Política Chile

REPRESIÓN

Anthony, joven arrojado al río Mapocho por carabinero relata el día de su agresión y como se ha transformado su vida

En una entrevista publicada este martes 14 por El Ciudadano, Anthony, el joven que fué arrojado al río Mapocho por el funcionario de Carabineros Sebastián Zamora, relata lo que pasó ese día, de la impunidad que rodea el caso y como se ha transformado su vida.

Miércoles 15 de septiembre

En la entrevista realizada por Josefa Barraza para el medio El Ciudadano, Anthony de 17 años acompañado por su madre y su hermano menor, relata cómo desde la brutal agresión perpetrada por el paco Sebastían Zamora ha transformado su vida, indica que “Ha cambiado mucho, especialmente en mi personalidad. Antes siempre salía, iba para todas partes, era muy conversador, me reía por todo, y ahora paso encerrado en mi casa, ya no salgo, me volví una persona muy tímida, me cuesta conversar, perdí esa fluidez. Me cuesta reírme, y, por sobre todo, me siento muy inseguro en la calle. No es miedo a salir, es sentir esa inseguridad de que algo te pueda pasar. Sufro de insomnio, porque en las noches es cuando más pienso sobre mi caída, y es cuando más recuerdo. Estuve cuatro meses en rehabilitación por mis muñecas, y aún me duelen”.

Anthony fue agredido por el efectivo de Carabineros el 2 de octubre de 2020, en el contexto de movilizaciones en Plaza de la Dignidad por la libertad de las y los presos políticos de la rebelión, relata que comenzó la represión y “corrí hacia el puente Pío Nono. De repente cuando iba corriendo, sentí un empujón con mucha fuerza por atrás mío, lo que me levantó. No pude controlar mi cuerpo por la fuerza con la que me empujó. Todo pasó en cosa de segundos. Tengo la sensación de ir cayendo y de ahí la mente se me va a negro”. Producto de la caída provocada por Zamora, el joven sufrió la fractura de sus dos muñecas y un traumatismo encéfalo craneano.

En su relato cuenta que le costó asimilar lo ocurrido, relata que en su hospitalización su familia no le quiso hacer mayor comentario o mostrarle los vídeos que circulaban de la agresión sufrida, pero los vió de igual forma al encender el televisor y vió que el su caso estaba en todos los canales, dice que “cuando lo vi no creía que era yo, pensaba que era otro cabro que habían botado. Vi todo en tercera persona, y decía “ojalá que ese niño que tiraron esté bien, se haya recuperado. Prefería pensar que no era yo, ya que no podía creer que eso me había pasado a mí”.

En la entrevista, lo acompaña su madre Deysi, quién comenta que la defensa del paco agresor busca cerrar el caso, esto informado por el abogado de Anthony, Fernando Monsalve, quién sostiene que la parte defensora de Zamora busca el cierre de la investigación, quienes además solicitarán la revisión de medida cautelar de arresto domiciliario nocturno, para presuntamente cambiarla por arraigo nacional.

Esto es una muestra de cómo la impunidad se hace protagonista y amiga de los agentes del Estado que violaron los Derechos Humanos desde el inicio de la rebelión popular, pero no solo el caso de Anthony está rodeado de impunidad sinó de criminalización, el jovén fue detenido el 30 de mayo en el marco de una ciclomarcha por la libertad de los PP, el relata que “pasamos por el memorial de Jaime Guzmán. En ese lugar hice un rayado que decía: <>. Y cuando estábamos terminando de hacer el rayado, alguien gritó que venían los pacos. Arrancamos, y cuando venía en el Parque de los Reyes, una moto policial me empezó a seguir, me chocó, y caí, golpeándome la cabeza contra el suelo. En segundos aparecieron más de cinco carabineros, más un guanaco, mientras estaba en el suelo. Incluso me apuntaron con una pistola para que me quedara quieto, mientras me decían: “ya conchetumadre, no te movai”. Me levantaron, me esposaron y me empezaron a doler las muñecas. Cuando estábamos en el carro, se dan cuenta que soy yo y empiezan a decir que “andaba webeando ahí si supuestamente estaba molido”. El joven tuvo que pasar la noche detenido y posteriormente lo trasladaron a Santiago Uno, dónde denuncia agresiones por parte de los gendarmes.

En el cierre de la entrevista, Anthony es tajante, dice que “Duele ver tanta injusticia. Lo que me hicieron y la impunidad que hay en mi caso, no tiene perdón. Si hubiera sido yo quien hubiese lanzado a un carabinero desde un puente, aún estaría preso. Pero hay que seguir luchando por los chiquillos que siguen presos siendo inocentes y por los que fuimos víctimas de violación a nuestros derechos humanos. La lucha continúa”.

Cómo mencionamos, el caso del jovén puentealtino no es un caso aislado, la impunidad es el factor común para los agentes del Estado que han aplicado el “garrote” contra el pueblo trabajador, permitiéndoles actuar con brutalidad y sin pena alguna, mientras se persigue a los que luchan, como lo mencionaba Anthony, en Chile sí existe la prisión política y él pese a haber sufrido esta brutal agresión, tomó como bandera la lucha por su liberación.

Es urgente retomar el camino de la movilización para poner fin a la impunidad, para que todos los violadores a los Derechos Humanos tanto políticos como materiales tengan juicio y castigo, para liberar a nuestros luchadores y conquistar nuestras demandas que peleamos en las calles durante la rebelión.






Temas relacionados

Represión   /   #NiUnPesoParaLosPacos   /   Represión en Chile   /   Política Chile   /   Represión policial   /   Impunidad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO