron lugar de forma virtual, siguieron las siguientes temáticas: Chile, Estados Unidos, Venezuela, Brasil, Bolivia y Paraguay, Ecuador y Perú, Argentina, Colombia y México, Centroamérica y el Caribe, además de dos mesas con tema libre.

En todas estas rondas de intervención por países, estuvieron presentes oradores y oradoras de la Fracción Trotskista - Cuarta Internacional: Dauno Tótoro del PTR de Chile, Julia Wallace de Left Voice de Estados Unidos, Karina Rojas de la CTS de Uruguay, Ángel Arias de la LTS de Venezuela, Diana Assunção del MRT de Brasil, Violeta Tamayo de la LOR-CI de Bolivia, Cecilia Quiroz de la CST de Perú, Jorge Medina del PTS de Argentina, Myriam Bregman del PTS de Argentina, Aldo Santos del MTS de México, Esteban Fernández de OS de Costa Rica.


Mirá la intervención de Dauno Tótoro, dirigente del PTR de Chile miembro de la Fracción Trotskista.

"Hola compañeras y compañeros. Soy Dauno Tótoro y a nombre del PTR de Chile queremos extender un saludo a todas las organizaciones presentes y al público que nos está mirando en redes sociales. Junto con el PTS y varias organizaciones aquí presentes somos parte de la Fracción Trotskista – Cuarta Internacional.

En Chile Piñera viene de hacer su quinto cambio de gabinete en lo que va de su mandato y se encuentra en una crisis política total.

El país se ha remecido por la enorme rebelión que se inició en octubre y que tuvo su momento más álgido en el paro nacional del 12 de noviembre, el más importante desde el fin de la dictadura.

El gobierno frente a esto ha impulsado una agenda represiva que mantiene al día de hoy a cerca de 2.000 presos políticos de la rebelión, y en la impunidad total a los represores. Por eso planteamos la libertad a las y los presos políticos de la rebelión, la libertad a los presos políticos mapuche y justicia y verdad por los luchadores caídos, como el comunero Camilo Catrillanca.

En mi caso, el gobierno se querelló por la ley de Seguridad Interior del Estado, por llamar a organizar la huelga general para sacar a Piñera. Esto motivó una gran campaña democrática, el intendente tuvo que desistir de la querella y los principales medios lo calificaron como una derrota judicial del gobierno. 

La lucha contra la represión es parte de la lucha por acabar con la herencia del pinochetismo. En ese camino además hemos enfrentado diferentes trabas que quieren ponerle coto a la movilización, como lo son el Frente Amplio y el Partido Comunista.

En el caso del Frente Amplio, fueron parte de la “cocina” del Acuerdo por la Paz para desviar nuestra lucha y luego incluso un sector votó a favor de la ley anti-protestas. 

Y por parte del PC, a la cabeza de la CUT, mantiene una tregua criminal con el gobierno de Piñera e incluso votaron a favor de la ley de protección de empleo, junto a la derecha, que significó un enorme ataque a las condiciones del trabajo.

Pero por otro lado, hemos visto como durante la rebelión y ahora en pandemia han surgido cientos de expresiones de organización: como los comités de emergencia, las asambleas territoriales y las brigadas de salud.

Estos espacios deben articularse, multiplicarse, porque pueden convertirse en puntos de apoyo para articular una gran alianza obrera y popular, junto al poderoso movimiento de mujeres, que en Chile ha remecido al país en todos estos últimos años, junto al pueblo mapuche y todas sus reivindicaciones históricas, para imponerle a la burocracia sindical un verdadero plan de lucha y que rompa su tregua con el Gobierno.

Porque como se demostró el 12 de noviembre, cuando los grandes sindicatos convocan a la huelga general y entra en movimiento la fuerza de la clase trabajadora, se puede frenar y es posible derrotar los planes del gobierno y abrir así una perspectiva revolucionaria.

Por eso durante la rebelión impulsamos el Comité de Emergencia y Resguardo en Antofagasta, que movilizó el 12N a cerca de 25 mil personas, y durante la pandemia, desde el hospital Barros Luco en Santiago levantamos el comité de salud y seguridad, y hoy estamos impulsando junto a diferentes organizaciones, coordinadoras y dirigentes una declaración y un programa por Pan, Salud y Trabajo, y para que esta crisis la paguen los capitalistas.

Los dueños del país y sus partidos conspiran para limitar la voluntad popular y aplastar cualquier intento de retomar y profundizar el camino de octubre. Por eso nos estamos preparando e impulsando instancias de auto-organización, porque será sólo derrotando a la burguesía y conquistando un gobierno de trabajadores como podremos resolver los grandes problemas que nos aquejan. 

Por eso también, a través de La Izquierda Diario, donde recibimos más de 1 millón de visitas mensuales, estamos abriendo una discusión con diferentes sectores en torno a la discusión de la lucha por la construcción de un gran partido revolucionario en Chile. 

Por eso hoy también desde el PTR hoy buscamos extender nuestra legalidad para poner esa herramienta justamente a disposición de que sean cientos de trabajadores y luchadores los que podamos presentar una alternativa revolucionaria y socialista. 

Esto porque nos proponemos intervenir en todos los escenarios políticos y de la lucha de clases, denunciando este proceso constituyente tramposo y amañado y planteando la lucha por una Asamblea Constituyente Libre y Soberana, y por un gobierno de las y los trabajadores."


A continuación la exposición de Julia Wallace de Left Voice de Estados Unidos (FT-CI).

"Camaradas de lucha, estamos en "Agosto Negro", una conmemoración creada por los revolucionarios negros en los EE.UU. en honor a la Revolución Haitiana, el levantamiento de los esclavos de Nat Turner y por la libertad de los prisioneros políticos. Mientras hablo los jóvenes están en las calles de los Estados Unidos, enfrentando las tropas federales en Portland donde las batallas han sido combativas y sin cuartel.

Hay menos gente en las calles pero las batallas continúan con furia. La furia de los levantamientos se dirige contra la policía, que son fanáticos racistas, violentos y corruptos en todo el país y el mundo. La combinación de la crisis económica y la pandemia que golpeó a los negros más que a cualquier otro grupo en el país fue la tormenta perfecta.

El movimiento ha sido liderado por la población negra, pero incluye un sector multirracial, en su mayoría jóvenes. También hemos visto algunas acciones obreras por las vidas de los negros, como las huelgas portuarias de la Costa Oeste y las incontables declaraciones de los sindicatos que apoyan el movimiento Black Lives Matter.

Como mi camarada Jimena ya explicó el jueves, los demócratas están tratando de presentarse como la alternativa a Trump, tratando de cooptar el movimiento como lo han hecho muchas veces. No voy a repetir lo que ella dijo, pero sólo subrayar que cualquier oposición a Trump debe ir acompañada de una delimitación tajante del Partido Demócrata.

Quería dejar clara también la relación entre el racismo y el capitalismo. Desde Lenin hasta Trotsky, nuestra tradición ha discutido durante mucho tiempo que la lucha de los negros debe ser una preocupación central de los socialistas revolucionarios. Esta bandera debe ser tomada por los trotskistas de hoy.

Y somos conscientes de que el único actor que tiene el poder de derrotar el racismo y todas las formas de opresión hasta el final es la clase obrera. El racismo es enemigo de la clase obrera. Así que luchamos por la hegemonía obrera, luchamos por que nuestras organizaciones tomen la lucha contra el racismo aquí y ahora.

En nuestros lugares de trabajo, impulsamos el movimiento de base que lucha por expulsar a los policías de nuestros sindicatos, escuelas y lugares de trabajo en contra de la burocracia sindical. La policía no son trabajadores, son nuestros enemigos de clase.

Los levantamientos que están ocurriendo son contra la policía que estrangula a George Floyd hasta la muerte. En los EE.UU. los sindicatos de policía han defendido los ataques, violaciones y asesinatos de la policía. Están llenos de supremacistas blancos.

¡Es absurdo defender los sindicatos de la policía! ¿Por qué querríamos que nuestros enemigos de clase tuvieran salarios más altos y mejor organización? ¡No! Fuera los policías de nuestros sindicatos

También tenemos que luchar para que nuestros sindicatos tomen un papel activo en la unidad de las luchas que están se están dando en este momento: el coronavirus está en aumento en los EE.UU., y los capitalistas quieren enviar a los maestros de vuelta a aulas superpobladas. Los planes de desempleo expandido están terminando, así como una moratoria de desalojos, mientras que Jeff Bezos y otros capitalistas obtienen enormes ganancias.

Y además, a lo largo de la pandemia, el imperialismo estadounidense ha seguido causando estragos en todo el mundo. Sigue lanzando bombas en lugares como Irak, construyendo el muro fronterizo racista y deportando inmigrantes a América Central. De la misma manera, los republicanos y los demócratas están unidos en su política hostil hacia China

Por eso, como Left Voice, somos parte de la lucha multirracial dirigida por los negros contra la brutalidad policial y el racismo estructural. Participamos en la ocupación de Nueva York, somos trabajadores de la salud en la primera línea de la pandemia y nuestros compañeros fueron arrestados por estar en las mobilizaciones.

En nuestros sindicatos luchamos para expulsar a la policía. Con 500 mil visitas al mes, Left Voice es una voz conocida en la izquierda que presenta una perspectiva socialista en la lucha contra el racismo y a favor de la auto-organización democrática de los sectores en lucha.

Nuestra publicación juega un papel central en el reagrupamiento de los revolucionarios en los EE.UU., polemizando con el DSA para que rompa con el Partido Demócrata, y sentando las bases para construir una organización revolucionaria por la cuarta internacional en el centro del imperio.

Muchas gracias por organizar este acto."


Publicamos también la intervención de Karina Rojas de la CTS de Uruguay (FT-CI).

"Como militante de la Corriente de Trabajadores por el Socialismo, organización hermana del PTS argentino, y de la Agrupación Internacional Pan y Rosas, quiero enviar un saludo a toda la Conferencia y agradecer la invitación a participar.

Acá en Uruguay, como parte del movimiento de mujeres internacional, los 8M se reúnen verdaderamente cientos de miles de mujeres. Si bien nosotras hemos conseguido reglamentar el aborto, creemos que es una tarea pendiente de toda América Latina y por eso saludo la lucha de los pañuelos verdes, tanto en Argentina como en Chile. Un saludo queridas compañeras.

Uruguay no es un país ajeno a la cruda realidad que se vive en otros países, por más que internacionalmente se haya pintado la situación de otra manera.

Las mujeres en la pandemia fueron unas de las más perjudicadas, no solo por el aislamiento, sino por ocupar los trabajos más precarios, que fueron de los primeros que se cortaron. Las mujeres somos la “primera línea” en esta batalla contra el COVID, pero también la primera línea en el sostén del sistema de cuidados, de las tareas reproductivas y en las ollas populares.

Si bien aquí no hubo cuarentena obligatoria, la pandemia vino a acelerar los tiempos de ajuste de la burguesía. El triunfo del derechista Luis Lacalle Pou marcó un parate en los tres períodos consecutivos del gobierno frenteamplista que más allá de algunas cuestiones sociales, no logró tocar la estructura del capitalismo dependiente uruguayo.

Lacalle Pou, del Partido Nacional, llegó al gobierno gracias a una coalición de derecha, que incluye a Cabildo Abierto, del ex comandante en jefe del Ejército Guido Manini Ríos, con un discurso de ultra derecha, totalmente misógino y conservador.

El plan del gobierno se basa en tres aspectos: por un lado, una gran reestructuración de las cuentas públicas, a partir de un recorte – por decreto, y sin ningún criterio – de un 15 % en el gasto público. En el ámbito privado, se firmó una rebaja salarial atada al porcentaje de la caída de la economía. Y en tercer lugar, se aprobó una Ley de Urgente Consideración, de corte neoliberal, regresiva y profundamente represiva, que otorga mayores poderes a la policía, restringe el derecho a la protesta, el derecho a la huelga, entre muchos otros artículos, buscando de alguna manera un marco legal para aplicar este ajuste.

Para todo esto el gobierno necesitó de la colaboración del Frente Amplio, ahora en la oposición, y de la central obrera, el PIT-CNT, quienes se hicieron eco del discurso de unidad nacional y de la idea de que al coronavirus lo enfrentamos “entre todos”.

Contradictoriamente a eso, hoy por suerte, estamos viendo el desarrollo de varias luchas del sector público contra el desmantelamiento de programas enteros, que inclusive van a atender las necesidades de los sectores más vulnerables, la no renovación de los contratos que ya tenían un nivel de precarización en el estado. Vimos también un paro de 24hs y movilización de los funcionarios de las empresas públicas contra los intentos de privatización, y en el sector privado estamos presenciando también importantes movilizaciones como la de los trabajadores del transporte contra la rebaja salarial, una caravana histórica de los trabajadores del Frigorífico Canelones que recorrieron a pie 40km, por la reapertura de su frigorífico, o el sector de la pesca o tantos otros que nosotros desde La Izquierda Diario venimos cubriendo y venimos solidarizándonos. Pero obviamente lo que falta es una coordinación nacional de todas estas luchas.

Por otro lado, emerge un movimiento contra esta Ley de Urgente Consideración, la LUC le decimos nosotros acá, desde sectores del movimiento de mujeres, del movimiento ambientalista, estudiantiles, juveniles y algunos sindicatos de base, que vienen desarrollando volanteadas, mesas debates y varias movilizaciones de miles de personas que quieren enfrentar el avance represivo.

Con unas 20 mil entradas, la Izquierda Diario Uruguay trata de contribuir a que la clase trabajadora termine de hacer la experiencia con su dirección histórica, el Frente Amplio, y con la dirección mayoritaria en el PIT-CNT, hegemonizada por el Partido Comunista del Uruguay, y para que pueda confluir la clase trabajadora con esta juventud antirrepresiva que empieza a salir a la calle.

Queremos dar un saludo a esta Conferencia y nuevamente reforzar la idea de construir una alternativa anticapitalista, obrera y socialista en Uruguay, retomando las mejores tradiciones de nuestro movimiento obrero. Muchas Gracias."


Ponencia del compañero Ángel Árias, dirigente de la LTS de Venezuela (FT-CI)

"Buenas tardes, compañeras y compañeros. Desde la LTS, organización hermana del PTS en la Fracción Trotskista por la Cuarta Internacional, queremos señalar que la cuestión del chavismo y de Venezuela resulta importante en esta conferencia por el gran impacto que tuvo en la región y en la propia izquierda, así como por la catastrófica situación actual para las masas –producto de la deriva de ese proyecto­­–, y por ser centro del más agresivo intervencionismo imperialista en América Latina en las últimas décadas.

Si bien el chavismo fue el más a izquierda de los regímenes que sucedieron a la ofensiva neoliberal, enfrentado a la hostilidad del imperialismo estadounidense y el grueso de la burguesía local, que intentaron derrocarlo en más de una ocasión, no dejaba de ser una variante de los proyectos con aspiraciones de nacionalismo burgués. Por eso, no solo no transformó revolucionariamente el capitalismo dependiente venezolano, sino que al cambiar las condiciones económicas favorables con que contó, ha derivado en un régimen profundamente autoritario, cuasi-dictatorial, entreguista a capitales internacionales, verdugo de las conquistas obreras y de las condiciones de vida de las masas; con una clase obrera impotente para hacerle frente, y en eso juega un papel fundamental el previo proceso de cooptación, estatización y disciplinamiento del movimiento obrero ocurrido bajo Chávez.

Había que enfrentar a la reacción codo a codo con las masas que confiaban en Chávez, por supuesto, como lo hicimos todas las corrientes de izquierda frente al golpe de 2002 y el paro-sabotaje patronal y petrolero, pero había que preservar la independencia política y organizativa de los revolucionarios, había que dar constantemente una lucha por la independencia política de la clase trabajadora frente a Chávez y su gobierno. El chavismo, compañeros, no solo engulló a partidos nacionales de la izquierda reformista, sino también a corrientes provenientes del trotskismo que contaban con importante inserción previa y sumaban cientos de militantes, llevándolas a su mínima expresión. Necesitamos entonces sacar lecciones políticas y estratégicas.

Por ejemplo, levantar una candidatura obrera independiente en elecciones presidenciales (como en 2006), una pelea política que dio nuestra corriente, no fue posible, por la firme oposición de la mayoría de las corrientes, que en cambio llamaron entusiastas a los trabajadores a votar y confiar en Chávez. Un incipiente intento de construir un partido de trabajadores revolucionario, fue abortado cuando un sector lo rompió para irse al partido único de gobierno llamado por Chávez (el PSUV). Una ubicación diferente de la izquierda obrera y socialista, probablemente no hubiera sido suficiente para cambiar el rumbo fundamental de los acontecimientos futuros, pero sí habría significado la construcción de un importante polo de referencia por izquierda para miles de luchadores y luchadoras de la clase obrera, la juventud y el movimiento de mujeres. En fin, haber llegado mucho mejor preparados a la catástrofe actual.

Nos parece entonces que enfrentar a Maduro, pero seguir reivindicando el proyecto de Chávez, compromete la independencia de clase. Y es insólito que los compañeros que antes se subordinaron a Chávez, luego embellecen las ofensivas de la derecha proimperialista y golpista, llegando al extremo de sumarse a las mismas, llamándolas "rebeliones populares”; o establecen alianzas con burocracias sindicales que apoyan a la derecha y la ofensiva de Trump encabezada por Guaidó; una incomprensión de la idea del frente único obrero, que no implica convivencia pacífica con esas burocracias. Al gobierno de Maduro y las FFAA hay que enfrentarlo al mismo tiempo que se combate también al imperialismo y a la reaccionaria oposición de derecha; luchando por un plan de emergencia obrero y popular contra el hambre y la miseria, contrapuesto tanto a las políticas de Maduro como a los planes de Guaidó y toda la oposición de derecha.

Sobre estas bases, en la LTS consideramos necesario abrir una discusión para apostar a un reagrupamiento de las fuerzas de la izquierda anticapitalista y socialista, de quienes resisten a la desmoralización, a los cantos pseudo-democráticos de la derecha proimperialista y quienes están abiertos a superar por izquierda el chavismo.

Finalmente, aprovechamos para insistir en el total rechazo a las sanciones imperialistas, que agravan las sufrimientos del pueblo, y llamamos a la Conferencia (en especial a los compañeros y compañeras de Estados Unidos) a rechazarlas con fuerza; así mismo inivitamos a la conferencia a sumarse a la campaña unitaria por la libertad de los trabajadores presos, que estamos impulsando junto a otros compañeros, con casos emblemáticos como el compañero Rodney Álvarez, 9 años presos sin juicio ni sentencia. ¡Libertad plena para Rodney y todos los trabajadores presos o enjuiciados por luchar en Venezuela!"


Participación de la compañera Violeta Tamayo de la LORCI de Bolivia (FT-CI)

"Saludos a todes. Soy Violeta Tamayo, dirigente de la juventud de la Liga Obrera Revolucionaria y de la Agrupación de Mujeres Pan y Rosas, organización hermana del PTS y de todas las organizaciones que integran la Fracción Trotskista.
Como saben, Bolivia ha visto combinada la crisis política extendida desde el golpe de Estado, con la crisis de sociosalubridad, sobre lo que hay un manejo absolutamente negligente por parte del gobierno golpista, dejando un escenario de catástrofe y muerte, con una ascendente represión, criminalización de la pobreza y de la protesta y prorroguismo indefinido. Todo ello, ha despertado un enorme descontento, que gracias al rol del partido de Evo Morales, el MAS, la burocracia sindical y su mayoría parlamentaria que viene negociando desde noviembre con el golpismo, canalizan la indignación a ilusiones electorales, sin un programa que pueda dar una salida a esta crisis brutal con los sectores empobrecidos, como la nacionalización del sistema de salud.

Para comprender cómo se llegó a este escenario, quiero revisar la evolución política nacional centrándome en la posición de las organizaciones de izquierda, sobre todo durante el golpe de Estado. En este punto, se debe señalar como ejemplo máximo de la capitulación al POR, partido histórico del trotskismo boliviano, que sostiene que los hechos de noviembre fueron una “rebelión popular” y participó de la asonada derechista, incluso con representantes dentro de organismos policlasistas que jugaron un rol reaccionario, como los llamados comités cívicos: hoy, no solo está ausente de las diversas movilizaciones, demostrando su desinterés por disputar esa enorme base social al MAS, sino que también padece de un sectarismo despreciativo de las mismas.

Estas posiciones no caen del cielo, se construyeron desde hace años atrás, no solo en el POR sino también en otras organizaciones que mientras correctamente señalan a nivel internacional que hubo golpe en Bolivia, localmente no se atreven hasta hoy a caracterizarlo como tal; es el caso de ARPT, compañeros presentes en esta conferencia que en la asonada derechista decían “abajo Añez y abajo el parlamento”. Hablamos de organizaciones que se sumaron a organismos de conciliación de clase como la CONADE, que participaron a nivel nacional de los conflictos por el Referendo Constitucional con el movimiento 21F, y en el caso más extremo como el POR durante el golpe de Estado, sin considerar: 1) la composición de clase de las movilizaciones, que en su mayoría eran de la clase media acomodada blanco-mestiza a la cabeza de la burguesía cruceña y partidos de la extrema derecha; 2)el programa, que si bien se presentaba como democrático porque el MAS entrego esas banderas con diversas arremetidas autoritarias, tenía un contenido racista y absolutamente pro-burgués; y 3) lo más importante, el rol del imperialismo, inocultable durante el golpe de Estado, y que con un poco de internacionalismo, se podía leer correctamente desde un inicio.

Nosotres venimos luchando desde hace años atrás contra la usurpación de la lucha por las libertades democráticas de estos “movimientos ciudadanos”, y contra las políticas antipopulares del MAS, sin ceder ni un centímetro a la derecha boliviana ni integrarnos a movilizaciones como las del movimiento 21F, que ha sido el germen para la asonada derechista. Durante el golpe, participamos de las marchas que espontáneamente respondieron a los tanques militares en la masacres de Senkata, Ovejuyo y Sacaba; y frente al cerco mediático, La Izquierda Diario ha sido una herramienta potente que nos ha permitido vincularnos a diversos sectores dentro de los cuales hemos ganado reconocimiento, como los que protagonizaron la resistencia en Senkata. A través de Pan y Rosas, hemos dado una importante pelea en el movimiento de mujeres para que la movilización del 8 de marzo sea encabezada por las mujeres víctimas de la masacre de Senkata y otros sindicatos de trabajadoras, y lo hemos logrado. Esto fue un gran hecho político importante ya que el golpe también partió aguas al interior de este movimiento, con un feminismo liberal e institucional a favor de todo el bloque de extrema derecha.

Creemos que hoy tenemos un enorme reto ya en marcha: construir una alternativa política revolucionaria internacionalista, que en Bolivia tiene la tarea de disputar al MAS esta base social. Esta lucha no puede darse sino es junto a la clase trabajadora y sectores populares movilizados. Deseo rescatar lo que ya mencionó mi compañera Jimena Vergara el primer día de la Conferencia, sobre la necesidad de superar la idea de que esta tarea la llevaremos adelante creciendo de a uno; desde la FT apostamos a la construcción de un partido revolucionario haciendo una experiencia mayor junto a organizaciones revolucionarias que saquen las mejores lecciones de los grandes combates de la lucha de clases, estando presentes en carne y hueso, disputando este terreno con las variantes reformistas. Saludamos desde ahí, este importante acto convocado por el FITU."


Intervención de Diana Assunção del MRT de Brasil (FT-CI)

"Hola compañeros y compañeras. Soy Diana Assunção, miembro del MRT de Brasil, saludo a todos en esta Conferencia. Bueno, ayer mi compañero André Barbieri planteó nuestra política ante al gobierno ultrareaccionario de Bolsonaro y al régimen de golpe institucional. Nosotros acá luchamos por fuera Bolsonaro, Mourão y los militares y por una Asamblea Constituyente libre y soberana. Desafortunadamente, y a pesar de nuestros repetidos llamamientos, la izquierda en Brasil no defiende esta política y plantea un juicio político parlamentario a Bolsonaro, que en caso de que triunfe significaría la entrada del general Mourão a la presidencia. Otros levantan elecciones generales, que solo cambiarían una parte del personal político, sin cuestionar al régimen. Este grave error, camaradas, tiene raíces teóricas.

Entre nuestras corrientes que se reclaman del trotskismo, las consignas democráticos radicales, como parte del programa de transición hacia la dictadura del proletariado, sufrieron todo tipo de deformaciones, desfigurando este papel que cumplen justamente como parte de este programa de transición. Bueno, están los que transforman el programa democrático radical, incluido la Constituyente, en un fin en sí mismo, hay quienes crean una etapa intermedia entre la caída de las dictaduras o los gobiernos autoritarios y los fines socialistas de nuestro programa, pero están también quienes dicen que son [consignas] "democratizantes". En todos los casos, la consecuencia es debilitar la lucha contra los regímenes burgueses, lo que lleva directamente a adaptarse a ellos. Es lo que pasa hoy en Brasil, incluso adaptándose al PT que asimiló esa estructura política y social, y cuando fue Gobierno empezó a atacar a las masas en el segundo Gobierno de Dilma Rousseff.

Es por eso que quería hablar aquí sobre la relación entre esta consigna democrático radical, la Asamblea Constituyente, los soviéticos y la toma del poder. Trotsky en la década de 1930, nada menos que en la Francia imperialista, llamó a luchar contra el bonapartismo llamando a una Asamblea Nacional similar a la que habían levantado los jacobinos en la Revolución Francesa. Además, habló con los trabajadores llamándolos a luchar, citando a Trotsky ahora, "una democracia más generosa", pensando que cuando los trabajadores se pusieran en movimiento, iban a barrer a todas las instituciones podridas del autoritarismo y avanzarían hacia los soviets. Es por eso que Trotsky siempre se ha enfrentado a aquellos que buscaban separar las consignas democráticas radicales de la lucha por el poder de los trabajadores. En Alemania, propone a los obreros defender la democracia burguesa, pero no con métodos parlamentarios, sino con los métodos más duros de lucha de clases. Esto hace posible establecer un puente entre la conciencia reformista de las masas, así como sus ilusiones en la democracia burguesa, y la preparación de las condiciones para pasar a la ofensiva, es decir, a la insurrección.

Son situaciones diferentes, pero es desde esta perspectiva que tomamos la consigna de la Asamblea Constituyente en Brasil. En nuestro país, no solo hay que combatir a Bolsonaro, su vice y el peso decisivo de la casta militar, sino que hay que alertar a las masas que entre sus enemigos más duros también está el sistema judicial, presidido por el Supremo Tribunal Federal, que incluso organizó el golpe, y también el Congreso Nacional y los gobernadores que atacan a las masas. Es por eso que nuestra principal consigna es "Abajo Bolsonaro, Mourão y los militares" mientras levantamos la consigna de la Asamblea Constituyente para tratar de poner en movimiento a los trabajadores y los sectores más empobrecidos de las clases medias contra todos sus enemigos.

No se trata de enfrentar al diablo, quien sería Bolsonaro, con los cuernos del diablo, quien es la Corte Suprema Federal de Brasil. Es por eso que llamamos al bloque de izquierda del PSOL y el PSTU a que no se adapten y a hacer un polo de lucha no solo contra el poder ejecutivo, sino contra todas las instituciones del régimen golpista. Buenos compañeros, esas fueron las consideraciones y agradezco a todos en la Conferencia."


A continuación la exposición de Cecilia Quiroz de la CST de Perú (FT-CI).

