www.laizquierdadiario.cl / Ver online
La Izquierda Diario
http://www.smn.gov.ar/?mod=pron&id=1 Twitter Faceboock

Transantiago
Protestas por alza del pasaje en Santiago: ¿Es posible un nuevo sistema de transporte público?

Nuevas movilizaciones se han desarrollado esta semana en contra del alza del pasaje de 20 pesos en el Transantiago; estudiantes, jubilados y trabajadores han salido a alzar la voz en contra una medida que afecta a miles. Ante este escenario, ¿será posible otro sistema de transporte?

Link: http://www.laizquierdadiario.cl/Protestas-por-alza-del-pasaje-en-Santiago-Es-posible-un-nuevo-sistema-de-transporte-publico

Apenas el gobierno inauguraba la nueva línea 3 del transporte capitalino, Metro anunciaba una nueva alza de los pasajes, la cual empezó a correr desde el pasado sábado. Ahora, el pasaje en hora punta llegará a los 800 pesos y en la micro alcanzará los 700 pesos. Pero pasajeros del Transantiago no se hicieron esperar y han expresado su indignación por la nueva alza en la tarifa del transporte público de Santiago.

Te puede interesar: Convocan movilización para el lunes por alza del pasaje en Antofagasta a $610

Así, el pasado lunes, la directiva de la Unión Nacional de Pensionados (UNAP) acudió hasta la sede del Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones para entregar un documento donde manifiestan su rechazo al alza del pasaje y solicitan congelarlo hasta enero de 2020. Los pensionados, quienes llegaron con una Bip! gigante, manifestaron que los dineros que devengan mensualmente no les alcanza para costear los servicios básicos, por lo cual solicitan dejar sin efecto este reciente aumento.

En este mismo orden, el pasado martes, cientos de estudiantes marcharon en el centro de la capital contra dicho incremento. La manifestación que se convocó a través de redes sociales, se realizó desde cerca de las 18:30 horas a las afueras del Ministerio de Transportes y desde allí caminaron hacia la Alameda, donde interrumpieron el tránsito brevemente, acto que por supuesto fue reprimido por fuerzas especiales de carabineros.

Nuestro transporte público: un cuantioso negocio que el gobierno garantiza al empresariado

De la mima forma que el gobierno entrega la administración y explotación de los puertos a empresarios nacionales e internacionales, por ejemplo, también el Transantiago opera a través de licitaciones públicas hacia entidades privadas, lo que lo ubica al Estado en una evidente situación de desmedro contra las empresas en cuanto a la forma de brindar un servicio que podría estar al servicio de miles de trabajadores y estudiantes.

Entre 2009 a 2017, los distintos gobiernos de la Nueva Mayoría y la derecha, otorgaron subsidios a los privados que alcanzó los 5 mil 172 millones de dólares, los que supuestamente intentarían aplacar los números rojos que presentó el transporte capitalino durante ese tiempo. No obstante, esto no fue suficiente y, en 2014, se registró un déficit récord de 731 millones de dólares.

Ahora bien, las cifras rojas parecieron no afectarles en absoluto. Un ejemplo de esto es que, durante 2016 -año en que la evasión alcanzó su nivel histórico más alto, con un 34,6 por ciento- los estados financieros reportados a la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS) por las firmas que componían en ese entonces el sistema de transporte capitalino -Subus, Redbus, Metbus, STP y Vule- los ingresos de las compañías totalizaron en su conjunto $446.014 millones en 2016, equivalente a unos US$671 millones, cifra un 2,6 por ciento mayor que la registrada en 2015.

O sea, el Estado gasta una fortuna en subsidiar a las empresas privadas cada año y además las personas que acceden al transporte público deberán costearlo con $800 por pasaje; un claro descaro considerando que el sueldo mínimo de un trabajador o trabajadora no alcanza siquiera los $300 mil, por tanto, dicha situación se vuelve un completo dolor de cabeza para miles de familias.

Transantiago es una expresión más del funcionamiento capitalista y neoliberal de la economía chilena, donde el Estado le garantiza a una empresa privada ganancias seguras y sistemáticas. Tanto a través del pago de pasajes, como con el financiamiento de licitaciones a estos. Pagamos doblemente por un servicio que se encuentra en función de los intereses de algunos que a costa de nuestras vidas enriquecen la suya.

El transporte público: un derecho básico que debería ser gratuito y asegurado por el Estado

Esta nueva alza del pasaje es un golpe más a la calidad de vida de los sectores más precarizados, pues además de soportar extensas jornadas de trabajo en donde el sueldo mínimo no alcanza a cubrir los gastos de una vivienda, educación y salud dignas, hacen del transporte público un negocio que no todos pueden costear. Excepto los carabineros, quienes, a pesar de los constantes casos de corrupción, montajes y asesinatos, hacen uso gratuito de este servicio a nivel nacional.

Es por esto que, frente a las reiteradas alzas, necesitamos urgentemente acabar con el sistema de contratos o licitaciones entre el Estado y las empresas privadas, para que nuestro derecho al transporte público no dependa de las ganancias de los capitalistas. Muy por el contrario, necesitamos un servicio de transporte público garantizado por el Estado, financiado por los recursos naturales y administrado por las y los trabajadores que entregan su día a día a llevar de un lugar a otro a sus hermanos de clase y responda a sus necesidades.

Para lograr este gran objetivo, se necesita un plan de lucha que abarque estas demandas. Lucha que hoy puede darse, sobre todo en momentos en donde son cada vez más los sectores de la clase obrera - como portuarios en Valparaíso o el Sindicato GAM en Santiago - que se levantan en pliegos de demanda sin tregua contra las ganancias de empresarios y privados. Un plan de lucha que además una las diferentes peleas y exigencias para golpear unidos la arremetida de este gobierno de derecha que solo se encarga de gestionar la ganancia de los capitalistas en desmedro de los trabajadores.

Por ello, para enfrentar este ataque, es de vital importancia que se ponga en pie la conformación de un sindicato nacional de los trabajadores del transporte público, que luche por conquistar la negociación ramal y unifique las problemáticas sobre la precarización laboral, los turnos de los chóferes, los malos e inestables sueldos, el paso a planta, fin al subcontrato y que por cierto también se proponga rodear con la más amplia solidaridad las luchas de otros sectores de trabajadores, con estudiantes, el movimiento de mujeres y la juventud.

 
Izquierda Diario
Síguenos en las redes
/ Laizquierdadiariochile
@lid_chile
www.laizquierdadiario.cl / Para suscribirte por correo, hace click acá