×
×
Red Internacional

OPINION. Boric y Sharp ¿Polo izquierda o convergencia electoralista?

En los próximos meses, el Movimiento Autonomista (MA), junto a Izquierda Libertaria (IL), Nueva Democracia (ND) y Movimiento Socialismo y Libertad (SOL), esperan concretar el proceso de convergencia que iniciaron desde hace un año con la mira en las elecciones. Queremos abrir una discusión desde la izquierda revolucionaria, anti capitalista y de la clase trabajadora ¿Un partido para la lucha de clases o para el cuoteo electoral?

Miércoles 18 de julio de 2018 | 08:20

En las próximas semanas, el Movimiento Autonomista(MA) liderado por el diputado Gabriel Boric y el alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp, desarrollará un congreso en el cual sus militantes debatirán sobre la necesidad de converger con otras fuerzas de izquierda del Frente Amplio para concretar la creación de un nuevo partido político. Se trata de un paso más en un proceso de convergencia que se inició en diciembre del año pasado junto a la Izquierda Libertaria (IL) de la diputada Gael Yeomans, el Movimiento Socialismo y Libertad (SOL) y Nueva Democracia, conducido por el ex presidente de la Confederación de Trabajadores del Cobre (CTC), Cristián Cuevas.

La idea es que en el mediano plazo, pensando en el segundo semestre de este año, los cuatro movimientos logren fusionarse bajo un mismo alero, con el objetivo de tener más opciones electorales con miras a las elecciones de gobernadores, alcaldes y concejales de 2020 y con la mira puesta en las parlamentarias y presidenciales de 2021. En conversación con Emol, la secretaria general del MA, Constanza Schönhaut, explicó que “estamos dando inicio a un proceso congresal donde vamos a tomar definiciones de carácter táctico y estratégico para los próximos cuatro años, con miras a avanzar como FA hacia el Gobierno y tener capacidad de despliegue”.

Las declaraciones

Schönhaut indicó que la idea es que "las fuerzas que entremos a ese proceso pongamos a disposición nuestras trayectorias políticas a disposición de la construcción de una fuerza más grande, no solo en número, sino también en capacidad política. La vocación es ser un partido de izquierda del siglo XXI que empuje una agenda antineoliberal en Chile".

"Pero al mismo tiempo entendemos que en la institucionalidad actual la posibilidad de tener un partido legal es algo que nos pone en mejor pie para la disputa de las municipales y parlamentarias que se vienen en tres año y medio más. En ese sentido, vemos con buenos ojos la posibilidad abrirnos a la posibilidad de ser un partido legal", dice Schönhaut.

Según Yeomans, en la IL "compartimos esa visión, nos parece que en las últimas elecciones no logramos estar realmente representados en la cantidad que pueden estar estas fuerzas políticas. En eso hay que seguir dotando de los caminos que nos permitan tener un instrumento electoral antes de llegar a las elecciones".
"La cantidad de militantes de estas organizaciones es bastante alta, el tema es que como no tenemos un instrumento electoral, obviamente no logramos tener la presencia que nuestra cantidad de militantes dice. Con la cantidad de militantes que tenemos, hoy estamos representado menos de lo que realmente somos".
Finalmente, Cuevas expresó que "las fuerzas que hemos construido el FA somos nuevas, por tanto se requiere avanzar hacia la madurez política construyendo un instrumento político partidario militante enraizado en la acción social y política. Y eso sin duda es para disputar poder y para gobernar. La idea es disputar los espacios institucionales, creo que entre todas las fuerzas, en la sumatoria de todos, hay presencia estudiantil, sindical, y si hacemos bien las cosas va a ser un partido necesario para Chile. Esa es la perspectiva que todos tenemos y no es solamente una cuestión meramente electoral", concluyó.

¿Polo izquierda o convergencia electoralista?

El proceso de convergencia del denominado “polo de izquierda” dentro del frente amplio tiene un objetivo muy claro: disputar las municipales que son en dos años más. ¿Cómo enfrentar los ajustes de Piñera y esta ola de despidos? ¿Qué hacer frente al cierre de enormes empresas como Maersk, IANSA entre otras? ¿Cómo utilizar las tribunas parlamentarias para contribuir a las organizaciones de la clase trabajadora en el Chile actual? Nada de esto está figura por fuera de los objetivos de conveniencia electoral.

El interés de organizaciones oportunistas como IL, ¡Que recientemente votaron la idea de legislar el estatuto joven de Piñera! , organizaciones menores como SOL, Nueva Democracia junto al Movimiento Autonomista es prepararse en un mejor terreno electoral frente a la abrumadora mayoría de revolución democrática. La herramienta que buscan consolidar no es una herramienta para enfrentar al gobierno de Piñera, resistir sus ajustes, movilizando al pueblo trabajador.

La herramienta es basada en el cálculo electoral. 5.000Mil militantes activos podrían reunir las cuatro fuerzas de izquierda del FA ¿Pero serán una fuerza organizada en las calles o base pasiva para el agite electoral cada dos o cuatro años? Si RD busca reponer una Concertación 2.0 más cercano a un proyecto progresista burgués, este polo izquierda revive la vieja fórmula de maquillar la democracia capitalista.

Los elementos programáticos están difusos aun, aunque todas estas fuerzas comparten combatir el neoliberalismo buscando ocupar gradualmente cargos en las instituciones con un programa de reformas que no tocan los pilares del modelo instaurado en dictadura. El retorno de una estrategia de desgaste que tiene un claro centro: el parlamento.
Pero este objetivo es acorde a sus fines últimos.

Hacia una izquierda revolucionaria anti capitalista y de los trabajadores

Lo que si compartimos con este sector, es la necesidad de una herramienta política de izquierda para el chile actual. Pero no una herramienta para hacer cuoteo parlamentario si no para movilizar al conjunto del pueblo trabajador cuestionado las ganancias de los capitalistas: única manera efectiva de poder terminar con las precariedades que tenemos.

Necesitamos un partido de izquierda, anti capitalista y revolucionario que pueda pelear claramente por la expropiación sin pago de los recursos naturales bajo gestión obrera para salud, vivienda, educación y para tener pensiones dignas. Que pelee por el derecho de las mujeres, trabajadoras y pobres por un aborto legal, libre, seguro y gratuito. Una izquierda que ponga sus escaños parlamentarios al servicio de las luchas del pueblo trabajador como lo hace el PTS dentro del frente de Izquierda Argentino, cobrando como un docente y donando su dieta parlamentaria a las movilizaciones populares, no para sembrar inútiles ilusiones en esta democracia para ricos.

Pero sobre todo, una izquierda que busque poner en movimiento una enorme fuerza organizada en lugares de trabajo y estudio, que no le tenga miedo a la calle y al enfrentamiento con quienes sostienen este sistema. Un partido revolucionario para cuestionar las ganancias capitalistas y reponer la necesidad de una sociedad socialista para terminar con la explotación y opresión que vivimos día a día.

(1) http://www.emol.com/noticias/Nacional/2018/07/16/913302/El-desafio-del-movimiento-de-Boric-y-Sharp-junto-al-polo-de-izquierda-del-FA-Convertirse-en-un-partido-politico.html




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias