Cultura

TELEVISION

Yvan Eht Nioj: Los Simpsons y la ácida crítica a la Marina de los Estados Unidos

El 21 de Mayo, fecha en la que se busca enaltecer a las instituciones represivas por medio del día de las "glorias" navales, recordamos el capítulo de Los Simpsons, en que se burlaron directamente de la Marina de los Estados Unidos, en pleno conflicto y militarización sobre Irak.

Viernes 22 de mayo

La televisión y la sátira siempre han estado ligadas muy fuertemente, cuando se trata de la industria del entretenimiento, y en el caso de series totalmente de culto como es el caso de Los Simpsons, cada capítulo pareciera estar destinado a convertirse en un clásico.

Y es de entre todo ese repertorio de joyas que podemos encontrar el capítulo “New Kids on the Blecch”, o como se conoció en Latinoamérica “Idolos”, correspondiente al número 14, de la temporada 12, y el cual se trata de una burla a la Marina de Estados Unidos, y cómo utilizan diversos métodos comunicacionales para llegar a un sector de la juventud, a quien en última instancia buscan reclutar.

¿De qué trata?

Todo comienza en la gran maratón de la ciudad de Springfield donde los distintos habitantes se hacen partícipes corriendo kilómetros con tal de llevarse la victoria. Victoria que será robada ni más ni menos que el irreverente Bart Simpsons, quien en último momento y haciéndose de un bigote postizo, se hace pasar por un corredor italiano, y termina ganando la carrera. Sin embargo, al momento de hacerse con el trofeo, un ave se lleva el bigote delante de todo el público presente, generando la indignación y rabia de todos.

Sin embargo, justo antes de que el pueblo vaya a lincharlo, es rescatado por un extraño que lo sube a su auto convertible. No es ni más ni menos que L.T. Smash, un cazatalentos que está reclutando a diversos niños para formar una “boyband”, interesado en que Bart sea parte del grupo.

Así Bart animado con formar parte de este proyecto también se encontrará con viejos conocidos, Milhouse, Nelson, y el nunca bien ponderado Rafa Gorgory, con quienes formará la Banda de Luxo, y con quienes compartirá escenarios y estudios, mientras son alentados frecuentemente por NSYNC, los aparecen como banda y voces invitadas en el episodio, donde si bien se demuestra el fracaso técnico de este proyecto a través del canto, no será un impedimento para los intereses ocultos de L.T. Smash.

Este será el camino de la banda de Luxo, quienes profiriendo de un gran éxito en distintos eventos y videos musicales, comenzarán a despegar en su incipiente carrera. Sin embargo, algo extraño hay de por medio, y será Lisa quien se dé cuenta, al ver el último video de la banda “Ivan Eht Nioj”, el cual al escucharse en reverso –en inglés- queda clara su alusión a enlistarse en la marina, y justificando el bombardeo a Irak, mientras los rebldes a medida que estallan se transforman en jóvenes mujeres bailando árabe.

De aquí en adelante, Lisa se encontrará contra el tiempo, buscando desbaratar los planes de Smash, quien planea hacer de los niños un gran ejército de marines dispuestos a todo por el sanguinario y criminal patriotismo de los Estados Unidos.

Una crítica a la propaganda del Ejército, la militarización y la música comercial

Para nadie es una novedad la ligazón que históricamente ha existido entre la Marina o las Fuerzas Armadas con los medios de comunicación masivos o la industria del entretenimiento. Desde Elvis Presley hasta Top Gun, por sólo mencionar algunos, frente a la crisis del imperialismo en un sentido, y del patriotismo burgués amparado en las guerras entre naciones en un sentido similar, siempre han tenido que reinventarse con tal de llegar a un sector de la juventud, que cada vez con más recelo y rechazo aquellas ideologías basadas en la patria o la religión. Tal es el caso de la Marina o las Fuerzas Armadas en Estados Unidos, que luego de las intervenciones en distintos países del medio oriente como en Irán, el Líbano o Afganistán a comienzos del 2000, significaron un fuerte rechazo a nivel mundial por el rechazo a la política de militarización, justificándose en un presunto armamento del cual nunca se pudo comprobar.

Este capítulo de Los Simpsons es una crítica a la irracionalidad de los valores como el patriotismo, el culto al Ejército, junto con la política de militarización a nivel internacional, y donde incluso la superficilidad de la industria musical puede transformarse en una vía formativa para poder construir una identidad reaccionaria. Muestra los intereses de las naciones por expandirse en el globo, y cómo necesitan de un nicho de jóvenes para poner en práctica su ideología, que durante los últimos años se ha vuelto ha entrado en crisis. Y por el contrario, haciéndose evidente una rebeldía en la juventud contraria a las carnicerías armamentistas que carecen de sentido, más que para seguir salvaguardando los intereses de los grandes capitalistas, que por lo que hemos visto durante estos últimos meses de pandemia, bien poco le importa la vida de la gran mayoría, el pueblo trabajador, cuyas necesidades están completamente alejadas de guerras para el beneficio de una minoría parasitaria, sino por la concreción de sus derechos y reivindicaciones históricas como trabajo, educación, y vivienda, que sólo podrán existir en un tipo de sociedad diferente.






Temas relacionados

Los Simpsons   /   Cine de animación   /   Animación   /   Irak   /   Estados Unidos   /   Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO