Mundo Obrero Chile

TRABAJADORES

Baja en la economía amenaza con despidos en sectores movilizados

A seis semanas del estallido social en Chile, el Gobierno anuncia una salida para recomponer la economía, a través iniciativas hacia las pymes. Pero ¿y donde quedan las y los trabajadores?

Martes 26 de noviembre de 2019 | 22:01

El gobierno de Piñera ha salido con una política nefasta contra toda movilización que se viene desarrollando por más de un mes contra su Gobierno y el régimen pinochetista, donde piden su renuncia. La única respuesta por parte de este ha sido una brutal represión, dejando miles de manifestantes heridos, cerca de 220 personas con pérdidas oculares, verdaderos estados de sitios en las poblaciones más precarizadas de Chile, como el caso de Bonilla en Antofagasta, o Lo Hermida en Santiago y más de una veintena de asesinados a manos de FFEE y FFAA. Es más a raíz de las constantes movilizaciones en el país y el llamado a “Paro de General productivo” para los días 25 y 26 convocado por la Mesa Unidad Social, el Gobierno intenta integrar nuevamente a los militares a las calles.

Te podría interesar: Militarización de los servicios básicos: Piñera quiere prevenir la entrada en escena de los trabajadores

Piñera intenta camuflar un estado de emergencia con un falso proyecto para sacar a los militares a las calles, para descomprimir y aumentar la violencia hacia quienes se movilizan contra este régimen y por su falso acuerdo por la “Paz Social” que solo intenta dar migajas a las y los trabajadores, para así seguir aumentando las ganancias de los empresarios y no tocar sus bolsillos.

En esta misma línea, tras el débil crecimiento económico para el cuarto trimestre, Piñera a toda costa quiere respaldar a los sectores de los empresarios, atribuyéndole más herramientas para que sus ganancias no se vean afectadas tras las dificultades por la crisis social. Uno de sus mecanismos es golpear a la clase trabajadora con despidos, buscando también afectar a los sectores que se han movilizado como los trabajadores de SGS, Bureau Veritas, Colegio de Providencia, ANEF ente otros.

Esta medida intenta amedrentar a las y los trabajadores que se movilizan, usando los despidos como ofensiva para la recuperación de capital, que tiene como consecuencia “el doble trabajo” o polifuncionalidad que es igual a precarización de nuestras familias.

Para responder a la ofensiva que quiere imponer el gobierno y sectores del empresariado es necesario, primero que todo organizarnos y levantar una gran campaña contra los despidos, defender nuestros puestos de trabajo, ante la amenaza de la estabilidad de nuestras familias, lo que es parte de la rabia que explotó en amplios sectores de la población con esta rebelión en el país.

La defensa contra los despidos debe ir de la mano con avanzar hacia un Paro Nacional y un Plan de Lucha ascendente que nos permita organizar como conquistar nuestras demandas, enfrentar la represión de este Gobierno y echar abajo este régimen heredado en dictadura.






Temas relacionados

Mundo Obrero Chile   /   Política Chile

Comentarios

DEJAR COMENTARIO