Política Chile

PARO NACIONAL DE PROFESORES

Aguilar busca convencer de bajar el paro tras diversas voces de rechazo

Hay que rechazar la propuesta. No podemos seguir esperando que las educadoras de párvulos y profesoras diferenciales se les siga discriminando como "educadoras de segunda categoría", sin conquistar sus demandas; tampoco que sigan muriendo docentes esperando el pago de la deuda histórica. Hay fuerzas para ganar.

Martes 9 de julio | 13:32

En una nueva conferencia de prensa, la dirección mayoritaria del Colegio de Profesores, ligada al Frente Amplio y presidida por Mario Aguilar (Partido Humanista), nuevamente llamó a bajar el paro, pero, esta vez, tras las múltiples críticas y voces de rechazo al acuerdo alcanzado con el Mineduc.

Es que diversos sectores de profesores, y en particular las y los docentes de educación de párvulos y de diferencial, salieron a rechazar el "acuerdo" alcanzado y rechazaron la postura del presidente del Colegio de Profesores que busca bajar la movilización.

En la conferencia de prensa, Aguilar denunció al "gobierno empresarial" y dijo que "es posible luchar frente a la arrogancia y el maltrato". Dijo que es un "gobierno anti-trabajadores", pero que el paro los obligó a sentarse a la mesa cuando no querían. "Es una muestra que presión social y organización social es muestra de bajarles su arrogancia", señaló.

Habló del apoyo que han recibido las y los profesores por diferentes sectores sociales como estudiantes, apoderados y trabajadores. "Por lo mismo este movimiento hay que cuidarlo. Debemos impedir a llegar a un punto que llegue a un desgaste". "Este movimiento tiene que mostrar que hay capacidad de enfrentar a los poderosos".

Buscando dialogar con las críticas a su postura desde diversos sectores de base del profesorado, señaló: "ayer hemos dado nuestra opinión que este es un momento de repliegue (...) porque el gobierno nos quiere en un desgaste" y, por tanto, "es momento de tomar lo que nos ofrecen (...) aunque no nos gusta", afirmó Aguilar.

Dijeron: "nos duele que no se reconozca mención a diferenciales y educadoras de párvulos" y la reforma curricular", pero que "no vamos a abandonarlas".

Aguilar con ello trata de dialogar con las diversas críticas en su contra, tras la postura asumida queriendo bajar el paro tras las migajas que ha entregado el Ministerio de Educación. Cabe destacar que entre los puntos que se conquistarían estaría: quitar doble evaluación docente (pero manteniendo los criterios "evaluadores"), enviar un proyecto de ley de titularidad, y diversas comisiones respecto a la "deuda histórica" o al problema curricular. En su gran mayoría son "comisiones" y "proyectos" a enviar, o sea, promesas.

Sin embargo, el gobierno se niega a reconocer la "mención" a educadoras diferenciales y de párvulos y lo cambia por una "asignación" con un curso que deberán hacer, sin reconocer su mención. En la deuda histórica una "mesa" que probablemente no zanje nada, como ha sido durante casi 30 años de transición democrática, donde ya van 14.000 profesores muertos sin que se les haya pagado esta deuda desde el Estado.

Tampoco dan pie atrás en la decisión del CNED de quitar historia y educación física como ramos obligatorios. Es decir, se ha negado a las principales demandas del movimiento, que ha enfrentado la represión, tiene fuerza en las calles y mantiene un importante apoyo popular.

Mientras tanto, el gobierno debilitado se sigue desgastando y aumenta el rechazo popular a sus medidas y a su intransigencia con profesores.

Si bien, Aguilar llamó a bajar el paro como "opinión", pues este miércoles se realizará la consulta nacional, dejó en claro que para él "el repliegue" es la clave.

Las y los profesores tienen apoyo popular y fuerza, y pueden ganar sus demandas, frente a un gobierno que está débil. Pero para ello, partiendo de un llamado a rechazar la propuesta del gobierno y de Aguilar, hay que avanzar a un plan alternativo con paro nacional unificado de todos los sectores, que debe ser convocado de forma inmediata por el Colegio de Profesores y por la CUT, impulsando asambleas en cada liceo, escuela y comunas, junto a apoderados, estudiantes y trabajadores para definir unitariamente las medidas de cómo seguir la lucha para que triunfen los profesores.

No podemos seguir esperando que las educadoras de párvulos y profesoras diferenciales se les siga discriminando como "educadoras de segunda categoría", sin conquistar sus demandas; tampoco que sigan muriendo profesores esperando la deuda histórica. Es tiempo de ganar.

La educación ha vuelto a estar al centro con la lucha de profesores. Es momento de avanzar a terminar con esta educación de mercado y autoritaria, por una educación pública, gratuita, democrática y no sexista. Para ello se requiere del apoyo activo de toda la población junto a las y los profesores.






Comentarios

DEJAR COMENTARIO