Internacional

RETROSPECTIVA 2019

Brasil: lecciones del primer año de la extrema derecha en el poder

Hijo no deseado del golpe institucional, Bolsonaro completará un año de gobierno que ha satisfecho fundamentalmente los intereses del capital financiero. Un gobierno que ha convertido la crisis y el desorden en un método que puede poner los pelos de punta a sectores de la clase dominante, pero hasta ahora ha cumplido su papel en profundizar el plan económico del golpe.

Sábado 4 de enero

El año 2019 pareció terminar donde empezó para Bolsonaro. En los informes sobre las relaciones espurias que él y sus hijos tienen con Queiroz, un vínculo entre la familia presidencial y el submundo de las milicias cariocas. La primera denuncia fue a través de una filtración del Coaf (Consejo de Control de Actividades Financieras), incluso antes de la asunción de Bolsonaro. Luego siguió tensionando a su gobierno durante todo el año.

Siguieron otras crisis, como la que terminó cuando Gustavo Bebianno dejó el gobierno (ex secretario General de la Presidencia de la República en el gobierno de Jair Bolsonaro), uno de los articuladores de la victoria electoral. En medio del proceso de la reforma previsional, la crisis entre el ejecutivo y el legislativo alcanzó su punto máximo, e incluso con los generales de Bolsonaro y su "líder espiritual", Olavo de Carvalho.

Lo más destacado de esta situación vino con el llamado a una manifestación de los bolsonaristas, que al principio apuntó contra el Congreso y la Corte Suprema, pero al final su contenido se suavizó y se convirtió en una manifestación en defensa de la reforma previsional. La reacción masiva del movimiento estudiantil y la juventud contra el recorte de fondos fue una brisa fresca en medio de tanta reacción, que señaló un camino y mostró que la amenaza que se cierne sobre nosotros puede ser contrarrestada.

Todas estas crisis y disputas dentro del gobierno de Bolsonaro, y de este con el Congreso, surgen de las diferencias entre la mayoría de las élites gobernantes con el proyecto bolsonarista. Retomamos la definición que desarrollamos durante las elecciones de 2018 de Bolsonaro como un hijo no deseado del golpe, para comprender estas disputas que cruzan su gobierno. Los principales actores políticos y sociales que protagonizaron el golpe institucional, desde Lava Jato y el Departamento de Justicia de los Estados Unidos hasta la Globo, la Corte Suprema y el Congreso, no querían que Bolsonaro fuera presidente. Sin embargo, el candidato favorito, Geraldo Alckmin, no despegó y terminó la primera ronda con solo el 4% de los votos. Tampoco los planes B o C avanzaron. Bolsonaro fue el único candidato de derecha que obtuvo el apoyo popular en una elección en la que el candidato favorito no pudo presentarse. Todavía al mando del Ejército y con Bolsonaro ya elegido, el general Eduardo Villas Boas, abierta y totalmente fuera de protocolo, declaró su descontento con la figura de Bolsonaro.

Todos o la mayoría de estos sectores, dado que Moro no siguió una política independiente de Bolsonaro, siguieron otro camino, el mismo que el suyo, de apoyar al gobierno y tratar de contener al bolsonarismo por dentro. Es decir, apoyar al gobierno para contener sus excesos. En la medida en que Bolsonaro estaba resultando difícil de contener, la política de contención estaba adquiriendo proporciones de una disputa más feroz: recordemos cómo el Vice Mourão se estaba posicionando como una alternativa de gobierno racional, en lugar de las locuras presidenciales. Después de un comienzo de año cuando parecía que la escalada hacia un régimen autoritario (de tipo bonapartista) podía avanzar rápidamente, esta política de moderación y la falta de consenso entre las élites impusieron una marcha mucho más sinuosa sobre los acontecimientos, sin sin embargo, descartan la posibilidad de una salida contundente y autoritaria a la crisis orgánica que se ha prolongado desde 2013.

En ese momento avanzamos, tomando prestados los conceptos propuestos por Breno Altman, para analizar estas disputas entre el bonapartismo imperial de Bolsonaro y el bonapartismo institucional de Maia, Globo, STF y sectores militares. Esta definición intenta dar cuenta de la disputa entre dos proyectos autoritarios, que comparten el mismo programa económico requerido por el capital financiero, pero que difieren ampliamente en cómo aplicarlo. Bolsonaro dio suficientes muestras de su búsqueda por la consolidación de un régimen autoritario, a través del Ejecutivo y su figura, que cierre o subordine completamente las otras instituciones al Presidente de la República. Los sectores del bonapartismo institucional consideran, no sin razón, que este camino es una aventura peligrosa. Buscan avanzar en el proyecto neoliberal y las medidas autoritarias, manteniendo las instituciones, el parlamento y la Corte Suprema como los centros de atención del arbitraje.