"Soy Cecilia Quiroz, de la Corriente Socialista de las y los Trabajadores de Perú, organización hermana del PTS e integrante de la Fracción Trotskista Cuarta Internacional

El Perú figura entre los países con más alta cantidad de contagiados de Covid-19. A pesar que muchos de los datos oficiales han demostrado ser inferiores a la realidad, hoy se reportan casi medio millón de contagiados y cerca de 50 mil fallecidos. Los hospitales públicos están colapsados, no hay la cantidad de camas UCI que se requieren y el personal de salud no tiene la protección necesaria.

Tempranamente Vizcarra implementó la cuarentena y el estado de emergencia como únicos mecanismos para enfrentar el avance de la pandemia. Vía decreto impuso la ley del gatillo fácil dando impunidad a policías y militares para herir o matar a quienes se manifiesten en las calles. Esto ha llevado a que en lo que va de la crisis la policía y el ejército repriman brutalmente a los trabajadores ambulantes y últimamente a los campesinos de Espinar en Cuzco, donde incluso utilizaron armas de fuego.

En ese marco, el gobierno utilizó el miedo de la población para implementar millonarios planes de rescate para los banqueros y los grandes empresarios como el plan “Reactiva Perú”, la suspensión y los despidos masivos que afectan a cientos de miles de trabajadores que en plena pandemia se están quedando sin salario y sin trabajo.

Sin embargo, Vizcarra aún se mantiene firme y goza de cierta popularidad. Y esto, porque el gobierno dio vida a un acuerdo implícito de unidad nacional contra el Covid-19 y así pudo alinear detrás suyo a la burocracia sindical de la CGPT, a partidos del neoreformismo como el Frente Amplio o el Nuevo Perú que no han dudado en saludar diversas iniciativas del gobierno como el llamado “bono universal”, una asistencia mínima que no cubre las necesidades básicas y que llego a un sector muy reducido de la población, al cual lo presentaron como “una victoria popular”. Este acuerdo tácito con la burocracia sindical y el reformismo también le ha permitido al gobierno aprobar medidas tan reaccionarias como la suspensión perfecta que promueve los despidos masivos. Por eso, Veronika Mendoza ha llamado a vigilar al gobierno y no a combatirlo, mientras que Marco Arana, del Frente Amplio, le sugiere a Vizcarra construir un “país democrático con economía diversificada”.

Tanto El Nuevo Perú de Verónika Mendoza como el Frente Amplio de Marco Arana, un político con posiciones similares a las que tenía Pino Solanas cuando estaba en Proyecto Sur en Argentina, vienen actuando como sostén por izquierda del régimen. Esta ubicación no es nueva. En 2016 llamaron a votar por el neoliberal Pedro Pablo Kuczynski contra Keiko Fujimori. Y ahora consideran que Vizcarra es el mal menor frente al fujimorismo. De esa manera contribuyeron a institucionalizar la bronca social que llevo a la caída de PPK, con lo cual la figura presidencial se potenció.

Evidentemente tenemos una abierta diferencia política con los compañeros de UNIOS que son parte del Frente Amplio. Nosotros consideramos que su participación en este frente, que es un frente de abierta colaboración de clases con un programa muy limitado de reformas del capitalismo, está muy lejos de la lucha por la independencia política y está muy lejos de la lucha por un gobierno de trabajadores y trabajadoras.

Es en ese sentido que nosotros desde la CST venimos impulsando pan y rosas que es una organización internacional de mujeres socialistas. Hemos venido impulsando también La Izquierda Diario en Perú. Un medio que está al servicio de las luchas que hoy empiezan a enfrentar a este Gobierno, como son los trabajadores de la limpieza, los campesinos y muchos otros sectores.

Muchas gracias compañeros y compañeras. Un saludo"


Intervención del compañero Jorge Medina dirigente de Madygraf bajo gestión obrera y militante del PTS de Argentina (FT-CI).


Intervención de Myriam Bregman, legisladora de la Ciudad de Buenos Aires PTS de Argentina (FT-CI).

"Buenas tardes. Ante el vehemente discurso del compañero Bodart, quiero comenzar diciendo que es positivo que el MST se haya incorporado al Frente de Izquierda, pero hay que ser más modestos. Mientras nosotros en el 2011 conformábamos el FIT, los compañeros estaban con Pino Solanas y Luis Juez, hoy en la derecha de Cambiemos, y venían de marchar con la Sociedad Rural.

Desde EE. UU. Julia Wallace nos contó cómo se agita ese país al ritmo de las movilizaciones; y nuevamente las mujeres aparecemos al frente: en Portland cada noche construyen el ‘Muro de mamás", vestidas de amarillo para identificarse, se plantan, enlazan sus brazos y se paran frente la represión.
Ese movimiento exige que se retiren los sindicatos de policías de las organizaciones de los trabajadores. Y ese rechazo, también ha resuelto de un plumazo un largo debate en la izquierda.

En Argentina, -producto del aislamiento obligatorio- el nivel de resistencia todavía no se ha expresado masivamente en la calle y, por lo tanto, se han visto represiones a conflictos puntales.

Pero lo que es indudable, es que tanto el gobierno nacional, como los gobiernos provinciales ya usaron la pandemia para reforzar los mecanismos de control social.
Ante una crisis sanitaria, empoderaron a las fuerzas represivas del Estado dándoles mayores atribuciones y control total de la calle.

Llevaron el Ejército a los barrios “en el mayor despliegue desde la dictadura” como dice el ministro de Defensa Rossi. Por eso, compañeros y compañeras, resulta “extraño” que haya grupos de izquierda que justifican esa presencia de las Fuerzas Armadas con la excusa de que “están para repartir comida”. Cuidado compañeros… vean lo qué pasó en Bolivia con un Ejército que iba a la Escuela Antiimperialista, que juraba "¡patria o muerte, Venceremos!" y esas FF .AA. terminaron sellando el golpe proimperialista contra Evo Morales.
Por eso, no vamos a naturalizar la presencia de las FF. AA. en las calles.

Creemos que ese fortalecimiento del aparato represivo es una constatación de que Argentina está en una situación, social, económica, crítica.
De allí, la importancia de las campañas contra el aparato represivo del Estado, el reclamo ante la desaparición de Facundo Castro, así como el señalamiento de todas las responsabilidades políticas en esa escalada. Sabemos de lo que hablamos, dimos la pelea por establecer que Julio López fue secuestrado por la Bonaerense y no estaba “en la casa da la tía” como se quería imponer.

Llegamos a esta crisis después de 4 años de ataque a las masas del Gobierno de Mauricio Macri, con el apoyo de amplios sectores del peronismo. Sobre eso se basó el triunfo de Alberto Fernández. Pero ni con niveles de aprobación que llegaron al 80% fueron capaces de imponer medidas para que las privatizadas, los bancos, las cerealeras, las mineras, paguen la crisis.

Se demuestra que es falso lo que siempre nos dicen desde el peronismo: que “no da la relación de fuerzas”. Son los intereses que privilegian, decimos desde el FIT.

Mientras ,sin mínimamente investigar, se sigue pagando la fraudulenta deuda externa. Porque, compañeros y compañeras, la sumisión al imperialismo es uno de los aspectos más destacados de este Gobierno. Desde Venezuela a Israel, siempre con EE.UU.

