Mundo Obrero Chile

PROFESORES

Agobio e incertidumbre cierran el año en Profesores

Si bien la fecha estival se acerca y los estudiantes ya han finalizado su año escolar, los profesores y profesoras están lejos de poder gozar de un mínimo descanso.

Viernes 16 de diciembre de 2016

La enseñanza en el aula no es la única tarea y presión que vivimos.
Comienza ahora el frenético trabajo de entrega de informes, evaluaciones y planificaciones que tenemos que dejar terminadas al finalizar el mes de diciembre. Se suma a esto el cansancio de un arduo año de trabajo, y el agobio y la preocupación propias de la época.

La incertidumbre de fines de año la vivimos miles de profesores que trabajamos con contratos a plazo fijo, en donde cada diciembre estamos con la preocupación de nuestra permanencia en el establecimiento, de tener que buscar trabajo en enero y si no se encuentra volver en marzo a la búsqueda ya con la presión al máximo de no quedarse sin trabajo.

Esta terrible realidad de inestabilidad que sufrimos profesores y profesoras se constituye por varios motivos. Primero muchos de los docentes son contratados por ley SEP (Subvención Escolar Preferencial) para tareas de ayuda en aula, paradocencia, entre otros, lo que implica en muchos casos que son contratados sólo hasta diciembre, lo que deja en una pésima situación laboral a quien difícilmente pueda encontrar trabajo de profesor para los meses de diciembre y enero.

El segundo motivo es que son muy bajos los porcentajes de profesores por liceo y comuna que cuentan con titularidad contractual, es decir, que están con contrato indefinido y a los cuales se les asegura el derecho, por ejemplo, de al ser desvinculados se les cancele los años de servicio en la institución. A este respecto la ley señala como tope máximo de horas a contrata el 20% de la dotación de docentes por comuna, contemplando multas a los municipios que excedan este porcentaje.

Pero en la práctica quienes más sufren de la inestabilidad corresponden a la mayoría de los profesores, ya que gran parte de los municipios del país tiene en calidad de contrata a más del 20%, siendo que la mayoría realiza labores docentes permanentes, es decir, que deberían pasar a ser titulares.

Por otra parte, las multas no son cursadas, todo lo cual somete a los profesores a una situación de enorme inestabilidad e injusticia. Esto se debe a que pese a prestar servicios por varios períodos, cada fin de año constituye un motivo más de incertidumbre. No se sabe si contarán nuevamente con su trabajo y al no poder acceder a tener antigüedad funcionaria, perfeccionamiento o no ser sujetos de crédito ante instituciones financieras, la situación de inestabilidad es permanente.

En cifras del MINEDUC, el 40% de los profesores está a contrata, quienes tienen menos derechos incluso que los trabajadores subcontratados o contratados a plazo por el Código del Trabajo, los que de por sí son trabajos flexibilizados.

Toda esta terrible situación contractual se termina si los profesores son contratados por un único empleador: el Estado. Éste debe garantizar no sólo la estabilidad laboral con la titularidad sino que también la empleabilidad de todos los profesores. Esto perfectamente se podría realizar si se estableciera el porcentaje de trabajo de horas en aula y trabajo preparativo en 50/50 (horas lectivas y no lectivas), lo que permitiría acabar con el agobio laboral y los trabajo para la casa. La estabilidad puede garantizar el máximo desarrollo de procesos educativos bajo el frecuente perfeccionamiento y valoración de nuestra labor.






Comentarios

DEJAR COMENTARIO