Como dijimos, Moro y parte de la Lava Jato, también influenciados por el fortalecimiento del trumpismo en los Estados Unidos, intentaron convertirse en la herramienta de control de Bolsonaro sobre el Congreso, reemplazando los mecanismos del "presidencialismo de coalición" por uno de "coerción".
Una apuesta arriesgada, para poner fin a lo que queda de la constitución de 1988 y acabar con el pacto de élites que le dio origen, imponiendo, a través de la exacerbación de los poderes judiciales, un régimen autoritario con cierto disfraz institucional. Incluso la apuesta de la Lava Jato fue que ella misma tenía control sobre Bolsonaro, que tiene un enorme techo de cristal. Pero este camino de presidencialismo coercitivo no ha avanzado, dada la falta de apoyo de aliados anteriores de la lava jato en los Estados Unidos, y el golpe que signifocó a Vaza Jato. De superministro en enero, Moro termina el año como una pieza subordinada en el proyecto de Bolsonaro.

En el plan inmediato, durante el primer semestre, esta disputa se materializó de dos maneras para la aprobación de la reforma previsional. Bolsonaro, aliado a Moro, buscó el camino del presidencialismo coercitivo, es decir, imponer al del Congreso su aprobación chantajeando a fiscales y jueces. Este camino no prosperó, la porción tradicional allí permaneció y el Lava Jato perdió fuerza en la escena nacional.

El artilugio de capital financiero y el papel del PT

A finales de año hubo un pequeño y raro debate en las páginas de Folha de São Paulo entre Haddad y el periodista Vinicius Torres, quien calificó al gobierno de Bolsonaro como un artilugio de la derecha, en referencia al nombre dado al esquema de reconciliación de clases con el que el llamado gobierno de izquierda de Portugal obtiene la mayoría. Haddad se apartó del elemento heterogéneo dentro del gobierno de Bolsonaro, pero el periodista amplió el argumento al incluir la relación con el Congreso y Maia como parte de Geringonça (chismes).

Esta adición es crítica para mostrar el mecanismo con el que el capital financiero realmente gobernó el país en el primer año de Bolsonaro. La disputa entre la derecha y la extrema derecha, entre formas institucionales de autoritarismo más duras y suaves, fue suficiente para llevar a cabo ataques severos en 2019. Mientras que este gobierno, que en realidad son tres (el núcleo ideológico, económico y pragmático, y el poder judicial), tiene las manos libres para los delirios de Bolsonaro, Damares y Cia, y el apoyo de la élite terrateniente para una política de devastación ambiental, el consenso burgués para las reformas neoliberales se impone a pasos agigantados. Un equilibrio inestable, pero que arroja a la derecha el centro de la disputa política nacional.

La salida de Lula de la prisión, que es parte de la política de estabilización y contención aplicada por la derecha tradicional, vuelve a colocar a la centro izquierda Petista en el tablero, de manera controlada y subordinada. Lula eleva el tono de la retórica contra todas las alas del gobierno, el Congreso y Maia. Se presenta como una alternativa a 2020 con la vista puesta en 2022, pero sin romper el consenso de la élite para la reforma, como demuestra la política de los gobernadores. Combaten la obra política del golpe institucional, pero no cuestionan su trabajo económico. Por lo tanto, el PT se prepara, si las élites lo permiten o se sienten obligadas, a gobernar sobre tierra arrasada, sin revertir lo que Guedes ha avanzado junto con Maia.

Hay un desgaste evidente de Bolsonaro, como lo demuestra la investigación, pero también resiliencia de su popularidad. La inacción del movimiento de masas en medio de estos ataques no es natural, está construido. Solo la lucha de masas, como el pueblo chileno, ecuatoriano, francés y haitiano, puede detener los ataques de este gobierno de extrema derecha y su artilugio neoliberal.

Desde Esquerda diario, seguiremos en 2020, impulsando las referencias a la independencia política del movimiento de masas en relación con la política desastrosa de conciliación del petismo y la difusión de las luchas de los pueblos de América Latina, Francia y en todo el mundo, para que puedan servir de ejemplo e inspiración en la lucha contra todas las variantes de la derecha, superando los límites de las direcciones conciliatorias políticas y sindicales que aceptan explícita o implícitamente los ataques del bolsonarismo.






Temas relacionados

Jair Bolsonaro   /   PT   /   Brasil   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO