×
×
Red Internacional

EDUCACIÓN. Abren malls y restaurantes pero no podemos leer en nuestras facultades ¿Quién lo decide?

Las clases online se mantendrán por lo menos durante el primer semestre, pero que los espacios universitarios sigan cerrados no tiene ninguna explicación cuando vemos que se abren malls, comercios, gimnasios y restaurantes.

Domingo 7 de marzo de 2021 | 02:46

El año pasado la mayoría de les estudiantes tuvimos problemas para poder estudiar en línea, ya que no contamos con un espacio adecuado en nuestras casas, el internet no siempre funciona bien, no todes tenemos computadores, o las carreras tuvieron que restringir el uso de laboratorios y talleres, mientras que los empresarios de la educación siguieron llenándose los bolsillos a costa de nuestros estudios y nos siguen cobrando aranceles de millones de pesos.

Te puede interesar: Alza de aranceles, un ataque directo de la educación de mercado

En asambleas de estudiantes de Derecho y Artes de la Universidad de Chile, les estudiantes han cuestionado el no poder acceder a las bibliotecas y talleres tan necesarios para formarse académicamente. Esto por una decisión unilateral de las autoridades (quienes ganan millonarios sueldos y viven vidas acomodadas lejanas a las de les funcionaries y la mayoría de les estudiantes y docentes a honorarios y contratas) que hacen volver a trabajar a las y los funcionarios, mientras que a nosotres nos prohíben poner un pie en las facultades.

Tienen que ser las comunidades universitarias, a través de Comités triestamentales de Salud e Higiene, las que decidan si las Facultades deben o no permanecer cerradas y bajo qué condiciones sanitarias podría realizarse una habilitación responsable de los espacios universitarios para que les estudiantes que necesiten usar bibliotecas, salas de estudio, y las distintas dependencias universitarias puedan hacerlo. A la vez que, asegurando que las y los funcionarios que ya están haciendo volver a trabajar, lo hagan de una forma segura que implique la vacunación inmediata de todo el personal de aseo, jardines, bibliotecas y todos los trabajadores y trabajadoras a quienes las autoridades ya están llamando a trabajar de modo presencial.

Son aquellas comisiones triestamentales de salud e higiene quienes podríamos preparar democráticamente la apertura de las facultades, resolviendo en conjunto qué medidas son necesarias para cuidarnos de los contagios de covid-19. Por ejemplo definir qué espacios se pueden utilizar, con qué aforo, como reordenar los espacios, vacunación de las y los trabajadores así como aseguramiento de alcohol gel y mascarillas. Ya que todo ello podría ser financiado por los sueldos millonarios de las autoridades como también con el alza permanente de aranceles al que nos arrojaron inclusive este 2021, luego de un año de pandemia.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias