×
×
Red Internacional

Negociación del sector público. ANEF demanda aumento salarial por sobre la inflación ante un presupuesto de ajuste del gobierno de Boric

Las y los trabajadores de diversas organizaciones sindicales de funcionarios y trabajadores del estado como la ANEF, el Colegio de Profesores, de la salud entre otros, presentaron este miércoles en el ministerio de Hacienda un pliego de demandas que dicen relación con el aumento salarial que será discutido en el presupuesto de la nación. Los trabajadores se enfrentan a un gobierno que busca realizar un ajuste del gasto fiscal que implicaría mayor precarización

Jueves 3 de noviembre | 06:58

La Central Unitaria de Trabajadores a través de su mesa del sector público ( que agrupa a organizaciones de trabajadores de las universidades públicas, los gremios de la salud, el colegio de profesores, la Asociación nacional de los empleados fiscales entre otros) convocó este miércoles a una "jornada de movilización" para entregar su petitorio en el marco de la discusión del presupuesto de la nación donde se discute el reajuste salarial de los trabajadores públicos.

El día de ayer a mediodía , los dirigentes sindicales de las más de 16 organizaciones que adhieren a la mesa del sector público entregaron el petitorio elaborado ( ver el documento adjunto a esta nota), en el marco de un cronograma de hitos de movilización para "presionar" al ejecutivo a que cumpla las peticiones de las asociaciones de trabajadores públicos.

Entre las principales demandas de los trabajadores se encuentran: Un sueldo mínimo de 550.000 pesos para auxiliares, 600.000 para administrativos y 650.000 para técnicos, un 3% de reajuste real a los salarios del sector público, un incremento adicional a las rentas de los escalafones más bajos, que se mantengan y aumenten las contrataciones de nuevos trabajadores en los servicios críticos (particularmente en salud) entre otras demandas sectoriales.

En un contexto en que la crisis económica ha golpeado con fuerza el poder adquisitivo de la clase trabajadora, y donde la coyuntura posterior al plebiscito con un gobierno completamente subordinado a los empresarios , ha alentado que el costo de la crisis se pague precarizando aún más las condiciones laborales, es una necesidad urgente pelear por que los salarios no solamente le ganen a la inflación, sino que además permitan cubrir las necesidades básicas para las que hoy ( y desde hace tiempo) muchos trabajadores deben endeudarse para costear.

Por tanto , es del todo inaceptable que la dirigencia de la CUT, del Colegio de Profesores, la ANEF , La FENAFUCH, los sindicatos de la salud y quienes adhieren a la mesa del sector público hayan desarrollado un cronograma de movilización "por hitos" sin un verdadero plan para conquistar las demandas del petitorio y que este se haya construido sin asambleas de base ni tampoco en alianza con los trabajadores subcontratados del estado que representan un enorme contingente que no se esta viendo representado más allá de las declaraciones de buena voluntad de los dirigentes.

Sin duda que esta estrategia de presión obedece a un doble juego de los dirigentes sindicales de quedar bien con su base, que se ha visto perjudicada por la inflación y la crisis económica, pero también no dañar al gobierno, del cual las organizaciones políticas que dirigen la mesa del sector publico (PS, PC, FA) son parte. En este intento de quedar bien con dios y con el diablo, finalmente terminarán perdiendo los trabajadores.

Y es que el gobierno de Boric, junto al FA, PS y PC, han decidido implementar la agenda de recorte al gasto fiscal solicitada por los empresarios, lo que dificulta que por la mera "negociación" se den respuesta a las demandas de los trabajadores. Ya lo vemos con los recortes en educación y salud, y en casi todas las reparticiones publicas donde la falta de trabajadores ha redundado en un enorme agobio laboral sin siquiera un leve incremento salarial que compense dicha situación. Esto también redunda en una precarización de los servicios entregados a los usuarios , implicando una merma en los derechos de los trabajadores quienes deben optar por desembolsar aún mas recursos para acceder a dichos derechos en el sector privado.

Por tanto en una negociación que se avizora difícil , es importante que el plan de movilización sea construido con la más amplia participación de las bases de trabajadores y que no sean estas utilizadas como base de maniobra para las conversaciones de las cúpulas sindicales con el ministerio de hacienda. Todo esto también por que los medios de comunicación ligados al gran empresariado intentarán criminalizar la movilización presentándola como un reclamo de sectores privilegiados, para evitar que las demandas del sector publico contagien a los trabajadores del sector privado. Dado que un éxito de la movilización permitiría elevar las expectativas de toda la clase trabajadora.

Por lo mismo la amplia participación de los trabajadores de base no debe hacer distinción entre trabajadores a honorarios, subcontratados, a contrata y de planta. Debemos unirnos todos para acabar con la precarización en el sector publico , por el pase a planta y que ningún sueldo este por debajo de los 650.000 pesos. Pero además la CUT no puede limitarse solamente a organizar a los gremios del sector publico. Es necesario que trabajadores públicos y privados discutamos un plan de movilizaciones para que la crisis económica la paguen los capitalistas que la provocaron y no la clase trabajadora.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias