×
×
Red Internacional

#LaSaludNoAguantaMas. Un primer balance del paro comunal de salud en San Bernardo: el protagonismo de los trabajadores y una crisis municipal que sigue abierta

Desde la Agrupación de Trabajadores de Salud "Abran Paso" compartimos nuestro balance del histórico paro comunal de los trabajadores de la salud municipal de San Bernardo, siendo cerca de 2000 funcionarios/as de los siete CESFAMs de la comuna y los cuatro CECOSFs, de la corporación, la unidad oftalmológica, la farmacia popular y el policlínico de especialidades Rosita Benveniste. Sus aciertos, límites, contradicciones y perspectivas donde actuamos las y los trabajadores junto a la comunidad.

Desde el 29 de agosto y durante once días, se desarrolló un histórico paro comunal de los trabajadores de la salud municipal de San Bernardo, siendo cerca de 2000 funcionarios/as de los siete CESFAMs de la comuna y los cuatro CECOSFs, convocándose también a la movilización trabajadores de la corporación, la unidad oftalmológica, la farmacia popular y el policlínico de especialidades Rosita Benveniste; donde llegaron a congregarse más de 400 funcionarios frente al municipio en jornadas activas llenas de consignas, batucadas, cánticos, exigiendo solución a las demandas emanadas por la crisis estructural y de finanzas que impacta en los recursos, las condiciones laborales y la calidad de atención que se entrega a la comunidad.

En este sentido,se destacó la comprensión y apoyo de la gran mayoría de la comunidad de pacientes, ya que las demandas estaban directamente relacionadas con esta, como la falta de ascensores funcionales, falta de insumos médicos y de curaciones, mantención de baños, luminarias, entre otros.

Frente a esta movilización, el alcalde se vio obligado a ofrecer un presupuesto extraordinario de $300 millones para destrabar la deuda con proveedores y retomar compras de medicamentos, insumos de laboratorio, ópticas, etc., el inicio de obras de mantención y reparación de la infraestructura. Sin embargo, este presupuesto sólo asegura suministros hasta el mes de octubre. El alcalde se negó a entregar las demandas que exigimos, un petitorio elemental y de urgencia. Es por esto, que debemos ser muy claros: la crisis de la salud municipal de San Bernardo está lejos de resolverse y la estamos pagamos las y los trabajadores y pacientes.

Ante el reclamo de cientos de trabajadores y trabajadoras la alcaldía y concejales de la comuna, junto a directores de los centros, dirigentes de asociación y de la comunidad instalaron una Mesa de Salud para hacer seguimiento a un problema que sigue abierto, considerando que para llegar a fin de año se requieren 700 millones de pesos.

Los métodos y la organización durante el paro #LaSaludNoAguantaMas

Esta fue una movilización que combinó en los distintos centros de salud, paros indefinidos con el cese de la mayor parte de las atenciones; y otros paros “parciales” menos radicalizados, que renovaron su disposición a la lucha cada vez que se votó la continuidad de esta y las marchas en común con los demás centros, una dinámica nunca antes vista entre los centros de salud de la comuna.

En ese mismo sentido, destacaron las y los funcionarios del CESFAM Carol Urzúa como un ejemplo de vanguardia de auto-organización, puesto que además de realizar dos marchas y agitación localmente para informar y convocar a las y los usuarios del sector, las semanas previas al paro comunal, las y los trabajadores impulsaron un espacio inédito: la conformación de una mesa de representantes de distintos servicios del centro, una forma de organización democrática que tomara las problemáticas y demandas de cada unidad de trabajo dentro del CESFAM. De esta instancia emanó el cuerpo de un petitorio que representaría gran parte de las demandas transversalmente sentidas por todos los centros de salud de la comuna. Un petitorio que fue aprobado por el resto de las asociaciones, complementado por sus dirigentes y que unificó a todos los gremios en una causa común.

La mesa de trabajadores y trabajadoras logró convocar además a decenas de dirigentes y vecinos del territorio en la búsqueda de coordinarse en la movilización, donde se planteaba visibilizar el conflicto a nivel ministerial, de prensa y se proponía la delegación de representantes de esta en la mesa comunal de salud que finalmente surgió por parte de la alcaldía.

Un “cuerpo” de delegados por unidades de servicio e interestamental que también generó resquemores en los dirigentes locales, quienes la quisieron tildar como paralelista, por encima de orgánica legal, o como desafiante de su conducción. En vez de eso, su ubicación debió ser la de haberse unido para fortalecer, profundizar y extender la movilización en común. Incluso a los inicios de la movilización fueron las y los trabajadores de base quienes exigieron una asamblea extraordinaria producto de la situación de riesgo vital de un compañero que se retrasó por el mal estado de los ascensores. Esta vez también quedaron por detrás del impulso genuino de las bases y no apoyaron el desarrollo de la mesa de representantes.

Y tras 11 días de paro, aludiendo a las Metas e IAAPS (tipo bonos de producción y mecanismos de financiamiento), a la ética asistencial, los dirigentes de las asociaciones propusieron deponer el paro y estar en alerta al cumplimiento de los plazos en la mesa dirigida por el Alcalde. En el Carol Urzúa fue una estrecha votación de 73 a favor de esta medida, y otros 66 por mantenerse hasta que se concretaran demandas que al día de hoy aún siguen incumplidas.

La “otra mesa”, la de salud municipal hoy en desarrollo, cuenta con límites como que no es pública ni se conocen mayores antecedentes de sus debates como para que las bases hagan un seguimiento del cumplimiento de lo exigido, tareas que hoy pueden rectificarse proponiendo que el desarrollo de estas puedan realizarse mediante transmisión pública, así como la rotación de delegados de cada centro lo que fortalecería una participación más democrática en dicha instancia.

Esto nos pone por delante el desafío de conformar y mantener en el tiempo mesas de representantes como los del Carol Urzua, ampliando así la participación, recogiendo ideas e intereses de todos los rincones de los centros de salud de la comuna y fortalecida con actividades junto a la comunidad más siendo impulsadas, también, por los dirigentes de asociación, consolidando organismos de deliberación, organización de las movilizaciones y el seguimiento del petitorio en su conjunto.

Te puede interesar: PARO SALUD MUNICIPAL. Mesas de delegados, entre funcionarios y la comunidad: el ejemplo de unidad y organización que surge al calor de la movilización en San Bernardo

Capítulo especial les corresponde a los dirigentes nacionales de la CONFUSAM y de la FREMESAM que, teniendo directa coordinación, nunca tuvo en sus intenciones elevar y escalar en el conflicto, sin disponer de sus medios de comunicación ni de su prensa, para visibilizar y, menos, de elevar al resto de las federaciones un conflicto de vanguardia que pateó el tablero de la salud pública municipal ante hechos críticos que se repiten en diferentes rincones del país. Pero sí que tienen toda la disponibilidad cuando son llamados a negociar en mesas ministeriales los cambios que se proyectan en la salud pública, pero sin la más mínima participación democrática de las bases.

Son algunos de los balances y perspectivas que como Agrupación de trabajadores de la salud concluimos en una lucha aún abierta frente a la administración municipal deteriorada con la gestión de la UDI Nora Cuevas y que hoy es una herencia que persiste en la gobernación local del militante del Partido Socialista Christopher White, ambos partidos cuyos intereses y consecuentes crisis han impactado tanto en la salud como en la educación municipal de la comuna de San Bernardo.

Paralización de los Asistentes de la Educación de la comuna de #SanBernardo, que representan a más de 40 establecimientos educacionales, ante el atraso del pago de sus remuneraciones:


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias