×
×
Red Internacional

Vencer. Ayer nos movilizamos en la marcha convocada por la Confech pero por un movimiento estudiantil independiente del gobierno

Esto porque la Confech busca que las y los estudiantes nos movilicemos solamente para presionar a la derecha para que se sienten a negociar la realización de un nuevo proceso constituyente, pacto nacido a raíz del acuerdo por la paz del 15 de noviembre de 2019 para desviar la rebelión.

Jueves 15 de septiembre | 06:03

Septiembre comenzó con varias movilizaciones de estudiantes, principalmente de estudiantes secundarios, esto debido a que las condiciones de la educación pública siguen siendo precarias y eso no ha cambiado con el gobierno de Gabriel Boric, además de que les secundaries siguen siendo reprimidos en las manifestaciones e internamente en los liceos, y de hecho, el gobierno profundiza ese actuar ya que puso a Carolina Tohá (PPD) como Ministra del Interior, quién tiene doctorado en reprimir a la juventud.

En este contexto es que para el día de ayer, la Confech llamó a movilizaciones por un nuevo proceso constituyente. Esto va a en la línea de la política del gobierno junto a la ex concertación que están buscando a la derecha para que se sume. La Confech y las juventudes del gobierno (JJCC, JS y Frente Amplio) buscan nuevamente usar a les estudiantes como una masa para presionar sus cocinas parlamentarias. Es decir, la dirección del movimiento estudiantil busca hegemonizar las movilizaciones estudiantiles con una política conveniente para el gobierno que vio truncado su proyecto de Nueva Constitución.

Te puede interesar: De la rebelión al rechazo: ¿Qué hacemos les estudiantes?

Desde Vencer fuimos parte de la movilización pero con una política independiente, ya que consideramos que el movimiento estudiantil no puede subordinarse a ser “cola del gobierno” y movilizarse exclusivamente para presionar a la derecha a que acepte un nuevo proceso constituyente, el que en caso de realizarse sería incluso más moderado que la anterior Convención Constitucional, la que hizo una propuesta de Nueva Constitución que no rompía con los pilares fundamentales de la herencia de la dictadura.

Es por esto que llevamos el siguiente volante para repartir en la manifestación:

A esta altura, las negociaciones entre los partidos del gobierno, del centro y de la derecha ya van por un camino claro, una cocina parlamentaria para modificar la constitución. Ya no hablamos de Convención Constitucional, ahora será aún más moderado y controlado. Apenas el rechazo se impuso en el plebiscito la derecha agarró fuerza y valentía, tratando de derechizar aún más su discurso, y moderar aún más los proyectos del gobierno como las reformas tributarias, de pensiones o con el reimpulso del tpp-11 ahora apoyado por el gobierno, además de dandoles importantes ministerios a la Concertación, como el de Tohá (PPD) en Interior. Pareciera ser un consenso que habrá una “comisión de expertos” que revisará la segunda nueva propuesta de constitución. Incluso Ricardo Lagos se auto-propuso para participar de aquella comisión.

Ante esto, como estudiantes debemos tener una propuesta sobre el curso que seguir.

No a la cocina parlamentaria de la derecha, el Congreso y el gobierno que nos reprimen porque nos quieren en la pasividad. Necesitamos un movimiento estudiantil independiente del gobierno que busque la coordinación y unidad con la clase trabajadora y los sectores populares, que retome las demandas de la rebelión y que no espere a los cambios de la constitución.

La derecha y el gobierno querían enterrar la movilización de octubre a través de la votación en el plebiscito y desde el ejecutivo apuestan por mayor moderación contra los que siguen en las calles movilizándose y/o criticaban el proceso constitucional limitado, diciendo que el pueblo chileno no estaba preparado para una constitución de vanguardia en el mundo, progresista, que contenía varios derechos sociales y era plurinacional, que por ignorancia o por egoísmo el pueblo votó a favor de “mantener el neoliberalismo”.

Nosotres creemos que este resultado nace desde el Acuerdo por la paz del 15 de noviembre del 2019 el que buscaba dar una salida institucional a la lucha de clases y garantizar impunidad a los represores, prometiendo las demandas de la rebelión. Rápidamente la Convención se alejó cada vez más de las urgencias populares y permitió a la derecha hacer demagogia y mentir, mientras que el gobierno le daba la razón a su política reprimiendo al Wallmapu, a les estudiantes, con políticas anti inmigrantes y un discurso securitario.

Había otro camino que seguir, el de fortalecer la autoorganización de la clase trabajadora ligada al conjunto del pueblo, que desde los sectores estratégicos de la producción y reproducción del capital pudiéramos proponer un programa y una plan de acción para derrocar al gobierno de Piñera y echar abajo el régimen heredado de la dictadura.

¿Qué hacemos desde los liceos y universidades?

Los últimos años muestran que el movimiento estudiantil y grandes sectores de la juventud queremos cambios, y en su mayoría confiaba en el proceso constitucional. Ahora que ya sabemos los resultados y que el gobierno está negociando con todos los partidos del régimen para que se abra un nuevo proceso donde el Congreso haga la propuesta, tenemos que discutir cómo nos posicionaremos.

Desde Vencer creemos que tenemos que construir un movimiento estudiantil con independencia política del gobierno, que discutamos y nos coordinemos por un mismo pliego de demandas a nivel nacional, no solo tomando demandas estudiantiles sino que también de la clase obrera y los sectores populares.

Para realizarlo, es fundamental el rol que pueden cumplir los organismos del ME, como la Confech, que está completamente subordinada a la política del gobierno. Por su parte, en el movimiento secundario, hasta ahora han convocando separados, como la Coordinadora Secundaria Revolucionaria, ACES o Articulación Providencia. Esto debilita las movilizaciones secundarias ya que se separan las convocatorias y los petitorios dando facilidad para reprimir a las municipalidades. VAMOS POR UNA COORDINADORA METROPOLITANA UNIFICADA y asambleas en los liceos. Para enfrentar a la derecha del Rechazo necesitamos movilizarnos con un Paro Nacional, pero no solamente estudiantil sino donde también entre en acción la clase obrera. Por esto, proponemos estos puntos claves del petitorio que se puede complementar con las discusiones en asambleas:

1) Presupuesto de emergencia para la educación pública para resolver problemas de calidad, infraestructura, alimentación, salud mental, transporte y mantención. 2) Mayor contratación, paso a planta y aumento de sueldo a un mínimo de $650 mil a todas y todos los trabajadores. 3) Condonación del CAE y toda la deuda educativa sin indemnización a los bancos. 4) Educación Sexual Integral en todos los colegios y universidades para prevenir y enfrentar la violencia machista, protocolos realizados por comisiones trimestrales (estudiantes, profesores y funcionarixs) independientes de las autoridades. 5) Democratización de la educación pública, co-gobierno triestamental en la universidad y cuatri-estamental en los colegios. 6) Educación pública gratuita, democrática y no sexista con acceso universal y garantizada para hijes de trabajadores de la educación. Fín a las pruebas estandarizadas. 7) Prácticas profesionales y técnicas pagadas. 8) Fín a las AFP, aumento de las jubilaciones y del sueldo a un mínimo de $650 reajustables según el alza de la inflación 9) Reparto de las horas de cesantes y trabajadores activos, 6 horas 5 días a la semana sin rebaja de sueldo. 10) Condonación de las deudas de los servicios básicos y congelamiento de los precios. 11) Nacionalización de los recursos naturales. 12) Libertad a lxs presxs políticxs mapuche y de la revuelta, derecho a la autodeterminación del pueblo mapuche. 13) DEROGACIÓN DE AULA SEGURA Y LAS LEYES REPRESIVAS DEL ESTADO.

Además realizamos el siguiente video que subimos a nuestras redes sociales:


Temas

Vencer    Juventud



Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias