Política Chile

Pueblo Mapuche

CPC y sus 40 propuestas para la Araucanía: Quieren “paz social” junto con grupos como APRA

Juan Sutil de la Confederación de la Producción y el Comercio, junto con sectores de la iglesia, y grupos reaccionarios como APRA, se reunieron a un plan de trabajo donde presentan un documento de 40 propuestas, para la situación que vive la Araucanía. No cabe duda que la agenda represiva del gobierno junto a los grandes empresarios sigue siendo recrudecer la militarización en la región.

Jueves 4 de marzo

Este martes en reunión de plan de trabajo, donde lo lidera la CPC, junto a distintos sectores; como el obispo Héctor Vargas, el presidente del Consejo Regional de Pastores, Matías Sanhueza; la machi Adriana Loncomilla; los lonkos Aniceto Norín, José Cariqueo y Rufino Marivil; las representantes de la asociación de víctimas APRA, Cecilia Jara y Yasna Navarrete; el presidente de la Multigremial de La Araucanía, Patricio Santibáñez, sectores que mantienen un discurso de odio frente a la situación que se vive por años con el pueblo mapuche, presentaron un documento de 40 propuestas.

Dentro de estos sectores es que encontramos a Juan Sutil, presidente de la Confederación de la Producción y el Comercio (CPC), quien durante los últimos años se ha caracterizado por ser un defensor acérrimo de los 30 años de la herencia de la dictadura, posicionándose desde el rechazo a una nueva constitución, apoyando el modelo de las AFP, e incluso defendiendo el trabajo informal, entre otros indignantes aspectos, y que hoy busca aumentar la represión en la zona sur del país, sumándose así al llamado de la SOFOFA de hace unos días.

Te puede interesar: ¿Qué es la APRA? La organización de extrema derecha que exige Estado de Sitio en La Araucanía

Las 40 propuestas en 4 ámbitos:

El documento aborda cuatro ámbitos, desarrollados cada uno en capítulos: el primero “Institucionalidad, administración y legislación”, el segundo “Territorio e infraestructura”, el tercero “Desarrollo Productivo”, y el cuarto al área de “Cultura y Educación”.

En el primer capítulo de “institucionalidad, administración y legislación”, el gremio de la CPC propone el reconocimiento constitucional de los pueblos indígenas, la creación de un Ministerios de Asuntos Indígenas que reemplace la Conadi, y mayor flexibilización en cuanto a la propiedad de las tierras indígenas, sumado a una mesa de trabajo con comunidades involucradas en el uso del borde costero. Otro aspecto que se presentó en el documento, es mejorar el reglamento del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA), que en muchas ocasiones es cuestionado en sus procedimientos que favorecen a los proyectos extractivistas.

Pero no solo aborda temas administrativos, si no que también busca encarar los últimos hechos que han sacudido las zonas rurales con las recuperaciones territoriales llevadas a cabo por más de cien comunidades mapuche que acusan no tener respuesta de Conadi. El documento de la CPC, propone algo que ya se ha escuchado por parte de los sectores más reaccionarios: fortalecer el rol de las fuerzas represivas, articulado con investigaciones penales del Ministerio Público, agilizando una agenda legislativa que busca perfeccionar la criminalización al pueblo mapuche.

En el segundo capítulo de “Territorio e Infraestructura”, se señala un plan estratégico que busca priorizar el agua potable rural, ante graves problemas de sequía que viven las comunidades mapuche producto erosión del suelo producidas por las forestales. También plantea avanzar en electrificación y conectividad digital.

En el tercer capítulo, de “Desarrollo Productivo”, se busca instaurar en las comunidades mapuche, una lógica de desarrollo neoliberal, basado en la exportación de productos locales, creación de modelos agroindustriales a pequeña escala, fomentando proyectos de inversión en la zona, que de seguro llenará los bolsillos a los mismos de siempre.

Y el último capítulo relacionado al área de cultura y educación, que busca desarrollar un plan de educación integrando elementos de la historia y cultura mapuche en los establecimientos educativos, pero ¿abordará este plan educacional la historia de despojo y usurpación al pueblo mapuche de quienes son parte de este gremio empresarial? Lo más probable es que la respuesta sea no.

La represión, los grandes empresarios y sus negocios

El presidente de la CPC es el mismo que con el añejo discurso que escuchamos una y otra vez rondando de los medios de comunicación, hablando de una “fractura en la sociedad” aludiendo a la “violencia de grupos organizados” en La Araucanía, cuando el único y gran monopolio de la violencia la tienen las policías junto con las distintas instituciones encargadas del “orden y seguridad” aumentar la militarización y la protección policial, mientras ya ponen por delante la escandalosa cifra de 2 billones de pesos para un Centro de Operaciones Policiales, mostrando que se preparan para agudizar aún más la represión en la Araucanía.

La necesidad del gran empresariado chileno de militarizar la zona de La Araucanía, con el único objetivo de asegurar el dominio de los predios de los latifundistas y empresarios rurales junto a las grandes forestales, haciendo total omisión de la lucha histórica por la autodeterminación del pueblo mapuche, y la recuperación de sus tierras ancestrales.

Te puede interesar: El gobierno, la derecha y su nuevo plan para aumentar la represión al pueblo mapuche ¡Ni un peso más para los pacos!

Sin duda, que esta propuesta de trabajo apunta a fortalecer dos aspectos que el Estado de Chile ha llevado adelante por décadas: Fortalecer la militarización y criminalización, y con ello, llevar adelante planes de desarrollo neoliberal en el territorio mapuche que le de paso libre a las grandes inversiones que hay, principalmente de las plantaciones forestales.

Nuevamente estamos en presencia de un diálogo falso de quienes hablan de paz social con metralleta de militares en los territorios, con cárcel para quienes deciden luchar por sus legítimas reivindicaciones. Son 40 puntos que apuntan solo a instalar y fortalecer el modelo capitalista y neoliberal en el pueblo mapuche, ya sea por la razón o la fuerza, por el diálogo de mesas de trabajo infructíferas o con los fusiles apuntando a las comunidades. Aquí la única salida de fondo es la devolución territorial.

Resulta fundamental extender la solidaridad hacia el pueblo mapuche en lucha por la recuperación de sus tierras, la desmilitarización del Wallmapu, y la libertad de las y los presos políticos, perseguidos y criminalizados por el Estado chileno. A su vez es fundamental luchar contra la agenda represiva del gobierno en su conjunto, amparada en una institución podrida como carabineros, con asesinatos, mutilaciones oculares, y una violencia desenfrenada, que hoy goza de absoluta impunidad.

¡No al estado de sitio en la Araucanía! ¡Por la restitución y devolución de tierras robadas al pueblo mapuche!






Temas relacionados

APRA   /   Política Chile   /   Pueblo Mapuche   /   Pueblos originarios

Comentarios

DEJAR COMENTARIO