GENERO Y SEXUALIDADES

8M: La diversidad sexual junto a las mujeres trabajadoras en las calles

El gobierno de Piñera, así como el resto de sectores conservadores y reaccionarios, como la Iglesia Católica y los empresarios, siguen bloqueando las demandas del movimiento LGBTI, por eso es necesario que la diversidad sexual se una junto a estudiantes y trabajadores a la marcha de este 8 de marzo, día internacional de la mujer trabajadora

Martes 12 de febrero

A nivel latinoamericano el avance de la derecha ha traído consigo ataques homofóbicos como el asesinato de una persona trans en la primera vuelta de elecciones de Brasil (que mostraban ya victorioso a Bolsonaro), al mismo tiempo que Trump atacaba a la población trans estadounidense a través de un memorando que buscaba que el género de una persona esté decidido por una base biológica y sea inalterable negando a la población de la diversidad y la disidencia sexual el derecho a decidir sobre sus cuerpos.

Te puede interesar: Más de 111 migrantes Trans en manos de la aduana de los EEUU

El primer año de este segundo gobierno de Piñera está marcado por brutales ataques como lo han sido el asesinato de Camilo Catrillanca en manos de FFEE, el asesinato hecho pasar por suicidio de Alejandro Castro, en el marco de la lucha de Quintero contra la contaminación y las zonas de sacrificio, la represión a los trabajadores portuarios de Valparaíso y los cientos de despidos de docentes y otros sectores productivos.

Así mismo, la Ley de Identidad de Género promulgada en noviembre del año pasado, no es suficiente para las personas que quieren acceder a la transición de género ya que no menciona aspectos importantísimos como cupos laborales trans, y acceso a la salud, entre otros.

Es esta misma derecha conservadora la que precariza la vida de la mujer, la que perpetúa la diferencia salarial entre hombres y mujeres, y que no permite a mujeres y personas gestantes decidir sobre su cuerpo condenándoles al aborto en clandestinidad.

Sin la lucha en las calles, los proyectos de ley como la de aborto legal y la ley de identidad de género, entre otros, nunca hubiesen llegado siquiera al parlamento para ser discutidos.

La derecha de Piñera sigue bloqueando las demandas del movimiento LGBTI, por eso es necesario que la diversidad sexual se una junto a estudiantes y trabajadores a la marcha de este 8 de marzo, día internacional de la mujer trabajadora, para ser miles en las calles en una gran movilización contra la derecha, las iglesias reaccionarias como la católica, y el empresariado, que niegan nuestros derechos.

Lee la declaración de Pan y Rosas-Teresa Flores hacia el 8M: Con las mujeres al frente, vamos por un paro efectivo para enfrentar a la derecha y sus reformas






Temas relacionados

diversidades sexuales   /   #8M   /   Derecha chilena

Comentarios

DEJAR COMENTARIO