Las patronales, aprovechan para suspender y despedir, y aplicar una reforma laboral de hecho. Las desigualdades son cada vez mayores, hasta la Sociedad Rural se anotó para cobrar la parte de los salarios que paga el Estado. Mientras, las fábricas recuperadas -cuya lucha y organización acompaño desde hace años- sufren todo tipo de trabas para acceder a cualquier beneficio estatal.

La dirigencia sindical está cumpliendo un rol lamentable. La CGT es una especie grupo de apoyo de las patronales. Y la CTA abre su plenario con Alberto Fernández ¿Qué medidas serias de lucha se puede discutir así?

Solo la izquierda se planta en serio, lucha contra las empresas de plataformas que intentan volver 100 años atrás de derechos laborales, que les pagan por su tracción a sangre de kilómetro recorrido a los pibes y libas. ¡Son brutales! y ni siquiera pagan impuestos en el país.

Con “el entusiasmo fresco y el espíritu beligerante” de esa juventud que se moviliza en Brasil, Estados Unidos, Chile es que queremos construir grandes organizaciones revolucionarias.

Como decía León Trotsky: ¡Paso a la juventud!
Libertad a Sebastian Romero. Santiago Maldonado, Presente!

Gracias y saludo esta Conferencia."


Intervención de Aldo Santos, dirigente de la MTS de México (FT-CI)

"Buenas tardes, compañeras, compañeros. Mi nombre es Aldo Santos, soy militante del Movimiento de los Trabajadores Socialistas de México y de la Fracción Trotskista por la Cuarta Internacional. Saludos a todes.

Ante la pandemia -que en este país ya se cobó más de 450 mil contagios y la vida de más de 45 mil personas-, el gobierno seudoprogresista de Andres Manuel López Obrador adoptó una política de distanciamiento social pero dejando librados a su suerte a más de la mitad de los trabajadores del país, que laboran en condiciones precarias en el sector informal. Muchas empresas no suspendieron sus actividades a pesar de no ser esenciales y algunas que lo hicieron rebajaron los salarios. Se calculan más de 15 millones de despidos, lo que representa un verdadero mazazo al pueblo trabajador. 

La falta de protección sanitaria provocó la muerte de cientos de trabajadores de la salud. Pero el gobierno siguió pagando la deuda externa e interna fraudulenta, en lugar de aumentar los recursos para la salud, para la educación y para el gasto social. Miles de trabajadores del estado fueron despedidos por la llamada “austeridad republicana”. De lo que son cómplices los charros de las principales centrales sindicales, incluso aquellos que se reivindicaban otrora opositores, en donde hay algunos sindicatos que impulsan “cooperativas” de la mano de empresas trasnacionales. 

Ante la crisis económica, López Obrador apostó a los acuerdos con Donald Trump, como el nuevo Tratado de Libre Comercio (TMEC) que representa un avance de la subordinación de nuestro país al imperialismo. AMLO llamó a Trump “amigo” de México, soslayando servilmente la criminalización y deportación de miles de nuestros hermanos migrantes. En la frontera sur de nuestro país, la Guardia Nacional impulsada por el gobierno de la “Cuarta Transformación” se convirtió en el verdadero muro de Trump contra nuestros hermanos migrantes centroamericanos.

Las y los socialistas del MTS -junto a nuestros camaradas de Left Voice en Estados Unidos- luchamos por la unidad de los trabajadores de México con el poderoso proletariado multiétnico de Estados Unidos y por plenos derechos y libre tránsito para todos los migrantes.

En ese marco, sectores de trabajadores en México han comenzado a luchar: se mantienen huelgas como la de los trabajadores de Notimex, la agencia de noticias del Estado y la de los trabajadores de la Universidad Autónoma de Chapingo, así como luchas como la de los docentes de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México. Los trabajadores de la salud también han protestado, al igual que en las maquilas del norte emergió una oleada de huelgas y protestas, exigiendo derechos laborales y seguridad sanitaria.

Ante este panorama, y la necesidad de unir a los trabajadores para que la crisis la paguen los de arriba y no los de abajo, desde el MTS impulsamos con decenas de organizaciones obreras, populares, sindicales y de izquierda, el Movimiento Nacional contra la Precarización y los Despidos que hoy tuvo su primer Encuentro Nacional con cientos de trabajadores de diferentes estados del país. Este movimiento propone rodear de solidaridad las luchas existentes y un programa que entre sus demandas plantea la prohibición de los despidos, la reinstalación de todos los despedidos, así como el reparto de las horas de trabajo entre todas las manos disponibles con salarios dignos.

Esta conferencia la consideramos un importante espacio para poder dialogar acerca de estas iniciativas que apunten a reagrupar a los sectores combativos de la clase trabajadora frente a la crisis y el ataque de los patrones y los gobiernos. Para presentar, desde allí con más fuerza una alternativa al entreguismo de la burocracia sindical.

Esta propuesta también la impulsamos desde La Izquierda Diario México, que durante la pandemia alcanzó más de un millón de vistas mensuales.
En el país del feminicidio se viene desarrollando un potente movimiento de mujeres contra la violencia y por todos sus derechos, como el aborto legal. Nuestras compañeras de Pan y Rosas México se han destacado en esta pelea, planteando que es fundamental que este movimiento enfrente a la derecha pero con independencia del gobierno y de los partidos patronales, con las trabajadoras al frente, que se alíe al conjunto de los explotados y oprimidos, sin cederle al separatismo pequeño burgués.

Por último quiero plantear que, desde el Movimiento de los Trabajadores Socialistas pensamos que en esta situación, en la que el pueblo trabajador está viendo frustradas sus expectativas en el gobierno de López Obrador, es fundamental preparar la movilización obrera y popular, independiente del gobierno y de los partidos del régimen para avanzar en la construcción de una alternativa política de los trabajadores, antimperialista, socialista y revolucionaria, que retome la obra de Emiliano Zapata y la lleve hasta el final, como parte de la reconstrucción del partido mundial de la revolución socialista, la IV internacional. Tarea impostergable, sobre la que queremos abrir esta discusión entre los trabajadores y quienes nos reivindicamos socialistas. Muchas gracias."


Participación de Esteban Fernández, de la Organización Socialista de Costa Rica (FT-CI)

"Un saludo a quienes nos acompañan. Desde Centroamérica saludamos la rebelión en los Estados Unidos. Esas y esos manifestantes son aliados en la lucha contra el imperialismo. Especialmente hacemos un llamado a que las y los trabajadores estadounidenses luchen contra su propio imperialismo que subyuga a miles de millones en el mundo.

La política imperialista ha sido fundamental para mantener a Centroamérica desmembrada, una separación artificial que facilita el dominio imperialista, que se refleja en su presencia militar en Guantánamo-Cuba, Puerto Rico, El Salvador, Honduras, Costa Rica, Panamá, Haití, Guadalupe, Martinica, Aruba y Curazao.

Denunciamos el embargo contra el pueblo cubano, que busca ahogar en la desesperación y la desmoralización las conquistas de la revolución. Estrategicamente defendemos las conquistas de la revolución y defendemos la libertad de organización de la clase trabajadora cubana y de las organizaciones que defienden dichas conquistas. Denunciamos la política de restauración capitalista que impulsa la burocracia del partido comunista, que pone en peligro estas conquistas.

En el plano económico, el TLC de 2007 chocó con la crisis del 2008, esta es la causa inmediata de los migrantes centroamericanos que salen en busca de un trabajo. Planteamos todos los derechos políticos y sociales para todos los migrantes en sus países de tránsito y en los destinos finales.

En este marco de dominación imperialista ha golpeado la pandemia. Los gobiernos centroamericanos han atacado a la clase trabajadora y ahora buscan más deuda externa que nos hará más dependientes al capital financiero internacional. Denunciamos que el gobierno de Carlos Alvarado en Costa Rica ha expuesto a miles de trabajadores y trabajadoras al contagio para que la economía siga andando con el único objetivo de enriquecer a la burguesía. Los migrantes nicaragüenses en Costa Rica han sido convertidos en chivo expiatorio usado por el gobierno, los empresarios y los medios de prensa, para cubrir sus propias responsabilidades en la expansión de la pandemia.

La clase trabajadora debe actuar de manera independiente. En Costa Rica la huelga general de 2018 contra el ajuste del FMI demostró la fuerza de la clase trabajadora y permitió vislumbrar otro camino, en un punto alto de resistencia de la clase trabajadora centroamericana contra el FMI . También vimos una rebelión estudiantil que tiró al Ministro de Educación y donde soy docente, en la Universidad de Costa Rica, el año anterior vimos un estallido estudiantil contra los recortes impuestos por el imperialismo y el gobierno.

Sin embargo las direcciones sindicales han sido incapaces de orientar estas movilizaciones hasta obtener victorias decisivas, pues se enfocan en defender sus propios intereses de casta burocrática y no los intereses de la clase trabajadora. Por su parte el reformista Frente Amplio es parte activa de este gobierno neoliberal. Particularmente lesivo es el Frente Amplio para las mujeres que sufren las más brutales formas de violencia de la sociedad capitalista.

Desde Organización Socialista, como organización joven, hemos hecho un esfuerzo por construir un programa que dé solución a los problemas de las mayorías oprimidas y explotadas. Estamos impulsando La Izquierda Diario Costa Rica que tuvo más de 80 mil visitas en abril pasado. Procuramos denunciar las miserias actuales y plantear soluciones estrategicas, o sea la revolución socialista. Junto a otros sectores damos pasos iniciales para organizar trabajadores repartidores y de call center y hemos participado en organización en docencia precarizada universitaria, que ha logrado atraer a otras organizaciones políticas y activistas a actuar de manera conjunta. El 8M anterior junto con decenas de organizaciones, entre ellas Pan y Rosas Costa Rica, impulsamos un acto político que contó con la presencia de 2000 compañeras por el derecho a la autodeterminación de las mujeres y en defensa del derecho al aborto. También hemos obtenido importantes réditos en el plano electoral universitario consolidando la corriente más importante de la izquierda estudiantil y donde apostamos por la construcción de una juventud revolucionaria

Nuestro programa plantea el no pago de la deuda externa; planteamos que se ponga la industria médica en función de enfrentar la pandemia en la región, pues Costa Rica es el segundo mayor exportador de dispositivos médicos América Latina y donde operan 7 de las más grandes empresas mundiales; planteamos la unificación del sistema de salud bajo control de las y los trabajadores; salario igual a la canasta básica para todos los despedidos; oposición a los despidos, a las reducciones de jornada y a los ataques al salario. Un programa para que no sean las y los trabajadores quienes paguen la crisis sanitaria y económica.

Combatiendo cualquier sectarismo proponemos un polo de trabajadores y de la izquierda que agrupe a la vanguardia trabajadora, para enfrentar los planes del gobierno, los empresarios y el imperialismo, que permita postular una alternativa ante las burocracias sindicales y que sirva para avanzar en la construcción de un partido revolucionario. Invitamos a toda la izquierda que se reivindica trotskista a dar pasos en este sentido, así como a otros grupos de izquierda y activistas.

Muchas gracias"


Al finalizar la conferencia los delegados presentes, en forma virtual, representantes de las organizaciones convocantes votaron por unanimidad las resoluciones emanadas del debate a lo largo de la Conferencia.

Te puede interesar: Resoluciones de la Conferencia virtual latinoamericana y de los EE. UU.

La conferencia había comenzado el jueves con la primera mesa debate, que trató sobre la "Crisis mundial y rebelión en el imperio".

Te puede interesar: Charla debate: Crisis mundial y rebelión en el imperio

En el segundo día, la Conferencia tuvo dos mesas de debates.

La primera sobre El movimiento obrero latinoamericano ante la crisis capitalista y la pandemia, tuvo como principales panelistas a Lester Calderón, presidente del sindicato Nº 1 de ORICA, dirigente PTR de Chile, parte de la FT-CI, Romina Del Plá, secretaria general de SUTEBA Matanza, diputada nacional del FIT-U y dirigente del PO de Argentina, Guillermo Pacagnini, Secretario General de CICOP y dirigente del MST de Argentina, parte de la LIS, y José Bodas, secretario general de FUTPV y dirigente del PSL de Venezuela, parte de la UIT-CI.

Luego tuvo lugar la segunda mesa, que se centró en La situación latinoamericana. Las principales exposiciones estuvieron a cargo de André Barbieri, editor de Esquerda Diario y dirigente del MRT de Brasil, parte de la Fracción Trotskista - Cuarta Internacional (FT-CI), Rainier "Oso" Ríos, del Movimiento Socialista de Trabajadores de Chile, parte de la UIT-CI, Pablo Giachello del Partido Obrero de Argentina, y Joaquín Araneda, del Movimiento Anticapitalista de Chile, parte de la LIS.

Te puede interesar: Segunda jornada: el movimiento obrero y la situación en Latinoamérica

Declaración de convocatoria a la Conferencia

• Que la crisis la paguen los capitalistas
• Fuera el imperialismo de América Latina
• Fuera el FMI, no pago de las deudas externas
• Vivan las luchas obreras y de la juventud precarizada. Ni despidos ni rebajas salariales. Abajo el racismo y la violencia y represión policiales
• Por una salida de las y los trabajadores ante la pandemia y la crisis capitalista

Los partidos del Frente de Izquierda-Unidad de la Argentina hemos decidido realizar una Conferencia virtual Latinoamericana y de los Estados Unidos. el próximo 1° de agosto. La Conferencia será precedida por tres mesas-debate, que se realizarán los días 30 y 31 de julio. Esta Conferencia retoma la iniciativa acordada a principios de año por los partidos del FIT-U y que fuera suspendida como consecuencia de la crisis pandémica.

En esta oportunidad, dado el proceso de rebelión desatado en Estados Unidos, la Conferencia acogerá también a organizaciones de lucha de Norteamérica. Las bases políticas y programáticas sobre las cuales reconvocamos a esta Conferencia están plasmadas en la declaración “Un nuevo escenario en Latinoamérica y la necesidad de una salida socialista y revolucionaria”, en el texto “La Conferencia Latinoamericana convocada por el FIT-U se posterga”, en la “Declaración del FIT-U por el Día Internacional de los Trabajadores”, y en el presente texto. Allí están expresados los importantes acuerdos así como los matices y diferencias que tenemos entre las organizaciones convocantes.

El nuevo cuadro creado le otorga a la iniciativa continental impulsada por los partidos del FIT-U una renovada actualidad.

La rebelión en Estados Unidos, que ha conmovido el planeta y acorrala a Donald Trump, impacta favorablemente en las masas del mundo generando acciones de solidaridad y condiciona el escenario internacional. La indignación y el repudio contra la violencia policial y el racismo que estallaron ante el brutal asesinato de George Floyd empalman con el creciente descontento y desesperación de las masas, por el efecto combinado de la pandemia y una profunda recesión. El impacto de la mayor crisis capitalista en los Estados Unidos llevó a que, en solo 16 semanas, casi 49 millones de trabajadores solicitaran seguro de desempleo. Los bajos salarios y un sistema sanitario arancelado empuja a la muerte a los homeless, a los desocupados, a los trabajadores precarios e informales. Todo esto ha sido el caldo de cultivo de la gran rebelión popular que allí tiene lugar. El Partido Demócrata intenta desviar este imponente movimiento de protesta hacia el voto por Joe Biden en las elecciones de noviembre, el candidato del establishment, para evitar que se radicalice.

La rebelión no sólo representa un descomunal golpe al gobierno de Trump, sino que también pone las barbas en remojo de todos los gobiernos latinoamericanos que de una u otra manera tributan al imperialismo yanqui, y es una convocatoria a la acción y a lucha a todos los pueblos del subcontinente.

La pandemia ha puesto de relieve el antagonismo existente entre la salud y la vida de las y los trabajadores y mayorías populares, por un lado, y el sistema capitalista, por el otro. Los rescates multimillonarios han privilegiado el salvataje del capital. El auxilio económico a la población ha quedado reducido a una proporción marginal. El mundo ha enfrentado el coronavirus con sistemas de salud vaciados y deteriorados, víctimas de drásticos recortes como resultado de años de ajuste aplicados por todos los gobiernos, a la par que permiten y alientan la continuidad del lucro de la salud privada.

Lo que se ha priorizado en medio de la pandemia son las ganancias capitalistas, forzando a los trabajadores a continuar con la producción, con total desprecio por sus vidas y su integridad física. Esto se agrava en América Latina donde las condiciones de pobreza y carencias extremas crean un campo fértil para la propagación del virus, que viene haciendo estragos en los barrios populares.

El estallido del coronavirus ha agravado una crisis capitalista que ya era previa. El mundo marcha a una depresión, sólo comparable con la posterior al crack del 29. La OIT ya habla de 480 millones de desocupados.El rescate a los grandes empresarios, bancos y multinacionales pretende ser financiado con más ajuste, despidos, miseria creciente, desigualdad social y desastre ambiental sin precedentes. Estamos frente a una crisis de fondo del capitalismo que hunde sus raíces en la Gran Recesión de 2008. Amplios sectores de trabajadores y la juventud en todo el mundo empiezan a sacar la conclusión de que este sistema no va más.

El nuevo ciclo especulativo que siguió a los rescates no ha detenido la fuga de capitales en América Latina que se combina con los pagos de deudas fraudulentas y usureras por parte de los gobiernos y que va de la mano de planes de austeridad bajo la tutela del FMI de modo de darle garantías de repago a los acreedores.

En el marco de la guerra comercial impulsada por el imperialismo yanqui, particularmente contra China, EEUU busca reforzar su dominio en nuestro continente, no solo con la extorsión económica sino también por la injerencia directa, como se ha visto en la política agresiva contra Venezuela, hecho que repudiamos más allá de nuestras profundas diferencias con el régimen de Maduro. A la vez, denunciamos que tanto EEUU como China buscan en su disputa apoderarse de los recursos naturales y estratégicos de nuestra región mediante asociaciones con corporaciones capitalistas extractivas.

En ese marco, América Latina se ha transformado en otro de los centros de la crisis pandémica y también de la crisis social. Bajo el gobierno del ultraderechista Bolsonaro, Brasil es uno de los países más castigados por la pandemia. También Chile, Perú, Bolivia y Ecuador han sufrido este flagelo a gran escala, bajo gobiernos ubicados a derecha. En México y Argentina los gobiernos ‘nacionales y populares’ han estado muy lejos de tocar los intereses de las grandes patronales para afrontar el cuadro de vaciamiento sanitario y la crisis social. Por el contrario, han mantenido una línea de subordinación al imperialismo, como lo demostró López Obrador en su reunión con Trump y Alberto Fernández con su sometimiento a los preceptos de los fondos buitre y el FMI. Este último busca además un “pacto social” con las cámaras empresarias que implicará que los trabajadores sean quienes paguen los costos de la crisis.

A la luz de este panorama salta a la vista que todas las contradicciones sociales que motivaron las rebeliones populares latinoamericanas en 2019 se han agudizado. Se replantea, por ende, la apertura de una nueva fase de grandes luchas y rebeliones de los explotados, como lo revelan las nuevas jornadas nacionales de protestas en Chile, las manifestaciones en Ecuador contra el fondomonetarista Lenin Moreno y la disconformidad creciente de las masas bolivianas con la golpista Añez, las expresiones de hartazgo contra Bolsonaro en Brasil, la reacción del movimiento estudiantil en Colombia, la nueva situación en Paraguay a partir de la jornada del 22 de junio, el reinicio de protestas todavía moleculares en Nicaragua como así también la resistencia obrera y de la juventud precarizada en desarrollo en Argentina.

La Conferencia virtual Latinoamericana y de los EE.UU se enmarca así en un momento de características históricas, que plantea desafíos gigantescos para los trabajadores, llamando a luchar por medidas de emergencia para combatir la pandemia y los planes de ajuste que golpean al pueblo trabajador, luchar para que la crisis la paguen los capitalistas en la perspectiva de una salida de fondo obrera y socialista. Invitamos a la izquierda que se reivindica clasista, al movimiento obrero combativo, a la juventud que se rebela, al activismo feminista y ambiental, y a la intelectualidad comprometida, a ser parte de esta Conferencia para debatir las bases para luchar bajo las banderas de la independencia de clase, por gobiernos de trabajadores y por la unidad socialista de América Latina.

Leia em português

Frente de Esquerda Unidade Argentina convoca a Conferência virtual Latino-americana e dos EUA

Read in english

Argentina’s FIT-U Announces Joint Latin American and U.S. Conference to Confront the Current Crisis






Temas relacionados

Conferencia virtual latinoamericana y de los EE. UU.   /   Covid-19   /   Pandemia   /   Coronavirus   /   Estados Unidos   /   América Latina   /   Estados Unidos   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO