www.laizquierdadiario.cl / Ver online
La Izquierda Diario

Miércoles 26 de Junio de 2019

Twitter Faceboock

REPRESIÓN
Para enfrentar la represión: ¡Disolución de las Fuerzas Especiales de Carabineros ahora!
Fabián Puelma | Santiago de Chile
Dauno Tótoro | Santiago

Luego del asesinato de Camilo Catrillanca, el gobierno y Carabineros se vieron profundamente cuestionado por sus mentiras, montajes y responsabilidad en el caso. Frente a esto, han decidido mantener una dura línea represiva. Es necesaria una respuesta.

Link: http://www.laizquierdadiario.cl/Para-enfrentar-la-represion-Disolucion-de-las-Fuerzas-Especiales-de-Carabineros-ahora

Ya lo anunció el desprestigiado Ministro del Interior Andrés Chadwick, con la aplicación de la Ley de Seguridad del Estado (en sus palabras) “a quienes cometan violencia grave” en La Araucanía, donde redoblarán la presencia de Carabineros. Es una medida que ya ha usado anteriormente el gobierno de Piñera y se trata de una ley que viene de los tiempos de la dictadura de Pinochet. Por su parte, la Sociedad Nacional de Agricultura, no dudó en aplaudir la medida, porque para ellos “reestablece las confianzas”.

El gobierno aplica mano dura para reprimir al pueblo mapuche y garantizar la estabilidad de las ganancias de los grandes empresarios de la zona, manteniendo la impunidad en el caso Catrillanca.

Esta situación no viene de la nada. El gobierno está debilitado, desgastado y cuestionado. Es presionado además por sectores más conservadores como José Antonio Kast, que se ubica como el defensor de Carabineros, o como la diputada Camila Flores de RN, que se declara pinochetista. Y el gobierno, para no perder base social, aumenta la represión.

Este clima que genera el gobierno y la derecha, ha sido el caldo de cultivo para el desarrollo también de una serie de amenazas contra activistas y dirigentes sociales en la ciudad de Valparaíso, ciudad que ya se vio remecida con la muerte del dirigente Alejandro Castro, quien, denuncian, fue asesinado pero se hizo pasar por un suicidio.

Te puede interesar: https://www.laizquierdadiario.cl/Amenazan-de-muerte-a-activista-que-apoya-causa-portuaria-en-Valparaiso

Pero las semanas de movilización por Catrillanca, la lucha portuaria, y la coordinación contra las amenazas en Valparaíso, muestran un camino a seguir para enfrentar la represión y los ataques de la derecha. Paralizaciones en Universidades, liceos, acciones de organismos de Derechos Humanos, muestras de solidaridad como el lienzo desplegado por el Sindicato GAM en plena Alameda, son atisbos de respuestas frente al ambiente represivo que viene instalando el gobierno.

El carácter estructural de la represión y Carabineros

Los hechos represivos no son cosa ni de estos meses, ni de este gobierno. Son parte estructural y fundante del Estado chileno, especialmente del Chile neoliberal instaurado durante la dictadura, cuyos pilares se mantuvieron en pie luego de la transición pactada. Carabineros, particularmente las Fuerzas Especiales, organizadas como un grupo de choque para reprimir violentamente a todo quien se movilice, han sido una base indispensable para mantener la herencia pinochetista y asegurar la gobernabilidad de la Concertación y la derecha.

No hay sector que se escape de la acción de la brutalidad policial. ¡Si hasta un conductor de Uber fue baleado por un carabinero el año pasado!

Los estudiantes han sido víctimas recurrentes de los ataques. El 2018 fue escandaloso el caso de Cristhian García, atropellado por un furgón de Fuerzas Especiales, sufriendo rupturas múltiples de huesos. O el caso de Rodrigo Avilés, que fue alcanzado por un chorro del carro lanza aguas, disparado a pocos metros contra su cabeza, y estuvo al borde de perder la vida el año 2015.

Esos no son casos aislados. Decenas de denuncias saltan cada movilización de vejaciones, de acoso sexual de parte de funcionarios contra estudiantes, muchas veces menores de edad, toqueteos, estudiantes obligados a desnudarse al interior de las comisarías, casos de carabineros pasando sus genitales sobre la cara de jóvenes, diversos tipos de torturas.

También tienen muertes a su haber. Como el asesinato de Daniel Menco en 1999, o de Manuel Gutiérrez el 2011. O Como la de Nelson Quichillao, minero asesinado por Fuerzas Especiales en El Salvador el 2015. O la de Rodrigo Cisterna, trabajador forestal que murió luego de una ráfaga de balas disparadas en su contra el 2007. Crímenes que se mantienen en impunidad.

El caso de La Araucanía

Pero si hay un sector en el cual se han ensañado particularmente el Estado chileno y sus fuerzas represivas, es contra las comunidades mapuche en resistencia. La conquista del territorio mapuche en la mal llamada “Pacificación” es uno de los hechos fundantes del Estado chileno moderno. Allí conservan y generan un inmenso negocio, principalmente, las empresas forestales, uno de los principales rubros de la economía, en manos de un puñado de familiares: los Matte y Angelini poseen, entre ambas familias, 2 millones de hectáreas, que han ido usurpando paulatinamente a las comunidades mapuche.

Esas mismas comunidades fueron prácticamente el primer sector en levantarse contra el Estado chileno post dictadura exigiendo la recuperación de sus tierras ancestrales.

Y el Estado, ya sea a través de la Concertación o de la derecha, ha impulsado una política represiva. Sentaron las bases de la militarización permanente de La Araucanía, con presencia policial continua, en fundos y forestales, pero también en caminos, carreteras, pueblos y ciudades, con Fuerzas Especiales, el GOPE y ahora último el Comando Jungla, entrenado en Colombia.

Una represión cotidiana y permanente, a través de persecución, prisión política a los dirigentes del pueblo mapuche, a sus líderes espirituales como la Machi Franscisca Linconao, allanamientos cotidianos a comunidades, y también ¡a escuelas! Como ocurrió con el caso de la Escuela G-816 donde hubo niños de corta edad intoxicados por los gases lacrimógenos, o montajes como la Operación Huracán que se cayó a pedazos.

Te puede interesar: https://www.laizquierdadiario.cl/Violencia-policial-la-urgente-desmilitarizacion-de-la-Araucania-y-disolucion-de-las-FFEE-de

Entre el 2011 y el 2017 se han recibido 133 denuncias de niños que han sufrido violencia policial. Emblemático es el caso también de Brandon Hernández Huentecol, joven de 17 años que recibió ¡140! Disparos de perdigones en su espalda por parte de un miembro de Fuerzas Especiales.

Y luego, los asesinatos. Las cifras reconocidas hablan de 15 comuneros muertos en democracia. Es probable que sean más. Ningún carabinero ha pagado con prisión por estos crímenes, que generalmente tienen un punto en común: disparos por la espalda, ataques cobardes. Y un final común a todos los asesinatos: impunidad policial.

Este es el trato del Estado de chile, de los partidos patronales, contra las comunidades mapuche.

¡Desmilitarización de La Araucanía ya! ¡Disolución de las Fuerzas Especiales!

Durante las movilizaciones contra el asesinato de Camilo Catrillanca y exigiendo justicia, comenzó a oírse la demanda de la desmilitarización de La Araucanía nuevamente. Una exigencia que ha sido parte de las luchas y reivindicaciones del pueblo mapuche por décadas.

Hoy es necesario levantar con fuerza esta política. Para terminar con el estado de permanente persecución y hostigamiento a las comunidades, para que los policías se retiren de las tierras del pueblo mapuche, decimos ¡desmilitarización de La Araucanía ahora!

Es una cuestión fundamental exigir que el Estado retire sus fuerzas represivas de los territorios que desde tiempos ancestrales le pertenecen a las comunidades.
Esta es una medida que debe darse en el marco general de la gran lucha del pueblo mapuche por la devolución de las tierras ancestrales, y fundamentalmente, por el derecho a la autodeterminación, lucha que sólo se conquistará en firme alianza con las y los trabajadores y la juventud.

Pero también sabemos que esto no acabará ahí. Que la represión continuará cayendo sobre todos quienes se movilicen a lo largo del país. Porque estamos en contra de que las manifestaciones, como un derecho democrático de trabajadores, mujeres y estudiantes, sean brutalmente reprimidas como es la tónica de este Chile neoliberal heredado de la dictadura, decimos ¡Disolución de las Fuerzas Especiales! ¡No más represión a quienes salen a luchar!

Preocupado por la crisis que atraviesa Carabineros a raíz del asesinato de Camilo Catrillanca, de los escándalos de montaje y corrupción, Piñera ya anunció que se requiere una “profunda modernización de Carabineros”. Los partidos del régimen buscan reformar la policía para recomponer su autoridad. Saben que sin represión no pueden mantener la gobernabilidad al servicio de los capitalistas. Así la derecha y sectores de la ex Concertación quieren maquillar la institución manteniendo los pilares centrales de la policía militarizada que legó la dictadura.

Frente a estos intentos de autorreforma, sería un importante paso que las distintas organizaciones sindicales, estudiantiles, del movimiento de mujeres y de Derechos Humanos, impulsaran una gran campaña por la disolución de las Fuerzas Especiales de Carabineros, contra la represión y la desmilitarización de La Araucanía.

Por su parte el Frente Amplio plantea el “reforzamiento y modernización” de Carabineros, buscando educar “democráticamente” a sus miembros, lo que sólo alimenta la ilusión de que esto es posible y de que es posible que exista una policía “no represiva”.

Esta política que propone el Frente Amplio es totalmente utópica, porque este Estado capitalista supone la existencia de un órgano dedicado a reprimir, a ejercer el control social y cuidar la propiedad privada de los empresarios. Somos plenamente conscientes que la desmovilización de Fuerzas Especiales no pondrá fin a la represión, porque las FF.EE son sólo un cuerpo dentro del entramado que constituyen las fuerzas represivas de conjunto. No hay reforma ni mejora posible de la represión, o de la institución que la ejerce: hay que eliminarla. Mientras exista la policía, habrá represión.

Por eso, luchamos por la disolución de la policía y todas las fuerzas de seguridad, como parte del programa de lucha contra este Estado de los capitalistas y por un gobierno de los trabajadores, al tiempo que defendemos y promovemos todas las formas de autodefensa obrera y popular. Las funciones de seguridad deben ser realizadas por los trabajadores haciéndose cargo de su propia autodefensa, es decir, por milicias de la clase trabajadora, subordinadas y controladas por las organizaciones obreras y del pueblo oprimido; aspecto inseparable de la lucha revolucionaria por acabar el capitalismo, para construir una sociedad en donde gobiernen los trabajadores.

 
Izquierda Diario
Síguenos en las redes
/ Laizquierdadiariochile
@lid_chile
www.laizquierdadiario.cl / Para suscribirte por correo, hace click acá