Juventud

OPINIÓN

Ante la censura política en la universidad ¡Que la comunidad decida!

En el marco de una campaña represiva muy fuerte de parte del gobierno por acallar la voz de los estudiantes tomando como ejemplo el instituto nacional, autoridades universitarias vuelven a colocar restricciones a la libertad de expresión.

Joaquín Romero

Militante del Partido de Trabajadores Revolucionarios

Jueves 22 de agosto

El año 2009 los estudiantes de derecho mantuiveron tomado por semanas la dependencias de la facultad de la Universidad de Chile exigiendo la renuncia de Roberto Nahum, entonces decano de la facultad.

Varios fueron los elementos que detonaron la movilización. Un antecedente fue la política del decano de prohibir la "propaganda política" en la universidad, implementada por el entonces director de asuntos estudiantiles Agustín Barriolet, declarando los famosos espacios neutros.

El objetivo era claramente evitar la discusión política en los estudiantes sobre los problemas profundos que afectaban a la facultad en el marco de la crisis endémica de la educación de mercado. Claramente las normas y las prohibiciones solo quedaron en el papel ante la organización y la fuerza de la movilización estudiantil que se desplegó en los años que siguieron.

Marc Bloch, historiador de la escuela de los anales y no precisamente un "subversivo" sostenía que a veces se requerían grandes procesos revolucionarios para generar cambios que parecían pequeños y daba el ejemplo de la implantación del sistema métrico que es herencia de la revolución Francesa.

En ese sentido fue necesario un 2011 para que los estudiantes conquistarán el derecho a la libertad de expresión en las paredes de la universidad. Cuando el decano Harasic de derecho , o la decana Picis de la facultad de Arquitectura , intentaron prohibir los murales y la expresión política "argumentando la defensa del patrimonio" los estudiantes le respondieron rayando en las paredes que "el patrimonio de la Chile son los estudiantes y su lucha".

Por todo lo anterior, es que en el marco de una campaña represiva muy fuerte de parte del gobierno por acallar la voz de los estudiantes tomando como ejemplo el instituto nacional, es totalmente inaceptable que las autoridades universitarias vuelvan a colocar restricciones a la libertad de expresión y al derecho democrático de los estudiantes de utilizar las paredes para expresar sus opiniones, como es el caso de la facultad de Ingeniería donde las autoridades han prohibido pegar propaganda política en los muros o en el campus Juan Gomez Milla donde han decidido instalar una serie de restricciones ante el temor de disturbios por la conmemoración del asesinato de Macarena Valdés.

Esta es la forma de la universidad de responder a la contingencia política, mediante la censura y las decisiones arbitrarias, buscando congraciarse con el gobierno de turno.

Por esto es que la demanda de que sean las comunidades las que democraticamente decidan por el uso de los espacios no es solo una consigna vacía. Es también una defensa de aquellas "pequeñas conquistas" que tanto sudor han costado a las generaciones de estudiantes que nos han precedido.






Temas relacionados

Universidad de Chile   /   Represión   /   Censura    /   Universidad   /   Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO