Mundo Obrero Chile

HOSPITAL BARROS LUCO

Asamblea de trabajadores del Hospital Barros Luco denuncia persecución de la dirección tras movilizarse por descanso y mejor infraestructura

Durante esta mañana, los trabajadores del hospital Barros Luco se reunieron para discutir la grave situación de sumarios a trabajadores que se movilizaron el mes de junio, por el derecho a descanso y demandas de infraestructura, como por ejemplo, agua caliente para los pacientes, calefacción, camillas, etc.

Jueves 9 de septiembre | 12:18

La vigilia, el agotamiento, estar despierto 24 horas por varios días no es la solución a una mejor atención a la salud, plantean los trabajadores. "La gente no se deja de enfermar nos dicen, pero tampoco somos una máquina", comenta un funcionario posterior a la asamblea de trabajadores del Hospital Barros Luco.

Desde la asamblea denuncian sumarios que ha instalado la dirección del centro hospitalario. Se trata de una grave persecución política hacia quienes se movilizaron demandando el derecho al descanso y mejor infraestructura.

"Supuestamente no iba a faltar personal y se sigue sobrecargando la pega a los mismo de siempre... tuvimos que aguantar un turno con 12 trabajadoras. No podriamos darle once a los pacientes. El destino llegó a las 10 de la mañana. La culpa no la tiene los pacientes", señala otra trabajadora de la salud.

Gracias a la movilización de los trabajadores en el mes de junio, se concedieron vacaciones a muchos funcionarios que durante toda la pandemia trabajaron. Se arreglaron las cañerías en servicios que no tenían mantención hace décadas, se compraron camillas nuevas, entre otras cosas. Aunque esto generalmente tampoco sirve por si sólo, pues los limites para utilizar los insumos también los pone la burocracia de las autoridades.

Actualmente las condiciones laborales de les trabajadores de la salud tanto en el hospital Barros Luco como en Chile no están mucho mejores y con responder superficialmente las demandas del paro las autoridades tanto del hospital como sanitarias creen ciegamente haber resuelto la problemática de las condiciones del hospital tanto para usuarios como para trabajadores, o al menos para detener la movilización.

Es por eso que ahora después de tres meses de la movilización, la Contraloría General de la República a través de la Directora del Hospital Barros Luco, Gisella Castiglionne, busca interponer sumarios sanitarios a los funcionarios que fueron parte de el paro en Junio, claramente, para perseguir y marcar “dar una lección” a quienes se movilizaron por condiciones dignas mínimas de trabajo y de atención a los pacientes.

Este ataque a los funcionarios es responsabilidad directa del gobierno de Piñera y de las autoridades sanitarias como el Ministerio de Salud, quienes prefieren recurrir a la represión que responder a las demandas de miles de trabajadores de la salud precarizados.






Temas relacionados

Mundo Obrero Chile

Comentarios

DEJAR COMENTARIO