www.laizquierdadiario.cl / Ver online
La Izquierda Diario

Martes 21 de Mayo de 2019

Twitter Faceboock

RANCAGUA
UOH: Continúan los despidos a profesoras por denunciar acoso laboral
Corresponsal LID Chile

En el marco general del ataque de los empleadores a los profesores con más de 500 despidos a nivel nacional. Ha pasado más de un mes desde que despidieron de manera totalmente autoritaria a profesoras que realizaron una jornada artística en alusión al asesinato de Catrillanca.

Link: http://www.laizquierdadiario.cl/Continua-la-crisis-por-los-despidos-en-la-UOH

En el marco general del ataque de los empleadores a los profesores con más de 500 despidos a nivel nacional. Ha pasado más de un mes desde que despidieron de manera totalmente autoritaria a las profesoras Karina Bravo y Vania Figueroa de la Universidad de O’Higgins, durante este tiempo, han sido muchísimas las muestras de solidaridad por parte de funcionarios, estudiantes y académicos y la Red de investigadoras. Por otro lado, en estos últimos días la universidad de O’Higgins hizo públicas las evaluaciones de la profesora Karina, donde apuesta dar vuelta la situación un hoy durante el litigio, hay que declarar que vice rectoría de asuntos académicos fue el único que no mostro algún tipo de evaluación, ¿será por protección?, ¿escondiéndose tras el silencio?

Hay que recordar que el despido de la profesora Karina se da en el marco de la denuncia interpuesta por ella por acoso laboral a mediados del 2018 a dos de sus jefes. La situación se vuelve insostenible cuando los mismos denunciados y sus círculos cercanos al interior de la universidad evalúan a las mismas profesoras a fin de año, la cual se utiliza para su despido, en estos documentos que son de público conocimiento, se refleja la actitud de delimitación por parte de los altos funcionarios a las académicas, argumentos como “que tanto en la investigación como en lo docente la profesora no estaba a la altura y que nunca iba a estarlo”, y en ningún momento en su evaluación se advierta la denuncia por acoso, ni la gran mayoría de los aportes de las profesoras, termina siendo un documento totalmente tendencioso y de incluso ataques personales a la académica. Ambas profesoras durante el año fueron un aporte desde la universidad en los debates que se abrieron durante el mayo feminista y se posicionaron en debates públicos durante todo el resto del año, otros factores que se suman a su despido.

Las y los estudiantes de las carreras de salud e incluso de otras carreras han mostrado un apoyo a la reincorporación inmediata, levantando declaraciones desde distintas carreras por su reincorporación, muchos de ellos presenciaron estos actos de autoritarismo y acoso al interior de la universidad y fueron testigos directos de la política de censura sostenida por la universidad contra las profesoras “Ellos y ellas también han sido testigos y directas víctimas del actual gobierno universitario y de todas las falencias administrativas que repercuten directamente en su formación como profesionales, siendo un factor clave dentro de esta demanda”. Aparte de Karina y Vania hoy hay 8 académicos de la universidad despedidos, dentro de los cuales se evidencio hostigamiento laboral e incluso relatos de acoso sexual. La dirección de la universidad y el rector Rafael Correa durante este tiempo ha intentado tapar el sol con un dedo diciendo que las evaluaciones ya estaban hechas que no iban a dar un paso a atrás, negando así todo aspecto de crisis en la universidad.

Frente a los métodos autoritarios demostrados por la universidad donde prima la protección de círculos políticos (principalmente pesa el factor del conglomerado ex nueva mayoría) y de sus “amigos”, con evaluaciones que ni siquiera tiene una pauta, no son transparentes y llegan a ser totalmente tendenciosos faltando a la verdad de los hechos, imponiéndose un carácter personalista para la evaluación, pasando así por encima de la opinión de las y los estudiantes, en palabras de la profesora: “Es una sanción disciplinaria contra quienes tienen algún lineamiento político o hacen denuncias de hostigamiento tanto laboral como sexual, entregándose un mensaje que es que la gente no denuncie”. Termina siendo una política clara de censura y persecución contra quienes denuncian acoso y hostigamiento o contra quienes instalan dentro de sus contenidos problemáticas sociales como el caso de Verónica Zapata quien fue amenazada de despido por realizar intervenciones artísticas y una jornada de reflexión tras el asesinato de Camilo Catrillanca, sumándose este caso a un centenar de despidos de profesores a finales de 2018.

Actualmente está en curso un proceso legal tras el recurso de protección interpuesto por la afectada. Que si bien puede llegar a buen puerto logrando su reincorporación no termina con toda una estructura de gobierno universitario que se mantiene como herencia de la dictadura, en palabras de la profesora Karina “donde tanto en instituciones privadas como públicas se consideren gobiernos de tipo autocrático, lo cual no puede ser que solamente de los puestos jerárquicos se decida como se van a evaluar a los funcionarios… ”, y que es un problema transversal de la educación pública, donde sus autoridades son designadas a dedo, para así aplicar de manera fácil y seguir reproduciendo el modelo de educación de mercado. Por ejemplo, como es hoy el caso de Rubén Alvarado principal involucrado en la denuncia de acoso y del despido de las académicas, que renuncia a la universidad de O’Higgins, pero llegar sin ningún cuestionamiento a dirigir las carreras de salud de la universidad Central, ¿y cuál es el argumento para que él dirija las carreras del área de salud? Ninguna, las carreras del área salud de universidad no son parte de su especialidad. Se va de la universidad por acoso y a la vez protegido a otro alto cargo.

Pero hoy en día junto a la vía legal es necesario que continúe y se fortalezca el apoyo y solidaridad de estudiantes, académicos, funcionarios y de los trabajadores, y el ir por una solución real. Hoy el rector al respaldar esta decisión y al llevar hasta el final el despido, está demostrando una política sostenida de censura, es necesario sacar a los autodesignados de sus cargos obtenidos por el cuoteo político, para que nunca más hayan despidos por luchar, por criticar al modelo universitario, por ser feminista, pero también está la urgente y necesaria tarea de luchar por un Cogobierno Triestamental donde sean estudiantes, funcionarias (os) y profesores quienes decidan bajo sus propios intereses y necesidades y en relación con la comunidad que tipo de universidad quieren, que no sean los Letelier ni los Chadwick los que decidan qué modelo de educación queremos. Karina nos dice: “Se necesita construir lineamientos que apunten a la triestamentalidad dentro de la universidad”

Como señala Nancy López, Concejera Fech Filosofía y Humanidades, U de Chile y militante de Pan y Rosas y Vencer:

“Somos estudiantes, funcionarios/as y académicos/as quienes debemos tomar en nuestras manos estas decisiones, con independencia total de las autoridades, de manera que avancemos hacia la democratización efectiva de nuestros espacios educativos.
Aquello será un primer paso en la conformación de organismos triestamentales que no solo den respuesta a las denuncias que ya se encuentran en curso, así como las que puedan surgir. Sino también, a la serie de problemáticas que hoy se expresan en la Universidad, ya que con un Rector y con Decanos electos por un minoritario círculo de académicos, estaremos dejando en las mismas manos de siempre las decisiones que debiésemos tomar triestamentalmente.”

 
Izquierda Diario
Síguenos en las redes
/ Laizquierdadiariochile
@lid_chile
www.laizquierdadiario.cl / Para suscribirte por correo, hace click acá