Juventud

MOVIMIENTO ESTUDIANTIL

Autoritarismo en la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso

Era el año 1967 y en la Universidad Católica de Valparaíso se iniciaba el proceso de Reforma Universitaria que lograría democratizar a la universidad chilena, poniendo fin a una larga tradición de autoritarismo. 49 años después sus conquistas cobran importancia.

Miércoles 24 de agosto de 2016

La Pontificia Universidad Católica de Valparaíso fue una de las primeras universidades en movilizarse por la Reforma Universitaria en junio de 1967. Las y los estudiantes con el apoyo de docentes, se tomaron la Facultad de Arquitectura exigiendo co-gobierno universitario y la elección del rector por parte de académicos, no por la jerarquía católica. A los pocos días consiguieron sus demandas.

Sin embargo 49 años después, los avances que se dieron en la universidad respecto al cogobierno universitario y la democratización parecen haber sido barridos totalmente por la dictadura militar. Se impuso un reglamento de disciplina que permite la criminalización y represión a los estudiantes por movilizarse, utilizado en un sin número de ocasiones por las autoridades universitarias.

El historial autoritario del rector Claudio Elórtegui y su administración es largo. El año pasado sumariaron a un estudiante por la toma del edificio Gimpert, señalándolo como el ideólogo y gestor de la toma. Han perpetrado amenazas de sumarios en la Facultad de Derecho por la difusión de propaganda a favor del aborto, imponiendo la moral de la iglesia católica, la misma que se cree con el derecho de decidir sobre el cuerpo de las mujeres. Este año, pasaron a llevar las definiciones de la comunidad estudiantil exigiendo el regreso a clases mientras se desarrollaba una paralización, que duró aproximadamente 7 semanas.

Ante esta exigencia decretada por rectoría, la Federación de Estudiantes optó por dilatar las definiciones que desde las bases se exigían como la toma de espacios. Fueron muchos que de forma aislada tuvieron que lidiar con la presión que ejercían sus unidades académicas, esto ante la falta de un plan que permitiera generar una respuesta de conjunto a las maniobras antidemocráticas de la universidad.

Durante este proceso, muchos estudiantes organizados en la Coordinadora de Estudiantes Movilizadxs y otros espacios de base, plantearon la exigencia de destitución del rector y la reformulación de los estatutos para la elección triestamental de las autoridades unipersonales, con el fin de poner fin al autoritarismo. Sin embargo la fuerza de estas ideas nuevamente chocaron con las definiciones de la federación de estudiantes, quienes optaron por la línea de bajar la movilización ante la “conquista” de los encuentros triestamentales -política del CRUCH- y la generación de un protocolo triestamental contra el acoso.

En la actualidad, más de 90 estudiantes de la Facultad de Derecho que decidieron no dar pruebas durante el paro como forma de hacer respetar su movilización, corren el riesgo de reprobar sus ramos. Además, recientemente la universidad decidió recortar los recursos económicos del área de “Deportes y Recreación” argumentando que “lo que acontece en el país nos alcanzó con fuerza”, dejando a los deportistas sin lugares de entrenamiento, sin participación en las competencias nacionales de FENAUDE y recortando además en un 35% sus becas alimentarias.

Frente al autoritarismo que se vive al interior de la universidad y ante la esterilidad de la actual federación, somos las y los estudiantes de base los llamados a retomar la tradición de lucha que nos puso a la cabeza del proceso más profundo de democratización de las universidades chilenas en el año 67’. Las lecciones generadas durante la última movilización como la necesidad de elección triestamental de las autoridades unipersonales y el cogobierno universitario deben ser tomadas con fuerza por estudiantes, profesores/as y funcionarios/as y así enfrentar en conjunto el autoritarismo, la criminalización y la precarización de la administración de Elórtegui.






Temas relacionados

Criminalización de la juventud   /   Movimiento estudiantil   /   Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO